MUJER OBSESIONADA CON LA COMIDA SALUDABLE SE FORZÓ A SÍ MISMA A COMER SÓLO VEGETALES DURANTE UN AÑO

Una mujer perdió más de 44 kilos cuatro años se obsesionó tanto con ser saludable que sólo comía verduras e iba al gimnasio tres veces al día. Christine ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
51,40
Una mujer perdió más de 44 kilos cuatro años se obsesionó tanto con ser saludable que sólo comía verduras e iba al gimnasio tres veces al día. Christine Johnson, de Moore, Oklahoma, sufría de ortorexia, la obsesión por comer alimentos saludables y hacer ejercicio.

También podría interesarte:

En un momento dado, su abuelo estaba a punto de someterse a una cirugía bastante riesgosa; en la cual podría no sobrevivir; sin embargo, ella estuvo a punto de no acompañarle, ya que se encontraba haciendo ejercicio ese día. Esta mujer de 28 años de edad, también omitió dos cenas familiares de navidad y fiestas de cumpleaños; porque estaba preparando comidas o haciendo ejercicio.

Ahora, después de recuperarse de ese trastorno alimentario con la ayuda de un consejero, tiene un peso saludable, e incluso está esperando un bebé.

Cuando era niña, la señorita Johson se describió a sí misma como una “gordita” y pesaba alrededor de 98 kg para cuando había los 17. Después de este punto;ella dejó de pesarse a sí misma; ya que no quería saber cuánto estaba pesando. A la edad de 20, ella comenzó a perder peso.

Ella dijo: “Yo quería la perfección, porque me habían acosado desde el tercer grado por ser gorda, por tener una risa divertida, algo que la gente en la escuela, la universidad, o en la iglesia se pudieran imaginar; por lo tanto me convertí en esa persona que nunca se llegaron a imaginar que yo pudiese ser”.

Por lo tanto, comenzó a alimentarse saludablemente y a consumir sólo alimentos que no eran procesados; además de ir al gimnasio excesivamente.

Durante un año comió solamente vegetales; y para cuando había cumplido los 24 ya había perdido más de 44kg.

Ella dice que su ortorexia, la obsesión por estar sana, empezó a ocuparle todo el tiempo, por lo que comenzó a rechazar encuentros con amigos y familiares y prefirió comenzar a ir al gimnasio

Hacía entrenamiento de cardio dos veces al día, así como una sesión ejercicio de peso dos veces por semana. En 2009, su abuelo fue sometido a una cirugía en la que corría riesgo su vida; aun así, puso en duda si debía ir al gimnasio o acompañar a su abuelo.

“Me encontraba haciendo ejercicio con unos amigos y no quería perderme el otro día sin hacer ejercicio; por lo que puse en duda el ir a ver a mi abuelo; aun sabiendo que el podía perder su vida y fue ahí cuando se dio cuenta que realmente tenía un gran problema.

“Finalmente fui a la cirugía de mi abuelo, pero lo malo es que sentí que estaba perdiendo el tiempo, y de hecho los próximos meses no me molesté en llamar a mi abuelo a preguntarle cómo se encontraba o como había progresado, ¿sabes?, ni siquiera una simple llamada para preguntarle cómo se encontraba.

“Tuve un gran problema porque tuve un novio que amaba hacer ejercicio y comer sanamente; así que cada vez que me iba a ver con él; comía solamente brócoli, y el siempre me recordaba lo esbelta y hermosa que era su exnovia, así que me esforzaba para ser mejor y más bonita que ella. Lo triste es que por más que me esforzara; él siempre decía que yo tenía sobrepeso y que debía esforzarme un poco más”.
“Cuando terminé la relación con ese tipo, me di cuenta que todo el tiempo que desperdicié el tiempo con mi familia, en realidad no me sentía bien; me di cuenta que cuando hacía ejercicio en sobremanera, todo el tiempo me sentía ansiosa y fue cuando decidí cambiar; así que cuando me di la oportunidad a mi misma de pasar más tiempo con mi familia, fue que descubrí que era lo más placentero, ahora, no me pierdo ni un segundo con ellos; si hago ejercicio; pero no es mi prioridad”.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.