¿Es la meditación una práctica necesaria?

Pues si, si quieres mantener tu cerebro sano, entonces si, es necesaria. Al menos eso es lo que señala un interesante estudio realizado por la Universidad ...
publicado por
Manu García avatar
hace karma
4,40

Pues si, si quieres mantener tu cerebro sano, entonces si, es necesaria. Al menos eso es lo que señala un interesante estudio realizado por la Universidad de California, plantel Los Angeles (UCLA, por sus siglas en inglés), en el cual se establece la íntima relación entre esta milenaria práctica y la estructura física del cerebro. 

Antes de ahondar un poco más en el tema, es necesario preguntarnos: ¿sabemos realmente en qué consiste la meditación?

En la actualidad, nuestra cultura occidental ha estado plagada por una “sed espiritual” muy intensa, una “sed” que invita a las personas a experimentar prácticas, técnicas o filosofías que están un poco más allá de las distintas creencias tradicionales en nuestro continente. La meditación, junto a otras prácticas como el yoga, se han hecho presentes en las nuevas tendencias que han adoptado nuevas generaciones, las cuales sin duda quieren abrir su mente a las “otras cosas” que tiene el mundo para nosotros. 

La meditación, en su naturaleza, es una práctica que nos permite establecer una conexión con nuestro ser interior. Nos ayuda a entender que los seres humanos viven en dos tiempos: pasado y futuro. Perdiéndose del único lugar donde realmente ocurre la vida: el presente. Y es aquí donde está su énfasis, en el presente, en el camino de ser consciente de nuestra propia existencia y del lugar que ocupamos en el universo.

 

meditacion-3

 

No solo estamos en presencia de una práctica que nos ayuda en la evolución en un ámbito espiritual, sino que también favorece nuestra salud psicológica, gracias a que sirve para reducir los niveles de ansiedad, ayuda a la concentración y brinda beneficios similares a los que tiene el sueño. 

Pero ahora, además, se ha descubierto que las personas que meditan regularmente desde hace años han generado una capa más gruesa de células en la corteza cerebral. Los neurocientíficos observaron que la corteza cerebral desarrolló más conexiones entre las neuronas que las que se realiza en cerebros de personas que no han meditado en su vida y que, entre más tiempo se llevan practicando esta actividad, mayor es la cantidad de “sinapsis” (relaciones entre células cerebrales) que se realizan.

 

neurona_1

 

¿En qué consiste el estudio realizado por la universidad de California?

Los investigadores de la UCLA reclutaron (en varios lugares donde se practica la meditación) a 49 personas que meditaban desde hacía 20 años, al menos, y tomaron resonancias magnéticas de sus cerebros. Por otro lado, de una base de datos de resonancias, se eligió a otros 16 individuos del mismo sexo, edad y que fueran zurdos o diestros al igual que los meditadores.

El resultado más impresionante del estudio fue observar que, entre más tiempo llevaba el individuo con esta práctica, más relaciones neuronales generaba y que esto era muy notorio contra los sujetos que nunca habían practicado la meditación. Las áreas en las que más neuronas se habían generado tienen que ver con las funciones mentales del cerebro: pensamiento, memoria, juicio y decisión.

¿Cuáles fueron los descubrimientos de este interesante estudio?

Esta investigación está muy relacionada con otras sobre la plasticidad del cerebro. Hace más de una década se pensaba que las células cerebrales que morían eran incapaces de sustituirse, como lo hacen las células de otras partes del cuerpo. El resultado de esa situación era que, cuando una zona del cerebro era dañada, se quedaba así y no había forma de restablecer las funciones que se perdían debido a ello.

Por ejemplo, una persona que recibía un golpe en la cabeza y perdía la vista, estaba condenada a permanecer ciega. Lo mismo si se perdía la memoria u otras funciones. Análisis neurocientíficos actuales están demostrando que el cerebro es más “plástico” de lo que se pensaba, que es posible restablecer la comunicación entre neuronas, incluso si algunas de ellas mueren, lo que facilita la restitución de capacidades que se creían perdidas para siempre.

La meditación, según los neurocientíficos, es un mecanismo que podría generar intercambios de información entre células que antes no los tenían, y que físicamente se manifiesta en el engrosamiento del córtex (corteza) cerebral y los dobleces que se forman en este órgano.

 

meditacion-en-casa

La ciencia está tratando de desenmarañar algunos de los misterios que envuelve esta hermosa práctica. Sin embargo, lo que queda claro es que es una buena herramienta para canalizar nuestras emociones, pensamientos y egos, derivando de ellos grandes oportunidades para crecer.

 

“Vive en el ahora, y el movimiento se detendrá porque la mente se detendrá. No pienses en el pasado y no proyectes en el futuro. Esto que se te está dando es todo lo que tienes. Permanece en ello, conténtate en ello. Este mismo instante es el único tiempo verdaderamente existencial; no hay nada más. El pasado es solamente una memoria. Está solamente en tu mente, es polvo acumulado, experiencias acumuladas. No hay pasado en la existencia, no hay futuro en la existencia. La existencia es el presente.”

Osho.

 

 

Palabras relacionadas: