¿SABÍAS QUE EL CLIMA PUEDE AFECTAR EL SUEÑO?

Cuando se trata de dormir, aprender acerca de la influencia del clima puede ser útil para prepararse con respecto a temperaturas que nos puedan robar el ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
1,40
Cuando se trata de dormir, aprender acerca de la influencia del clima puede ser útil para prepararse con respecto a temperaturas que nos puedan robar el sueño.
Cuando hace mucho frío, el aspecto del sueño toma demasiada importancia. A medida que el aire se hace más frío, se produces ciertos cambios atmosféricos que pueden jugar un papel significativo en la calidad del sueño.

Continúa leyendo para ver cómo el clima influye en tus hábitos de sueño y lo que tú puedes llegar a hacer para poder dormir mejor.

La temperatura juega un papel importante en la aparición del sueño y los ritmos circadianos. A medida que el cuerpo se prepara para experimentar somnolencia y sueño, la temperatura interna se sumerge ligeramente y se mantiene baja hasta unas pocas horas antes que te despiertes.

Investigaciones del sueño afirman que entre más fresco sea el aire a la hora de dormir, más cómoda y relajante será la noche para dormir. La temperatura ambiente ideal para poder dormir, oscila entre los 15 y los 21 grados, dependiendo en cierta medida de la preferencia personal, la ropa y las cobijas. Las temperaturas más frías a menudo resultan mucho más apropiadas en los meses de invierno, gracias a que el aire exterior enfría el medio ambiente.

Si está haciendo bastante frío, podrías hacer que fuera mucho más placentero el momento de dormir si tomaras un baño con agua caliente; así tu cuerpo se sentiría más relajado, y además sentiría más el contraste con el frío; lo que podría hacerte sentir mejor cuando estés debajo de las cobijas.

Mientras que las temperaturas frías hacen que el sueño sea más cómodo, el aire caliente y húmedo del verano podrían causar el efecto contrario. La sensación de calor pegajoso no sólo es incómoda físicamente, sino que además podría causar problemas para que puedas caer en un sueño profundo.

Algunas opciones para contrarrestar el calor a la hora de dormir, serían la implementación de aire acondicionado, el uso de ventiladores de techo, y también abrir las ventanas en la noche para poder ventilar la habitación.

Además, trata de no comer demasiado antes de ir a la cama, la digestión aumenta la temperatura del cuerpo ligeramente. Cuando uses tu pijama, haz lo posible porque sea ropa ligera, ya que si es de lana, te puede generar bastante calor.

LAS TORMENTAS PUEDEN INTERRUMPIR TU SUEÑO:

Sin duda alguna, las lluvias calmadas pueden proporcionarte calma a la hora de dormir; sin embargo las tormentas ruidosas pueden despertarte o hacer más difícil conciliar el sueño. Las tormentas y el mal tiempo pueden crear también bastante ansiedad y estrés.

Factores como la luz y sonido distorsionan el sueño, y ambas cosas se pueden ver reflejadas en los truenos y destellos que pueden ocasionar las tormentas fuertes. Aunque sabemos que no podemos escapar de una tormenta a la hora de dormir, si hay herramientas que nos ayudan a contrarrestar los molestos efectos que producen dichos sucesos naturales. Las máscaras oculares podrían ayudarnos a evitar la luz de los relámpagos, y los tapa orejas también ayudan a disminuir el ruido que registran nuestros oídos.

Los cambios en la presión barométrica, la temperatura y la humedad, pueden influir en los niveles de dolor, para aquellas personas que sufren de dolores en las articulaciones, ya que el sueño de cierta manera les ayuda a calmar el dolor en las noches; pero si no hay sueño, entonces van a tener un eterno insomnio doloroso.

Por ejemplo, un clima frío y el aumento de la presión barométrica parecen estar correlacionados con el aumento de dolor de la artritis De acuerdo con un estudio de la Universidad de Tufts y un estudio holandés; se encontró que la humedad alta en el clima parecía jugar un papel importante. Por otro lado, la caída de la presión barométrica, y las temperaturas extremas se pueden asociar con las migrañas en las personas que son demasiado sensibles a la hora de dormir; es decir, personas con un sueño muy frágil.

Los investigadores no están completamente seguros de por qué las personas experimentan más dolor durante ciertas condiciones climáticas, pero se ha demostrado que el dolor definitivamente afecta el sueño.
En casos extremos; lo mejor será que visites a tu médico; los consejos que te brindamos acá simplemente te ayudarán a mejorar la calidad de tu sueño; más no son medicina para tu insomnio; por lo tanto te recomendamos visitar un especialista.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.