Esta pareja clonó a su perro tras morir ¿Amor incondicional o ética? (+Fotos)

Hemos compartido muchas historias que hablan del amor que sienten los humanos por sus animales. Un amor profundo e incondicional que nos lleva a realizar ...
publicado por
Leticia Garcia avatar
hace karma
3,30

Hemos compartido muchas historias que hablan del amor que sienten los humanos por sus animales. Un amor profundo e incondicional que nos lleva a realizar cosas sorprendentes en favor de nuestras mascotas.

Conozco a una familia que renunció a las vacaciones de verano, y redujo su dieta y estilo de vida, para pagar el tratamiento médico de sus mascota. Si eso no es amor, no sé que otra cosa podría ser. Sin embargo, ¿en qué punto nuestro afecto por ellos puede llevarnos a hacer esto?

Cuando el amor te lleva a tomar decisiones controvertidas

p1

Esta es la historia de Laura Jacques, Richard Remde y su perro Dylan, un animal por el que sentían un grandísimo cariño.

La mala suerte quiso que Dylan falleciera en 2015 a los 8 años de edad, por culpa de un repentino ataque al corazón. Una dolencia que tampoco hubiera podido librar, ya que había sido diagnosticado también de un agresivo tumor cerebral inoperable.

p2

Según explica la pareja, Dylan era muy importante para ellos, hasta el punto de que Laura no era capaz de imaginar su vida sin su querido amigo y por ello decidieron clonarlo.

¿Se puede clonar el amor?

p3

Sin perder el tiempo, Richard viajó hasta Corea con una muestra del material genético del difunto Dylan, para comprobar su viabilidad ya que el animal llevaba dos semanas fallecido. 

Al parecer, muchos son los dueños de mascotas que han decidido clonar a sus animales, haciendo más asequible económicamente y popularizando este “tratamiento”.  No obstante, el procedimiento continúa teniendo un precio prohibitivo para la mayoría de los mortales. Unos 100.000 dólares americanos. 

p5

Utilizando una muestra del tejido de la mejilla o el abdomen del animal, los doctores crean un cultivo con su ADN que posteriormente se inyecta en un óvulo no fecundado de una perra sustituta. A partir de ahí, la gestación continúa su curso natural.

Necesitaron dos intentos y 7 meses de espera para conseguir no uno, sino dos cachorros idénticos a Dylan. Los perros se encuentran sanos y fuera de peligro, creciendo con absoluta normalidad.

Esta noticia ha despertado un intenso debate en Internet, tanto a favor como en contra de la pareja.

p6

El debate ético

Laura y Richard dicen ser unos fervientes amantes de los animales. Actualmente y, sin contar a Dylan ni sus clones, la pareja posee 4 perros y otros 11 animales en casa.

Sus defensores argumentan que, de tener el dinero, ellos también hubieran clonado a sus propios animales cuando fallecieron, pues la pena y la tristeza se hacen muy intentas. Otros colectivos señalan la falta de coherencia que la pareja parece demostrar, tachando su amor de puro egoísmo. 

p9

Es cierto que cada uno hace con su dinero lo que quiere, pero tal vez unos verdaderos amantes de los animales hubieran preferido donar ese dinero a un refugio. O abrir uno en su honor, en vez de alimentar el negocio de clonación y la explotación de las perras sustitutivas. 

Lo más sorprendente de todo es que los clientes de este caro servicio no paran de aumentar, lo que demuestra la teoría de que, si tienes el dinero, puedes conseguir casi cualquier cosa.

perro

¿Amor o egoísmo. Tú qué opinas?

 

Agrega un comentario