¡LA IRA DE HECHO PUEDE SER BENEFICIOSA!

Algunos investigadores sostienen que la ira tiene su lado positivo, siempre y cuando esta sea usada correctamente. También podría interesarte: ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
1,70
Algunos investigadores sostienen que la ira tiene su lado positivo, siempre y cuando esta sea usada correctamente.
También podría interesarte:

“Cualquiera puede llegar a enojarse, algo que es realmente fácil; lo difícil es enfadarse con la persona adecuada, en la medida correcta, en el momento adecuado, con el propósito apropiado”, escribió Aristóteles, hace más de 2.000 años, en su obra clásica El arte de la retórica. Contar con esta medida, sin embargo, no es fácil. Por la misma razón tienden a asociar la ira o incluso la irritación, con la destructividad; algo que es bastante comprensible, ya que esta emoción en realidad puede destruir las relaciones de trabajo y carreras profesionales. El secreto para revertir este contexto poco prometedor; parece aclararse con respecto a cuándo, dónde, cómo y por qué dar rienda suelta a esta emoción; sin que esta nos controle.

Un estudio bastante interesante acerca de la ira, se produjo a raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos. La psicóloga Jennifer Lerner, quien trabaja actualmente en la Universidad de Harvard, reunió información sobre las emociones y actitudes de aproximadamente mil adultos y adolescentes estadounidenses, sólo nueve días después de los ataques 11-S, y continuaron investigándolos los años siguientes. Ella encontró que las personas que se sentían enojadas hacia el terrorismo; eran más optimistas sobre el futuro de aquellos que simplemente tenían miedo de nuevos ataques. Los hombres en el estudio estaban más enojados que las mujeres y en general fueron más optimistas.

En un estudio de laboratorio, publicado en la revista Biological Psychiatry, Jennifer Lerner encontró que aquellos que sienten ira en lugar de miedo en una situación de estrés, tenían una respuesta biológica menos intensa, con una menor variación en la presión arterial y los niveles de las hormonas del estrés. Esto demuestra que cuando se está en una situación desesperante y la ira se manifiesta, la emoción no es necesariamente mala; siempre y cuando se restringe a esa determinada situación.

“Por naturaleza, la ira tiende a ser una emoción muy energizante y, si está bien dirigida, puede ayudar a promover cambios en la vida personal y social”, dice el psicólogo Brett Ford, de la Universidad de California en Berkeley. Por ejemplo: estar enojado constantemente por ser impulsivo, puede traer problemas constantes a uno mismo; sin embargo, estos comportamientos se pueden aprovechar.

En ese caso, la ira juega un papel importante para crear una separación mental, entre el yo y lo que me molesta; en este caso estamos hablando de ser impulsivos. No debemos desaprovechas un momento ira, y debe ser aprovechado. La ira, siempre y cuando no lastime a los demás; puede legar a ser beneficiosa, ya que no se deben albergar sentimientos negativo adentro de nosotros; así que es mejor sacarlos a través de las palabras.

Un estudio reciente llevado a cabo por el psicólogo Andrew Livingstone, de la Universidad de Stirling en el Reino Unido, hace hincapié en la idea de que en caso de amenaza, la ira puede tener un efecto protector, haciendo que la gente se movilice para proteger no sólo a sí mismos sí mismos, sino también a los demás.
Para llegar a esta conclusión, el equipo trabajó con dos grupos de personas: en el primer grupo, las personas tenían un común denominador, y era que provenían del sur de Gales; en el segundo, las personas fueron escogidas al azar. En ambos casos, se midieron las reacciones emocionales desencadenadas en los participantes, diciendo que el gobierno retiraría el apoyo ofrecido a los residentes del sur de Gales. Con mucha ira, las personas comenzaron a alegar; buscando maneras de evitar esto.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.