25 pueblos con costumbres y rituales impactantes ¡Imágenes fuertes!

Cada pueblo tiene su propia cultura, sus propias costumbres y sus propias formas de ver la vida. La gran diversidad de pueblos y costumbres que coexisten ...
publicado por
Leticia Garcia avatar
hace karma
13,20

Cada pueblo tiene su propia cultura, sus propias costumbres y sus propias formas de ver la vida. La gran diversidad de pueblos y costumbres que coexisten en nuestro planeta hacen que sea inevitable que muchas de ellas nos parezcan extremas y muy extrañas.

Si te gusta explorar lo desconocido y conocer personas diferentes, entonces prepárate para ver algunas de las costumbres más estrambóticas del mundo. Te advertimos que este artículo no es para estómagos sensibles, así que si continúas será bajo tu propio riesgo.

1. Urnas divertidas

FantasyCoffin_x600

xtremetradi15

El pueblo Ga de Ghana tiene la tradición de confeccionar ataúdes muy vistosos para los seres queridos que han muerto. Los sarcófagos deben estar relacionados con la persona que murió: su profesión, sus gustos, o algo por lo que haya sido conocido. El sepelio es el tiempo perfecto para lamentar la muerte de la persona, pero también para divertirse y bailar. El pueblo Ga cree que la muerte no es un final definitivo, sino que la vida continúa en un próximo mundo, de la misma forma como fue en el mundo anterior. Por eso buscan ganarse el aprecio del difunto desde el primer momento, creándole un sarcófago agradable y digno de esa persona.

2. La Homosexualidad como ritual

xtremetradi14

De entre todas las tribus de Papúa, Nueva Guinea y Melanesia, alrededor de un 20% fomentan el contacto homosexual entre varones. Esto incluye a pueblos como los Etoro, los Sambia, los Keraki o los Marind-anim, culturas que están entre las más primitivas del mundo. Los niños varones son separados de sus madres desde los 7 años, y se van a vivir únicamente en compañía de otros varones durante los siguientes 10 años. La idea de todo este proceso es retirarles a los varones toda “contaminación femenina” y convertirlos en guerreros puramente masculinos.

Los muchachos deben beber el semen de los adultos y recibir el semen por vía anal también, ya que estas tribus ven al semen como el conducto esencial de la energía masculina. Incluso se realizan casamientos entre hombres adultos y muchachos jóvenes: el adulto ejercerá como tutor hasta que el muchacho se convierta en un verdadero guerrero y cazador.

Contrario a lo que podríamos pensar desde nuestra sociedad occidental, las relaciones homosexuales y pedofílicas que se dan en estas tribus buscan masculinizar completamente a los varones, y no feminizarlos. Un varón no se considerará completamente hombre hasta que sea un guerrero y tenga hijos, pero deberá seguir los mismos rituales de su juventud para descontaminarse de la femineidad de su esposa.

3. Los maridos de las mujeres Sherpa

xtremetradi11

Tal vez hayas oído hablar de la poligamia. En algunas sociedades es aceptado que un hombre pueda tener varias esposas. ¿Pero sabes de algún lugar donde se le permita a la mujer tener varios esposos?

La comunidad Sherpa vive en Nepal y sus tierras son difíciles de cultivar. La vida es dura en las altas montañas de los Himalayas, hay poco espacio útil para la agricultura y la ganadería. Si las familias aquí fuesen como nuestras familias tradicionales, la repartición de tierras a causa de las herencias daría lugar a muchos trozos de terreno no aptos para el cultivo. Los Sherpa resolvieron este problema permitiendo que varios hermanos pudieran casarse con una misma mujer. Este sistema también le ofrece a la mujer y a sus hijos una mayorprotección, ya que no quedaría en el limbo en caso de que algo malo le suceda a alguno de sus maridos.

4. La paternidad compartida de los Tapirapé

xtremetradi10

La paternidad compartida es la idea de que un niño puede tener más de un padre. El pueblo Tapirapé habita las profundidades de la selva amazónica brasileña, y ellos creen que un bebé es el producto de todos los hombres con los cuales su madre tuvo relaciones sexuales. Ellos creen que mientras más diversas hayan sido las fuentes de semen que hayan contribuido en la creación de un niño, más fuerte y saludable será éste.

Los Tapirapé también permiten las relaciones homosexuales abiertamente, y aplican un estricto control de la natalidad. A cada madre sólo se le permite tener tres hijos, y dos del mismo sexo como máximo. Los niños extras son eliminados, ya que estos indígenas consideran que la tribu no podría hacerse cargo de todos.

5. El salto del bebé

xtremetradi8

xtremetradi9

Desde 1621 se celebra en la localidad de Castrillo de Murcia, en Burgos (España), una festividad conocida como “El Colacho”. Los hombres se visten de forma llamativa representando al diablo, y saltan sobre bebés nacidos durante los últimos doce meses antes de la celebración. Esta tradición se lleva a cabo cada año durante el domingo siguiente al Corpus Christi. La idea original de esta tradición es, supuestamente, limpiar a los infantes del pecado original y proveerles protección. Al representar al diablo saltando sobre los bebés y luego alejándose de ellos, se espera que el verdadero demonio haga lo mismo.

6. Azotándose en público hasta sangrar

costumbres22

costumbres0

costumbres21

El décimo día de Muharram, el mes islámico de duelo, es conocido como “Ashura”, un tiempo cuando los musulmanes chiítas terminan de lamentar la muerte de Hussain ibn Ali, quien fue martirizado en la Batalla de Karbala. Mientras los suníes pasan el día ayunando, algunos chiítas reconocen el sacrificio de Alí recreando efectivamente el dolor que él sufrió, flagelándose a sí mismos con cadenas y espadas afiladas hasta hacerse sangrar, y caminando sobre carbones en llamas, todo esto en medio de una especie de éxtasis colectivo.

7. A tragar cañas

xtremetradi12

xtremetradi13

Los miembros de la tribu Matausa de Papúa-Nueva Guinea creen que el cuerpo femenino es impuro, así que cuando un bebé varón nace, debe desprenderse de la inmundicia inherente que adquirió de su madre. Esto debe hacerse durante la adolescencia del muchacho, primero se le induce al vómito introduciéndosele un par de finas cañas por la garganta. Luego, otras cañas se introducen por las fosas nasales. El iniciado recibirá numerosas puñaladas en la lengua. Cuando el rito termina, el iniciado habrá perdido una gran cantidad de sangre, y finalmente habrá ganado el derecho a ser considerado un hombre.

8. Saboreando los restos de los muertos

costumbres3

Los Aghori Sadhus son una secta religiosa de la India que podemos encontrar sobre todo en la ciudad santa de Varanasi. Son famosos por comer carne humana, como parte de una espeluznante búsqueda de la “iluminación”. Los Aghori encuentran una buena provisión de cadáveres en los crematorios que hay a orillas del Ganges, el río sagrado de los hindúes. Ellos untan su piel con las cenizas de los muertos y beben de sus cráneos. De acuerdo con su cosmovisión, sus prácticas no son nada espantosas, ya que creen que el contacto con los restos de los muertos aleja las enfermedades y los purifica.

9. ¿Quieres que te cortemos el prepucio con un cuchillo de piedra?

costumbres4-e1444544591783

xtremetradi16

La tribu aborigen de los Unambal vive al noroeste de Australia. Ellos creen que sus camaradas deben ser circuncidados en cuanto les salen las primeras muestras de vello facial. Por desgracia, la circuncisión que ellos practican no es nada normal: agarran el pene del compañero y lo presionan a ras contra una roca, le rajan la parte inferior del pene de forma vertical, de arriba a abajo, haciendo lo que se conoce en medicina como una “subincisión peneana“. Para ello usan un cuchillo de piedra, y no aplican ningún tipo de anestesia. De acuerdo con los Unambal, un pene así lucirá “más ligero y más hermoso”. No es sorprendente que esta práctica haya ido disminuyendo recientemente. Además de la subincisión peneana, los Unambal se hacen grandes cicatrices en el pecho, los hombros, las nalgas y los brazos, para señalar la entrada a la adultez.

10. A cortarse los deditos

costumbres23

The Ancient Dani Tribe Of Papua

En vez de llorar a sus muertos, las personas del pueblo Dani de Papúa (Indonesia) cortan parte de sus dedos. Después de atar cuerdas alrededor de la mitad superior de un dedo y lograr insensibilizar la zona, un familiar rebana la sección de dedo deseada, y luego la cauteriza. Mayormente son las mujeres quienes se cortan los dedos. La lógica detrás de esta práctica (la cual ha tratado de ser prohibida por el gobierno) es representar físicamente el sufrimiento emocional que supone perder a un ser querido. A pesar de la prohibición que pesa sobre esta práctica, todavía es frecuente ver los dedos mutilados de las mujeres másviejas de la tribu.

11. A latigazos

xtremetradi6

os Fulani son un pueblo nómada que habita de forma dispersa vastas áreas de África occidental. Cuando los muchachos de esta etnia llegan a la pubertad, deben atravesar un rito de iniciación bastante doloroso. Después de encontrar una vara fuerte y afilarla de forma apropiada, un muchacho se enfrenta a su oponente y lo azota fuertemente con la vara, lomás fuerte que pueda. Después será el turno de su rival, quien deberá desatar una furia igual o superior. La muchedumbre que se agolpa alrededor de los muchachos decidirá cuál de los dos es el ganador, tomando en cuenta cuál fue el que azotó más fuerte y cuál fue el que lloró menos.

12. Devolviéndole el favor a la naturaleza

xtremetradi17

Cuando una persona muere en el Tíbet, su cadáver es envuelto en sábanas blancas y llevado sobre el lomo de un yak hasta alguno de los tantos osarios que están ubicados a gran altura. Allí los monjes cantan y lideran las procesiones. Posteriormente, los cadáveres son desmenuzados por maestros “rompedores de cuerpos”, quienes son expertos en enterramientos. Son estos “maestros” quienes les entregan los restos a los buitres. Según las tradiciones tibetanas, el cuerpo sin alma no tiene ningún valor, y los buitres son las encarnaciones de los ángeles. Se piensa que este “sepelio celestial” ayuda al alma a alcanzar los cielos para luego reencarnar en un nuevo cuerpo.

13. Veneno de rana

BRAZIL-INDIGENOUS-GAMES

Para que un hombre de la tribu de los Matis en Brasil pueda convertirse en cazador, deberá superar tres horrorosas pruebas: primero se le echará veneno de rana directamente sobre sus ojos (supuestamente para que su visión se agudice), luego recibirá latigazos y golpizas, y por último se le inyectará el veneno de la Phyllomedusa bicolor, una diminuta rana que contiene una de las toxinas más poderosas del reino animal. Una parte de la piel del aspirante a cazador es quemada, y luego el veneno extraído de la rana es inyectado en esa zona usando una astilla de madera. Según los Matis, el veneno incrementa la fuerza y la resistencia, pero dichas virtudes sólo aparecerán después de que el iniciado sufra un terrible episodio de graves alucinaciones, vómitos y diarreas.

14. Comiéndose las cenizas

VENEZUELA-BRAZIL-INDIGENOUS-MINING-MASSACRE

El pueblo Yanomami vive en la selva amazónica, en Venezuela y Brasil, y tiene algunas tradiciones bastante sombrías cuando se trata de honrar a los difuntos. En vez de poner a los cadáveres a descansar bajo tierra, los cuerpos sin vida son cremados enfrente de todos sus familiares. Acto seguido, los familiares empiezan a consumir los restos óseos y las cenizas. Esos restos humanos polvorientos son mezclados con puré de banana, para hacerlos más digeribles. De acuerdo con los Yanomami, este ritual ayuda a liberar el alma de los difuntos.

15. Perforándose el rostro

Phuket Vegetarian Festival 2014

En la paradisíaca isla tailandesa de Phuket, una tradición china taoísta le exige a los devotos que se mutilen en nombre de la virtud. Una parte de este festival anual exige hacerse vegetariano, pero otra parte tiene que ver con apuñalarse la cara con espadas, cuchillos o cualquier otra cosa que pueda perforarte las mejillas, como un taladro doméstico, o hasta pedazos de vallas de cartón afiladas. Aparentemente, estas cosas no te harán daño, siempre y cuando tengas a los dioses dentro de tu cuerpo.

16. Canibalismo puro y duro

costumbres11

xtremetradi7

La tribu Fore habita en los montes de Papúa-Nueva Guinea. Cuando un miembro de esta tribu muere, sus familiares deberán comerse partes de su cuerpo, particularmente la carne (la cual está reservada para los hombres) y el cerebro, el cual es devorado por las mujeres y los jóvenes. Esta horripilante práctica era considerada un símbolo de respeto hacia los difuntos, pero eventualmente la costumbre se fue extinguiendo cuando se descubrió que varios familiares habían muerto tras haber contraído ciertas enfermedades desagradables, debido a una molécula dañina que vivía en los cerebros muertos que habían sido consumidos por las mujeres de la tribu.

17. Hacerse cicatrices con hojillas de afeitar

A southern Sudanese woman waits for food

Los miembros del pueblo Surma, en Sudán del Sur, se hacen cicatrices en la piel para distinguirse de otras tribus y para simbolizar la llegada a la adultez. Las marcas que se hacen forman patrones intrincados, convirtiéndose en verdaderas obras de arte, y son rotuladas con hojillas de afeitar o con espinas. Algunas tribus le añaden cenizas o savia a estas cicatrices, lo que hace que las heridas se vean aún más pronunciadas después que sanan.

18. Más y más perforaciones

Malaysian Hindus Gather To Celebrate The Annual Thaipusam Festival

El Thaipusam es un festival hinduísta que se celebra durante la luna llena del mes tamil de Thai. Durante la celebración, los devotos de todas partes del mundo se insertan pequeñas lanzas a través de sus mejillas, sus lenguas o su piel. Algunos incluso perforan la piel de su espalda con ganchos, los cuales sujetan a cuerdas que halan otros participantes. Estos rituales están dedicados a la deidad hindú conocida como el Señor Murugan, el dios de la victoria y la guerra. Los devotos que realizan estas prácticas afirman no sentir ningún dolor, ya que entran en un estado de trance.

19. Juguemos a lanzar a los bebés

xtremetradi0

En Karnataka, un estado del sur de la India, se celebra cada año el Baba Umer Durga, un ritual en el cual los sacerdotes lanzan bebés desde balcones a unos 15 metros de altura. Los bebés gritan al caer, pero son atrapados por varios hombres que sostienen una gran sábana. Puede sonar terrorífico y cruel, pero el ritual ha sido practicado continuamente desde hace siglos. Los creyentes dicen que esta ceremonia le trae a los niños y a sus familias prosperidad y buena suerte en la vida. Sin embargo, el rechazo hacia este ritual ha ido creciendo y es probable que sea prohibido muy pronto.

20. Las hormigas que te convertirán en hombre

costumbres15

A los muchachos de la tribu amazónica Sateré-Mawé sólo se les considera hombres después de haber introducido sus manos dentro de unos guantes tejidos con hojas. Cada guante está repleto de hormigas de la especie Paraponera clavata, la cual es la hormiga con la picadura más dolorosa del mundo. Los iniciados deben resistir aproximadamente diez minutos con los guantes puestos, recibiendo las continuas e insoportables picaduras de las hormigas. Las “hormigas bala” reciben ese nombre porque se dice que el dolor de su mordedura es similar al de un balazo. Se estima que cada mordedura de esta hormiga es unas 30 veces más aguda que la de una avispa.  El dolor continuará durante 24 horas y el veneno de la hormiga ataca al sistema nervioso de la zona afectada.

La mayoría de las personas no resisten el dolor, comienzan a gritar, llorar o simplemente se desmayan. Sólo aquellos que se mantengan con los guantes puestos por al menos diez minutos sin llorar se convertirán en guerreros de la tribu.

21. Unos muertos bien cuidados

Family Members Perform Ma'nene Ritual To Honor The Spirits Of Their Mummified Ancestors

xtremetradi1

Los Toraja viven en las montañas de la isla indonesia de Sulawesi. Cuando el pueblo Toraja dice que los muertos viven entre ellos, no lo dicen en sentido metafórico, sino muy literal. Cuando un familiar se les muere, el cadáver es embalsamado con formol y mantenido dentro de la casa. Los cuerpos sin vida son alimentados y lavados de forma simbólica, y pueden seguir dentro de la casa por años. Según ellos, esta tradición hace más fácil sobrellevar el duelo por ese ser querido.

Incluso después de haber superado el período de duelo y tras haber enterrado al cadáver, la cosa no se queda ahí. Cada año, los Toraja celebran el Ma’Nene, la ceremonia de la limpieza de los cadáveres. En este momento, los cadáveres son exhumados, alimentados, vestidos con ropas nuevas y paseados alrededor del pueblo, para luego volverlos a enterrar. Cada cadáver debe recibir estas atenciones al menos cada tres años.

22. La Danza de los Muertos

costumbres17

El funeral de Famadihana es celebrado por el pueblo Malagasy de Madagascar, quienes exhuman los cadáveres de sus seres queridos y los “sacan a bailar” durante dos días. Y si esto te puede sonar enfermizo, añádele el hecho de que los familiares del muerto beben ron, cuentan chistes y se ríen en honor de esos seres queridos que ya no están a su lado. La ceremonia también puede ser celebrada por una sola familia, una vez cada siete años.

23. Colgando

xtremetradi2

xtremetradi3

El pueblo Mandan vive hoy en día en el estado de Dakota del Norte (Estados Unidos). El ritual de iniciación a la adultez de los jóvenes Mandan comienza con un período de cuatro días en los que el muchacho no come, no bebe ni duerme. Después de este lapso viene la inserción de pinchos de madera a través de los músculos de sus hombros y pechos. Luego, los adolescentes son suspendidos del techo de la choza o de las ramas de los árboles, mediante cuerdas que van atadas a los pinchos de madera, mientras se les colocan pesos en las piernas.

El joven deberá permanecer colgando así hasta que se desmaye, momento en el cual los hombres de la tribu lo bajan y comprueban que pueda recobrar pronto el conocimiento. Una vez consciente, al iniciado se le deberán cortar los dedos meñiques con un hacha, y tendrá que recorrer el centro de la aldea varias veces, descalzo. Si cumple a cabalidad con esta prueba, habrá recibido el beneplácito de los espíritus y será considerado un guerrero Mandan.

24. Saltar desde torres tambaleantes

costumbres19

costumbres0

Esta es una increíble muestra de devoción religiosa. Los hombres jóvenes de la tribu Sa, en la Isla de Pentecostés (Vanuatu), se lanzan desde una endeble torre construida con palos, mientras van sujetados únicamente por cuerdas hechas con enredaderas. Los saltos se hacen a una altura de unos 27 metros y alcanzan una velocidad de unos 40 kilómetros por hora. La caída puede ser fatal, y forma parte de un ritual de iniciación a la masculinidad.

Los niños empiezan a practicar los saltos desde los 7 u 8 años, desde torres más pequeñas. Para que el salto se considere exitoso, la persona deberá alcanzar el suelo casi al ras, pero sin hacerse daño. Las cuerdas de enredaderas no son elásticas, así que los errores de cálculo pueden fácilmente derivar en heridas graves y en la muerte.

25. Caminar sobre el Toro

costumbres20

Entre el pueblo Hamar, al sur de Etiopía, un muchacho no se convierte en hombre cuando consigue un empleo o cuando se independiza. Es necesario que salte y camine sobre una fila de hasta 30 toros, desnudo y sin tropezarse. Ah, y por si fuera poco, antes de la prueba sus familiares lo embadurnan con excremento fresco de vaca, sólo para que su salto sea un poco más resbaladizo. La recompensa por haber superado este ritual es tener el derecho a casarse.

¿Qué opinas de estas costumbres?

 

Agrega un comentario

Palabras relacionadas: