LO QUE LA FALTA DE SUEÑO LE PUEDE CAUSAR A TU ROSTRO

Un experimento único revela como dormir dos horas menos de las ocho recomendadas puede afectar tu piel severamente. Sarah Chalmers decidió participar en un ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
2,50
Un experimento único revela como dormir dos horas menos de las ocho recomendadas puede afectar tu piel severamente. Sarah Chalmers decidió participar en un estudio de la privación del sueño y previamente la calidad de su piel había analizado a través de un escáner facial. Después que su piel fue analizada, los médicos encontraron el tamaño de sus poros se había duplicado y su piel se había enrojecido.

“Parece como si yo tuviera un poco más de 46 años, mi cara siempre tiene ojeras marcadas y parezco un oso panda. Para colmo, un par de manchas están comenzando a salirme en mi barbilla”.

Peor aún: esto no es un incidente aislado. Desde hace días, he estado muy olvidadiza, torpe y fácilmente alterada. Y todo porque me he pasado la semana entera, durmiendo solamente seis horas en la noche; al igual que lo hacen muchísimas otras mujeres.

Teniendo en cuenta que la mayoría de nosotros nos la pasamos entre el trabajo, los hijos y la vida social, no es de extrañarse que la cantidad de sueño promedio que estamos recibiendo ha disminuido en los últimos años.

En un momento de la vida, la norma regular de cantidad de sueño eran ocho o nueve horas, sin embargo, hoy en día la mayoría de personas han reducido esa cantidad de horas de sueño a un tercio del tiempo en el peor de los casos.

No tenía idea de que reducir el sueño solamente una o dos horas en la noche pudiera tener un efecto tan devastador sobre todo de mi concentración, la memoria, la paciencia, y hasta en el tono de mi piel. Tristemente fue lo que descubrí pocos días después de comenzar un experimento fascinante en el que me convertí en un conejillo de indias. “Es el equivalente físico de mantener conduciendo tu coche todos los días por una vía inundada de huecos” dice el Dr. Irshaad Ebrahim, del Centro de Sueño de Londres en Harley Street. “Tu coche se va deteriorando más y más, a medida que lo conduces por una vía deteriorada; al igual que tu cuerpo se deteriora más y más, a medida que reduces la cantidad de sueño diaria.

Como madre de tres hijos, he pasado muchos años sobreviviendo con poco sueño. Sin embargo, seis horas era el número mágico que mi hermana mayor me había recomendado después que diera a luz a mi primer hijo; pero cuando ella me dijo esto, entonces entré en pánico ante la idea de pensar que me esperaban muchas noches sin dormir.

Siguiendo su consejo, sentí que podía hacer frente a todos mis deberes; sin importar cuan agitada fuera la jornada; simplemente por el hecho de poder dormir seis horas al día. Ahora que mis hijos han crecido más, mi primer hijo tiene nueve años y sus hermanos gemelos tienen siete, me estoy acostumbrado a dormir siquiera siete u ocho horas.

Después de una noche de haber salido con mis amigos, siempre viene ese sentimiento de culpa; por saber que no he dormido lo suficiente; sin embargo trato de consolarme a mi misma, diciéndome que seis horas serán suficientes. Sin embargo los expertos del sueño aseguran que lo recomendado sería poder dormir un poco más.

Así que cuando me pidieron participar en un estudio organizado por la Escuela del sueño con sede en Londres, para averiguar de que manera el sueño estaba afectando nuestra mente y cuerpo; me alegré mucho, ya que pensé que podían encontrar la solución a mis problemas.

Lo primer que tuve que hacer, era pasar una noche, durmiendo solamente cuatro horas (que es la mitad del requerimiento diario recomendado). Entonces, después de un período de recuperación de tres días, pasé de dormir cuatro horas a cinco horas.

La Escuela del sueño, en colaboración con Bensons For Beds, realizó una encuesta sobre los patrones de sueño de 11 mil personas, y se encontró que casi la mitad estaban recibiendo sólo seis horas o menos de sueño por noche.

Un análisis posterior de los efectos sobre el rendimiento cognitivo, encontró una relación entre la falta de sueño y disminución de la capacidad mental y física. Este hallazgo fue corroborado por otros estudios que revelaron una caída de hasta el 60 por ciento en la capacidad de resolución de problemas y el 40 por ciento de recuperación de la memoria; en relación con las personas que duermen poco.

Antes de comenzar con mi experimento del sueño, fue analizada la salud de mi piel, a través de un escaneo facial, en el cual se miró en detalle la textura y el tamaño de los poros. La primera noche, dormí de 02 a.m.-06 a.m. para tratar de replicar el tipo de noche que muchos de nosotros tendríamos si nos fuésemos de fiesta y luego nos levantáramos para trabajar al día siguiente.

A medida que el día transcurría, sin embargo, me fui volviendo olvidadiza, no devolvía las llamadas telefónicas que yo había prometido devolver, y además perdía el hilo de mis pensamientos en las conversaciones.

Para la segunda fase del estudio, dormí por seis horas por noche por un periodo de cinco días, yendo a la cama a las 11 pm y despertándome a las 5 am. Después de sólo dos días, estaba demasiado cansada, y me puse bastante olvidadiza; también tenía constante hambre y quería comer cosas dulces todo el tiempo.
La conclusión es que si no nos recuperamos a través del sueño, nuestro cuerpo libera cortisol, y es lo que nos va a hacer parecer más viejos; y si a esto le sumamos que llevamos un estilo de vida sedentario y con poca alimentación, nuestra piel lucirá mucho peor.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.

Palabras relacionadas: