‘A primera vista’, refrescante amor adolescente

Puede que no hayas oído hablar de ‘A primera vista‘ (‘Hoje eu quero voltar sozinho’, 2014), el debut en la dirección del brasileño ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
9,40

A Primera Vista Poster

Puede que no hayas oído hablar de ‘A primera vista (‘Hoje eu quero voltar sozinho’, 2014), el debut en la dirección del brasileño Daniel Ribeiro, y puede que ni siquiera se haya estrenado en ningún cine de tu ciudad y eso, sí que será toda una desgracia. Entre tanto superhéroe veraniego -veáse ‘Ant-Man’ o ‘Pixels’- llega, la ganadora del Teddy Award de la pasada Berlinale, una refrescante historia de amor adolescente a la brasileña que termina conquistando a todo aquel que la ve por su frescura y ternura.

Tras haber contado primero la historia en un cortometraje, Ribeiro se lanza, con los mismos actores, a contarla en formato largo. Pausada, sensible y entrañable, ‘A primera vista es un debut más que notable que habla sobre los primeros amores, querer ser mayor antes de tiempo, la adolescencia y en definitiva, sobre como uno va aprendiendo sobre la vida a medida que se va viviendo. Sin duda, estamos ante la gran sorpresa del verano.

Amor ciego

A Primera Vista2

Aunque parezca que los protagonistas de ‘A primera vista vivan en un eterno verano por sus tardes de piscina y las hormonas revolucionadas, en la cinta de Ribeiro vemos el final del verano en São Paulo, cuando Leonardo, un adolescente ciego de 15 años se prepara para comenzar el nuevo curso, y se lamenta, junto a su inseparable amiga Giovana, de no haber vivido todavía un amor de verano. Con el comienzo de curso, aparece un chico nuevo a su clase, Gabriel, y pronto la amistada entre ambos evolucionará hacia otra cosa, pero…¿cómo podrá Leonardo seducir a Gabriel y saber si le gusta sin poder verlo?

En ‘A primera vista poco importa que Leonardo sea un chico ciego. Tiene las mismas aspiraciones que cualquier chico de su edad: sueña con terminar el instituto, vivir un primer amor, quiere aprender a bailar, irse de intercambio, sufre cuando se pelea con sus mejores amigos e intentar que sus padres le den más libertad y no se preocupen tanto por él. A Leonardo no le importa ser ciego, pero sí la gente que le rodea: su amiga Giovana es guía en el colegio, sus padres son sobreprotectores y sus compañeros de clase y sus incesantes bromas.

Por eso, la llegada de Gabriel es refrescante para Leonardo. Éste no tiene ningún prejuicio de su ceguera, es más, hasta a veces olvida que su nuevo amigo no ve. La ceguera, quizá, da un toque de romanticismo a ese primer amor inseguro que Ribeiro nos muestra pausado, con silencios y miradas furtivas de Gabriel a Leo y centrándose en los sentidos que ayudan a Leonardo a conocer a su interlocutor: vemos varios planos de su oreja, pretando atención a las palabras de Gabriel, sin perderlos nunca a los dos de plano o sus manos tocando el rostro de Gabriel, y su brazo que lo conduce todos los dias a casa.

Naturalidad y romanticismo

A Primera Vista

Lo sé. Puede que así, a primera vista -no lo he hecho adrede, lo prometo-, la ópera prima de Ribeiro no sea nada nuevo. Y es que, en realidad, no cuenta nada nuevo, y es que ¿cuántas películas sobre adolescentes y despertar sexual hemos visto? Cientos. Pero ‘A primera vista, aún teniendo un estereotipo detrás de otro, no cae en lo establecido y las interpretaciones de sus tres actores protagonistas – fantástico Guilherme Lobo, junto a Fabio Audi, Tess Amorim-, junto a una fotografía luminosa la dotan de una magia y frescura inusual.

Las emociones están en cada fotograma, sútiles e imperceptibles, se notan entre las palabras, en la mirada vacía de Leonardo, en las miradas furtivas de Gabriel y en la algo celosa de Giovana que entiende que su mejor amigo la está sustituyendo. No hay drama adolescente, sólo dudas e inseguridades, miedos, felicidad y exaltación de la amistad, deseo sexual y romanticismo.

Daniel Ribeiro consigue en su ópera prima una película natural, sensible, refrescante y llena de emociones a flor de piel sin caer en el sentimentalismo o la exageración. ‘A primera vista‘ no es una película sobre la homosexualidad -de hecho, se trata con tanta naturalidad que ni siquiera podría llamar la atención de las mentes más retrógadas-, es una película sobre crecer, la amistad, hacerse mayor, el amor y aprender a vivir. Y no hay nada más sencillo y complejo que eso.