¿NO PUEDES DORMIR? TRANQUILO, YO TAMPOCO PODÍA

Mantén las luces apagadas, ponte en posición cómoda y alístate para dormir. Esto es algo que puede parecer bastante obvio, pero muchos casos de insomnio se ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
2,40
Mantén las luces apagadas, ponte en posición cómoda y alístate para dormir. Esto es algo que puede parecer bastante obvio, pero muchos casos de insomnio se deben a la impaciencia de la persona antes de acostarse.
También podría interesarte:

A menos que hayas decidido pasar la noche en vela y estar preparado para sentirte como un zombie al día siguiente, lo mejor es tener presente que vas a la cama a dormir. Échale un vistazo a los siguientes consejos y esperamos que después de haberlos leído puedas dormir mucho mejor esta noche.

IMAGÍNATE UN LUGAR QUE SE TE HAGA CONOCIDO:

Trata de imaginar que te encuentras en un lugar familiar. Una buena manera de empezar es visualizarte moviéndote por una habitación conocida. Trata de recordar cada detalle de ella sin abrir los ojos. SI lo hiciste y pasó demasiado rápido, intenta volver a crear un nuevo espacio en tu mente. Pueden pasar unos minutos antes de que te duermas o gradualmente puedas ir mejorando tu sueño.

Respira

Concéntrate en tu respiración. Trata de disminuir conscientemente tu proceso de respiración con un número específico de inhalaciones y exhalaciones, recordando contar cada una de estas. Y ayuda a enfocar tu mente a través del conteo, el proceso hace que te relajes físicamente. Al suavizar los latidos de tu corazón y la fuerza de relajación, se hace más fácil conciliar el sueño.

HABLA CONTIGO MISMO:

¿Quién dice que los amigos imaginarios son sólo para niños? Crea un personaje y construye una conversación con él. De esta manera puedes enfocar tu mente a través del diálogo contigo mismo, distrayendo el estrés que posiblemente te quita el sueño.

CONSCIENCIA CORPORAL:

Una buena técnica de relajación es tensar y relajar todos los músculos principales de tu cuerpo. Inicia tensando los dedos durante unos segundos y suéltalos lentamente. A continuación, aprieta los músculos en el arco de tu pie. Pasaa las piernas, los brazos y por último el cuello. Este pequeño ejercicio ayuda a eliminar la tensión en el cuerpo y hace que te sientas más cómodo.

RECAPITULA LO QUE SUCEDIÓ DURANTE EL DÍA:

Aprovecha de la falta de sueño para recordar todo lo que pasó durante el día. ¿Qué logros obtuviste? ¿Qué te gustaría hacer diferente la próxima vez? Sin embargo, en tu caso particular, el estrés es lo que te mantiene despierto, así que puedes reflexionar positivamente qué cambios podrías implementar en el día siguiente.

PLANEA EL DÍA SIGUIENTE:

Visualiza de comienzo a fin como sería el “día perfecto” cuando te despiertes y te levantes en la mañana. Imagínate despertar sin contra tiempos y tranquilo porque ya tienes planeado que vas a hacer el día siguiente. Tan solo necesitarás 15 minutos; ya que esa es la cantidad de tiempo que se estima que se necesita para poder planear todos los deberes del día siguiente.

MANTÉN TUS OJOS ABIERTOS:
Parpadea cuando sea necesario, pero trata de mantener los ojos abiertos. Es probable que puedas recordar un acontecimiento importante; ya sea una conferencia o una lección. Ver el techo de tu casa puede ser un controlador de sueño, mejor que cualquier cosa que pudieras haber hecho.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.