Chica que perdió el ojo por mirar el móvil mientras conducía tiene algo que decirte

Con su testimonio, quiere prevenir a jóvenes que, como ella, no son conscientes de la gravedad de esta acción Liz tenía todo lo que una chica de su edad ...
publicado por
Leonardo Gala avatar
hace karma
3

Con su testimonio, quiere prevenir a jóvenes que, como ella, no son conscientes de la gravedad de esta acción

Liz tenía todo lo que una chica de su edad puede desear: era popular, buena estudiante y se enfrentaba a un futuro prometedor como modelo. Pero todo eso cambió en un segundo cuando una de las muchas veces en las que estaba mirando su móvil mientras conducía, tuvo un grave accidente. El accidente le dejó unas secuelas irreversibles: la pérdida del ojo izquierdo, del olfato, la imposibilidad de llorar, cicatrices y medicación de por vida para poder dormir.

Este es la dura realidad de la que Liz quiere advertir a todos los jóvenes con su testimonio.

usdotnhtsa – YouTube

Había jurado una y otra vez a su madre que nunca miraba el móvil mientras conducía, pero como la mayoría de sus amigos, ella lo hacía porque no era consciente de la gravedad de esta acción. A parte de su estado de salud, Liz ha perdido a las que eran sus “amigas”, que se han cansado de ella y la han dejado de lado. Con esta terrible experiencia, la joven no solo ha tomado conciencia de lo peligroso que es ser adicto al móvil, sino que se ha dado cuenta de la falsedad y la crueldad de alguna gente que la rodeaba.

Junto a su madre, Liz quiere servir de ejemplo para abrir los ojos a jóvenes y no tan jóvenes que no son conscientes de lo peligroso que puede ser estar atento al móvil mientras estás en la carretera. Y es que las cifras son alarmantes: tal y como reveló un estudio de la Universidad de Pensilvania, el 80% de los universitarios estadounidenses escriben mientras conducen incluso sabiendo que es más peligroso que conducir borracho.

El mensaje que Liz estaba leyendo cuando tuvo el accidente era precisamente de su madre. Por ello, la mujer también quiere lanzar un mensaje a todos los padres: “No mandes mensajes a tus seres queridos si sabes que están conduciendo, su vida puede cambiar para siempre”.