Lugares para enamorarse

(almomento360- 03/07/2015) Vamos a alejarnos de París, Venecia y Nueva York. Son ciudades románticas, para caminarlas tomados de la mano y darse besos en ...
publicado por
lugaresasombrosos avatar photo
hace karma
1

(almomento360- 03/07/2015) Vamos a alejarnos de París, Venecia y Nueva York. Son ciudades románticas, para caminarlas tomados de la mano y darse besos en todos los rincones, pero hay otros lugares  que son una invitación a quererse mucho y que son, ellos mismos, una oda al romanticismo. Aquí una lista breve de destinos para enamorarse.

Ljubliana, Eslovenia. Los eslovenos dicen que el amor “viene y va” y la ciudad se convierte en poesía. Es una de las ciudades más pequeñas de Europa, de esas que provocan caminar sin orden, pero con sorpresa. Un beso en su famoso Puente de Los Dragones es el recuerdo perfecto; un escenario lleno de amor y melancolía.

San Francisco, Estados Unidos. Un carro descapotable atravesando el Golden Gate, la brisa despeinándote y agitando la pañoleta mientras te sostienes delicadamente el sombrero y miras a tu acompañante como si no hubiera mañana. Dicen que es la ciudad más romántica de Estados Unidos, una mezcla de atardeceres, calles empinadas y paseos en barco al anochecer.

Es un lugar estupendo, sobre todo, para los amantes del cine

Es un lugar estupendo, sobre todo, para los amantes del cine

Agra, India. En un país tan lleno de contrastes, no podía faltar un monumento al amor tan deslumbrante como el Taj Mahal. Se sabe que fue construido por orden del emperador Shah Jahan para su esposa favorita, a orillas del río Yamuna. Es una de las 7 maravillas del mundo.

Búzios, Brasil. El sonido del mar, los botes, el verde del paisaje y sus casas de colores, hacen que Búzios sea un suspiro entero. Lo rodean poco más de 20 playas tranquilas y fue allí donde en los años 60s llegó Brigitte Bardot y se enamoró; tanto que hay una escultura de ella frente a la que era su casa y que hoy aparece en las fotos de los viajeros curiosos.

Roma, Italia. Imposible no evocar la escena de “La dolce vita” cuando Anita Ekberg y Marcello Mastroianni son felices en la Fontana Di Trevi. La capital italiana, llena de ruido y caos, tiene callejuelas que parecen una postal y que hay que caminar en compañía. Roma se lee “amor” al revés; no podía ser de otra manera.

Con información de: Emedemujer