La ciencia lo demuestra: dormir acompañado es bueno para nuestra salud

Una investigación colectiva del Walll Street Journal asegura que dormir con una persona nos aporta seguridad y desestrés Todos tenemos nuestras propias ...
publicado por
Leonardo Gala avatar
hace karma
1,90

Una investigación colectiva del Walll Street Journal asegura que dormir con una persona nos aporta seguridad y desestrés

Todos tenemos nuestras propias preferencias y manías a la hora de dormir. Hay algunos que prefieren hacerlo solos, otros acompañados pero sin necesidad de estar en contacto con la otra persona y luego hay los que aman dormir acurrucados y abrazados a su pareja. Un reciente estudio da más motivos que nunca a este último grupo para seguir durmiendo como lo hacen ya que se ha demostrado científicamente que dormir acompañado es bueno para la salud.

giphy

Ha sido una periodista del Wall Street Journal llamada Andrea Petersen la que ha llevado a cabo una investigación colectiva junto a expertos científicos del sueño. El estudio final determina que las personas que comparten cama tienen mayores beneficios de salud y una vida más larga respecto a las personas solteras o a aquellas que duermen solas.

El estudio determina que dormir acompañado proporciona un sentimiento de seguridad, lo que reduce los niveles de cortisol, hormona del estrés. “Compartir una cama puede reducir las citosinas, relacionadas con la inflamación. Y aumentar la oxitocina, la llamada hormona del amor que es conocida por aliviar la ansiedad y la cual se produce en la misma parte del cerebro que es responsable del ciclo de sueño”, sugiere la investigación.

giphy

¿Cómo lo han demostrado?

Científicos de la Universidad de Pittsburgh analizaron el sueño de mujeres solteras y con pareja. Las mujeres que durmieron con su pareja consiguieron conciliar el sueño más rápido que las que durmieron solas. También comprobaron que las que compartieron cama se despertaron mucho menos en mitad de la noche que las que lo hicieron solas. El estudio, liderado por la Dra. Wendy M. Troxel analizó el comportamiento del sueño de parejas durante ocho años.

Si bien es cierto que muchas personas creen que no descansan bien por culpa de los movimientos o los ronquidos de su pareja, M. Troxel asegura que “los beneficios psicológicos que obtenemos de la cercanía están por encima de los costes físicos de dormir con alguien”.

Y tú, ¿eres de los que prefiere dormir solo o acompañado?