Chico paralítico le regala el mejor baile a su mujer el día de su boda

Después de dos años se puso en pie para poder bailar con ella Hay veces en las que valorar lo que tenemos se hace bastante complicado. Otras, en cambio, la ...
publicado por
Leonardo Gala avatar
hace karma
18,70

Después de dos años se puso en pie para poder bailar con ella

Hay veces en las que valorar lo que tenemos se hace bastante complicado. Otras, en cambio, la vida te da un revés y empiezas a ver las cosas desde otro punto de vista. Por eso, para Joey y Michelle, el día de su boda, lo más importante fue que pudieron bailar juntos. Lejos de vestidos, banquetes y regalos.
Principalmente porque Joey, un veterano de guerra, se ponía en pie después de ir dos años en silla de ruedas a causa de una lesión medular. Esta fue la magnífica sorpresa que le tenía preparada a su mujer.

¿Puede haber momento más entrañable? – Jennifer Traynor – Vimeo

El sargento Joey estuvo de servicio en Afganistán durante algo más que un año y cuando regresó a casa, Indiana, volvió con estrés post traumático así que pensó que una moto sería la mejor manera de recuperar un poco la normalidad. El problema llegó en agosto de 2012 cuando sufrió un accidente que lo dejó en silla de ruedas después a causa de una lesión en la médula espinal.

Así que lo que más quería el día de su boda era poder levantarse de esa silla, tenerse en pie y poder bailar con Michelle.

vimeo

La radiante novia, explica en ABC News que cuando entró en la sala después de haber cortado el pastel vio que Joey estaba en pie gracias a dos arneses que sujetaban su cuerpo. “Todo el mundo en la sala lloraba” y añade que “fue impresionante que nuestros ojos estuvieran a la misma altura otra vez, era como un sueño hecho realidad”.

Han tenido que aprender a vivir con la silla porque sus vidas han cambiado en muchos aspectos, como explica Michelle. Lo que no se esperaba es que en un momento tan emocionante como su primer baile de casados, la silla no fuera protagonista.

Este tipo de historias que te dibujan una sonrisa… y dan que pensar.