El ejercicio rescató a este hombre de su inminente muerte por adicción al alcohol ¡Qué cambio!

Después de 30 detenciones, 40 visitas a urgencias y 20 desintoxicaciones, Matt Childs transformó su cuerpo y su vida a través del Fitness. Venció sus ...
publicado por
Leticia Garcia avatar
hace karma
5,80

Después de 30 detenciones, 40 visitas a urgencias y 20 desintoxicaciones, Matt Childs transformó su cuerpo y su vida a través del Fitness. Venció sus adicciones.

“Cometí el error de obtener una licencia de cerveza. Él bebía más de lo que vendía”, dijo Melody Childs-Clark mientras recuerda el momento en que su marido, Matt Childs, comenzó a beber y salirse fuera de control.

La pareja se conoció en agosto del 2002, se cayeron bien, y luego decidieron abrir un restaurante en junio de 2003, ya que ambos tenían experiencia en los restaurantes -los padres de Childs, la señora Donna y el señor James Childs, habían tenido uno hace muchos años- y ocho meses Melody decidió obtener la licencia de cerveza.

Matt Childs tomó su primera copa a los 14 años de edad. Según afirma, “me hizo sentir bien”, pero no fue hasta que tuvo acceso sin restricciones a los licores de su restaurante cuando las cosas comenzaron a salirse de control. Cinco años más tarde el restaurante cerró y la bebida persistió.

d1

A primera vista, nunca sabrías que Childs tuvo un grave problema con el alcohol. De hecho, hoy en día, parece que es de ese tipo de personas que nunca lo ha tocado. Pero si se le pregunta sobre su pasado él reacciona de manera contundente: “30 detenciones en total, 40 ó más visitas a urgencias, 20 desintoxicaciones, tres viajes de rehabilitación, dos visitas a la Unidad de Cuidados Intensivos, y he estado un par de veces en la sala de Psicología”.

Finalmente, después de 20 años de apagones, iras, contiendas, pensamientos suicidas y las falsas promesas de volverse limpio, tocó fondo. Tres días en un nuevo intento de desintoxicación, Childs no podían aguantar más. Armado con todo el dinero que llevaba encima, Childs llamó a su madre pidiéndole cinco dólares -juró no era para cerveza-. Pero no podía dormir ni comer; esto era un círculo vicioso. Su madre esperanzadora entregó los cinco dólares y minutos más tarde hizo lo que todos esperaban.

“Compré dos six de cerveza Natural Light y me los tomé todos en diez minutos”, recuerda Childs. “Me desmayé, y luego apareció la policía.”

Él no recuerda cómo llegó al hospital. Sin embargo, Melody recuerda la noche perfectamente -ella fue testigo de estos episodios con demasiada frecuencia-. “Lo blanco de sus ojos estaban vidriosos”, recuerda Melody con un tono triste en su voz. “Parecía poseído, y cuando la policía llegó dijo lo mismo.”

d2

Cuando finalmente Childs volvió en sí, el titular de su grupo de terapia contra la ira -al que asistió sólo una vez- clavó su la vista en él. “¿Me recuerdas?”, Se rió burlonamente. Él una vez le dijo Childs que lo vería en la primera página del periódico por asesinato, después de echarlo de su clase. En ese punto, Childs no le estaba dando una razón para creer lo contrario.

“Nunca supe cómo manejar eso”, dice Childs al recordar el instante en que el comentario lo inundó de motivación. “Lo miré y le dije: ‘He estado a través de esta mierda una y mil veces, pero cuando vuelva (de la desintoxicación) aquí estaré. No estoy mirando hacia atrás’”.

El 17 de diciembre de 2014, Childs fue enviado a Atlanta, GA, por lo que recuerda fue su “vigésima o algo así” desintoxicación. Seis días más tarde su madre Donna estaba allí para recoger a su hijo. Esta vez, la rutina fue diferente.

d3

“En esta última vuelta, tenía que aceptar simplemente cómo se sentía la gente, porque hice todo esto a través de la bebida. Toda una vida de estar centrado en sí mismo no cambia en toda la noche”, explica Childs, quien necesitaba una salida positiva que lo ayudara a pasar todas las horas en un día.

Aunque nunca estuvo pegado a cualquiera de los deportes en los que jugó, el trabajo y entrenamiento era todo lo que sabía, además por  las actividades en el restaurante -no tienes tiempo para recoger nuevas aficiones cuando se gasta la mayor parte de tus años treinta limpiando-, así, se metió al gimnasio y simplemente comenzó.

d4

Una vez que puso su mirada en la transformación de sí mismo, su personalidad obsesiva y adictiva entró en juego, pero esta vez para mejorar. Childs se concentró en esto. Sus comidas eran espárragos, claras de huevo, atún, tilapia y pollo hervido. Eso comió todos los días durante todo un año. Temprano en la mañana y en ayunas las sesiones de cardio a las 7:00 am se convirtieron en la norma, seguido por uno de sus extravagantes entrenamientos -la mayoría de los cuales son más de 40 sets y duran hasta dos horas-.

matt-childs-transformation-facebook

“He creado mi propia rehabilitación”, dice Childs. “Me fui a trabajar, comí mi comida, fui al gimnasio, conecté todo con mis entrenamientos y luego fui a mis reuniones”.

Y lo hizo. En la actualidad, Childs es un absoluto salvaje. Bajó de peso 25 kilos, al pasar de 107 a 82 kilos, perdiendo ocho pulgadas de su cintura. Su transformación en solitario es digna en su propio esfuerzo. Se encuentra en tan buena condición, que acude al gimnasio todos los días. Sus “días libres” son apenas eso; igualmente lo encontrarás corriendo y haciendo ejercicios de velocidad, golpeando un neumático con un martillo y saltando sobre una caja de 30 pulgadas, lateralmente, con una pierna.

matt-childs-transformation-32

Estadísticamente hablando, las posibilidades de recaída Childs ‘son 90 por ciento en el transcurso de los próximos cuatro años, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo. Una recaída es algo que Childs ha experimentado una y otra vez, y la idea de deshacer los últimos 13 meses con una cerveza es bastante alarmante, pero él toma todo con calma. Toda una vida robada por la bebida sin saber quién era. Ahora está empezando a encontrar a esa persona, y él le gusta.

“Antes, no sabía cómo amarme a mí mismo ni a nadie. Amo a mi familia más de lo que tengo; amo a mi esposa; amo a mis hijos; agradezco todo lo que Dios me ha dado”, señala Childs mientras reconoce el hecho de que todo es posible, incluso una recaída. Su respuesta, sin embargo, es bastante simple. “No puedo preocuparme por el mañana. Todavía no está aquí”.

d5

 

Agrega un comentario