¿POR QUÉ NO PODEMOS RESISTIRNOS A LA CARA DE LOS CACHORROS?

Foto Crédito: Pixabay La oxitocina, conocida como la hormona del amor, ayuda a reforzar el vínculo entre padres e hijos. Y ahora, un grupo de ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
1,50

Foto Crédito: Pixabay
La oxitocina, conocida como la hormona del amor, ayuda a reforzar el vínculo entre padres e hijos. Y ahora, un grupo de investigadores que trabajan con el mejor amigo del hombre; revelan que los perros han aprovechado o “secuestrado”, este mismo mecanismo de unión instintiva. La mirada dulce en los ojos de los cachorros aumenta nuestros niveles de oxitocina. Los hallazgos, publicados en al revista Science esta semana, sugieren que esta “mirada de la oxitocina” puede haber sido adquirida durante la domesticación de los perros de los lobos.

También podría interesarte:

“Amo a mis perros, y siempre siento que son más que una simple mascota,” dijo el líder del estudio Takefumi Kikusui, de la Universidad Azabu a la revista Science. ¿Por qué están tan estrechamente conectados los perros a nosotros?'” Un mecanismo impulsado por la oxitocina probablemente evolucionó para fortalecer los lazos emocionales entre los seres humanos y sus bebés. Y mientras que la hormona también se encuentra en otros mamíferos, anteriormente solíamos pensar que éramos la única especie que hacía uso del contacto visual, especialmente los bebés, dado que no encuentran otra manera de hacerlo. Pero resulta que, “mirar de una manera amenazante es un comportamiento normal entre los animales”, dijo Azabu Miho Nagasawa a New Scientist.

Bueno, resulta que la oxitocina también se libera en los cerebros de los humanos y de los perros cuando ambas especies interactúan, retroalimentando el vínculo que existe entre las dos especies, y así ha sido por miles de años.

Kikusui, Nagasawa y sus colegas reclutaron 30 de sus amigos para documentar cada interacción que los propietarios tenían con su mascota (caricias, miradas y hablar con los perros en una habitación durante 30 minutos). Midieron los niveles de oxitocina en las muestras de orina recogidas tanto de las personas como de los perros, justo antes y después de las interacciones en la habitación. Los investigadores encontraron que el contacto visual sostenido entre los propietarios y sus perros, hizo subir los niveles de oxitocina en ambos: con un incremento del 130 por ciento en los perros y 300 por ciento en las personas, de acuerdo con los informes. Entre más oxitocina, significa que hay más amor y más confianza.

En otro experimento, los investigadores rociaron oxitocina en las narices de 27 perros y los colocaron en una habitación con sus dueños y algunos extraños. Las caricias no estaban permitidas. En esta situación, los perros pasaron más tiempo mirando a sus propietarios, provocando que las miradas fueran más largas, lo cal hizo que los niveles de oxitocina también aumentaran dentro de esta media hora.

Esta mirada mutua y su circuito de retroalimentación oxitocina mediado no es una respuesta que se encuentre en los lobos, ni siquiera en los lobos que han sido criados como mascotas por seres humanos. El equipo cree que este mecanismo de unión particular, co-evolucionó en nosotros y en nuestros compañeros canino, a medida que ellos fueron domesticados por nosotros.

El primer contacto entre los humanos y los perros, se cree que puede haber sido hace más de 10.000 años en Europa. En ese entonces, los humanos nómadas se trasladaban alrededor de los bosques europeos en busca de alimentos. Cuando estos grupos de humanos comían, a su paso dejaban las sobras de los alimentos, ya fueran sobras vegetales o restos de carne de animales que encontraban a su paso. Los perros entonces iban detrás de estas sobras que dejaban los humanos, y así se fueron acercando hasta crear una amistad que apenas hoy en día estamos comenzando a entender a través de la ciencia.
Se puede decir entonces que la mirada que usaban en ese tiempo para lograr que los humanos les dieran comida; es la misma mirada que usan hoy en día para lograr convencernos no sólo para que les demos comida, sino para otras cosas que ellos se propongan conseguir de nosotros.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.