8 signos que delatan a un viajero principiante

(almomento360.com – 10/12/2015)Antes o después, el viajero empedernido comienza a cumplir esa lista de destinos que lleva tiempo esperando visitar ...
publicado por
lugaresasombrosos avatar photo
hace karma
1

(almomento360.com – 10/12/2015)Antes o después, el viajero empedernido comienza a cumplir esa lista de destinos que lleva tiempo esperando visitar mientras, desde la distancia, contempla como esos “aprendices” cometen estos 8 signos que delatan a un viajero principiante sin ánimo de juzgarle pues, como todo en la vida, viajar es un arte que nunca podemos perfeccionar desde el primer despegue.

#1 Hacer fotografías desde el avión

Aunque los apasionados de los viajes suelen fotografiarlo todo, los principiante lo hacen aún más, extasiados por esa primera experiencia cuya ansia por retener en la memoria se traduce en cientos de fotos a, prácticamente, todo: el desayuno en el aeropuerto, de nuestra estancia a bordo y, por supuesto, esas primeras instantáneas del destino que visitamos desde las alturas. Un curioso clásico.

#2 Escudarse en un agente de viajes

Ante la incertidumbre que inspira un primer viaje, especialmente si este conlleva visitar el extranjero, el viajero principiante recurre al agente de viajes como salvoconducto para cualquier detalle, desde reservar el alojamiento y los billetes de avión hasta las excursiones organizadas, los seguros de viaje e incluso las oficinas de turismo de interés en el destino. Una conducta totalmente respetable pero que, con el tiempo, te darás cuenta que no es imprescindible para ciertos aspectos.

#3 Empacarlo todo

Este abrigo por si refresca, el ordenador por si el móvil no me funciona, cinco pares de zapatos para cada ocasión durante los tres días de escapada… el viajero principiante empaca absolutamente todo lo que se le ocurre durante su primera travesía pensando que hará uso de todo durante la misma. El problema llega cuando no hacen pagar por el sobrepeso de maleta, sólo ahí aprendemos.

#4 Querer verlo todo

La Torre Eiffel, Montmartre, Notre Dame… ¿Versalles queda lejos? ¡Da igual! ¿Y de cuantos días dispones? De dos… casi tres. Esta es la típica conversación que un amigo mantiene con ese otro que va a realizar su primer viaje al extranjero y no quiere perderse absolutamente nada. Con el tiempo aprendes a priorizar, a regalarte más tiempo, tachar ciertos highlights y enfocar el viaje hacia un camino de mayor disfrute y menor estrés.

#5 Gastar demasiado

Por muy justos de presupuesto que vayamos cuando viajamos, ciertos gastos son inevitables pero más aún para los viajeros principiantes que se vuelven locos en centros comerciales donde venden la misma ropa que en su país de origen, que no dudan en consumir los platos más caros porque seguramente son mejores o, por supuesto, las copas a 10 euros que pagarás en el bar de moda en el centro de ciudad porque irte a sitios más apartados no te daba confianza. ¡Ah! Y el tabaco por supuesto.

Al volver a casa y comprobar tu cuenta bancaria lloras, sabiendo qué no hacer durante la próxima escapada.

#6 Pagar altas facturas de teléfono

Aunque este apartado podría ser incluido perfectamente en el anterior, el tema que abarca al wifi, el roaming y todos esos conceptos de viajar en la era tecnológica merecen un punto aparte. ¿Por qué? Porque aunque amaremos al wifi por encima de todas las cosas cuando viajemos, descuidar la conexión del hotel y hacer una llamada de una hora con nuestra tarifa de origen puede traducirse en unos 100 euros de factura a la vuelta. Increíble pero cierto.

#7 Dominar el metro a los tres días

Cada ciudad posee su propio sistema de transporte público, sus precios, bonos y paradas diferentes, algo que siempre desorienta al turista por unos instantes. Sin embargo, en lo que respecta al viajero principiante, el cual posiblemente provenga de un pueblo o ciudad pequeña donde no exista red de metro, acostumbrarse a tomar el subte, aclararse con las pantallitas en otro idioma, controlar el precio según a la zona que viajas o encontrar la salida apropiada de metro puede tomarnos al menos tres días hasta que lo dominamos por completo. Concretamente, el mismo día en el que nos toca regresar a casa.

#8 Ser blanco de los carteristas

El viajero experimentado sabe que hay elementos prohibidos a la hora de movernos por ciertos sitios: no lucir joyas muy suntuosas, aparcar la tablet de Apple en el fondo del bolso, no usar mochilas de tela y llevar su cartera lo más pegada al cuerpo posible. Que nos roben o estafen durante nuestro primer viaje no es una novedad pero, por suerte, iremos aprendiendo al cabo del tiempo.

Estos 8 signos que delatan a un viajero principiante no deben ser tomados como una crítica o burla, sino como un modo para aprender a curtirnos a la hora de salir ahí fuera y comernos el mundo. . . sin sufrir una indigestión.

¿Tú también cometiste alguno de estos errores durante tu primer viaje?