NIÑO REVIVE DOS HORAS DESPUÉS DE HABER SIDO DECLARADO MUERTO

La noche del miércoles pasado, un niño de 22 meses de edad, tropezó y cayó en un afluente helado de Buffalo Creek, fuera de Mifflinburg, Pensilvania. El ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
6,50
La noche del miércoles pasado, un niño de 22 meses de edad, tropezó y cayó en un afluente helado de Buffalo Creek, fuera de Mifflinburg, Pensilvania. El niño fue arrastrado rápidamente por las aguas  corriente abajo por cerca de un cuarto de milla antes de que encallara en una pequeña loma, que fue donde un vecino más tarde lo encontró. El niño no tenía pulso y no respiraba en el momento del descubrimiento y pudo haber estado en el agua a una temperatura de 1 ° C (34oF) hasta 30 minutos.

También podría interesarte: 
¡ESTE NIÑO SE DESPERTÓ DICIENDO QUE ERA UN PILOTO DE LANAVAL, PERO SU HISTORIA DESCONCIERTA A TODOS!

Según PennLive,  los servicios de emergencia fueron llamados inmediatamente y tan pronto como llegaron, comenzaron a realizar RCP en él, y así continuaron sin interrupción mientras se abrían camino al hospital de la comunidad, antes de abordar un helicóptero con destino a Geisinger.

A su llegada, el niño todavía no tenía pulso y la temperatura de su cuerpo era apenas de  25oC (77oF), que es sustancialmente inferior a la temperatura corporal normal de 37 ° C (98.6oF), por lo que intentaron resucitarle continuamente mediante la administración de fluidos para calentarlo . El equipo médico estaba preparado para pasarlo a cirugía con el fin de colocarlo en un sistema de circulación, pero un pulso finalmente fue detectado después de 20 minutos, por lo  que los médicos decidieron continuar con los esfuerzos de reanimación y calentamiento. Sorprendentemente, la RCP se llevó a cabo durante un total de una hora y 41 minutos, lo que dejó demasiado agotados a los paramédicos, ya que es un esfuerzo muy consumidor para las manos.

Una vez que se alcanzó una temperatura corporal más razonable, al niño se le dio medicamento para la presión arterial y fue conectado a un respirador. Sorprendentemente, se despertó a las 2 am el jueves y, a pesar de todo, él no sufrió ningún daño neurológico. Cinco días más adelante, él volvió a casa con sus padres, quienes dijeron que él estaba sano, sonriendo y hablando de nuevo.

Entonces, ¿cómo se las arregló para hacerlo a través de este evento dramático? Su supervivencia aparentemente milagrosa es atribuible a la combinación de dos factores principales: su edad, y el hecho de que él cayó en aguas extremadamente frías. Y he aquí por qué:

Las consecuencias más graves de la inmersión son la falta de oxígeno o hipoxia, y los efectos que esto pueda tener en el corazón y el cerebro. El agua fría en realidad puede ayudar a proteger contra estos efectos mediante dos mecanismos diferentes. En primer lugar, se dispara algo conocido como el reflejo de inmersión, lo que ayuda a conservar el oxígeno por ralentizar el corazón y el desplazamiento de sangre a las partes vitales del cuerpo, como el cerebro. Curiosamente, esta respuesta es mucho más fuerte en los niños, que es parte de la razón por la que los niños son más propensos que los adultos a sobrevivir después de una inmersión prolongada.
En segundo lugar, las bajas temperaturas y la deglución de agua pueden conducir rápidamente a la hipotermia. Las temperaturas corporales por debajo de 30 ° C causan que el tejido cerebral se vuelva significativamente resistente a la hipoxia y también reduce su consumo energético en un 50%. Nuestros cuerpos están equipados con mecanismos de regulación de  temperatura, pero estos no están completamente desarrollados en los bebés, haciéndolos más susceptibles a la hipotermia. Además, los niños también tienen menor superficie de relaciones de masa corporal y menos grasa corporal que los adultos, lo que significa que se enfrían mucho más rápido y se termo-regulan con menos eficiencia.

Déjanos tus comentarios… son muy importantes para nosotros.
Palabras relacionadas: