La gente acude a la “Montaña del sexo” y se acuesta con desconocidos porque “da buena suerte”

A esta Montaña del sexo también se la conoce con el nombre de Gunung Kemukus Redacción – Un reportaje del periodista Patrick Abboud está dando mucho ...
publicado por
Leonardo Gala avatar
hace karma
8,60

A esta Montaña del sexo también se la conoce con el nombre de Gunung Kemukus

Redacción – Un reportaje del periodista Patrick Abboud está dando mucho que hablar por lo que ha descubierto. Hace años leyó una historia que hablaba de una montaña donde algunos peregrinos indonesios iban para practicar sexo porque decían que daba buena suerte y fortuna. Decidió investigarlo y esto es con lo que se ha encontrado. “Es una historia bonita y bizarra”, explica Patrick.

youtube

Realmente existe esta montaña, Gunung Kemukus, aunque es más conocida como la Montaña del sexo. Según un ritual que data del siglo XVI, mantener relaciones sexuales con personas desconocidas daba buena suerte. Hoy en día aún creen en este ritual y se lleva a cabo. Cuando Patrick llegó a la cima se encontró a unas 8000 personas, donde había máshombres que mujeres, entre las que habían hombres casados, amas de casa, políticos o prostitutas. Sin duda, un abanico muy amplio.
Lo que tienen que hacer, explica Patrick, es mantener relaciones con desconocidos siete veces de manera consecutiva en un margen de 35 días. Entonces la buena suerte y la fortuna llega, según el ritual, claro.

youtube

youtube

Muchas personas realizan este viaje hasta la cima para dejar su buena suerte en manos del sexo. Lo que sorprende, como explica Patrick, es que en un país donde la religión mayoritaria es la musulmana y el sexo antes del matrimonio no está permitido esta práctica sorprende bastante. Pero el gobierno también tiene su opinión respecto a la Montaña del sexo y viendo la gran afluencia que tiene y que se ha convertido casi en una atracción turística, ha decidido cobrar. Vamos, que aquí todo el que puede saca tajada.

youtube

Otro de los problemas que ha desvelado Patrick es que no hay educación sexual y muchos de los peregrinos que se desplazan no utilizan ningún método anticonceptivo. Vamos, que lo describe perfecto hablando de algo así como “un pequeño carnaval”.
AQUÍ puedes ver el reportaje completo del trabajo del periodista Patrick Abboud.

Palabras relacionadas: