‘Absolutamente todo’, simpática…y poco más

Todo aquél que se precie de ser amante de la comedia tiene que haberse acercado, al menos una vez en su vida, a ciertos buques insignia que hicieron de la ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0

Todo aquél que se precie de ser amante de la comedia tiene que haberse acercado, al menos una vez en su vida, a ciertos buques insignia que hicieron de la misma ese algo más que el género tiempo ha dejó de ofrecer, limitando el discurso al ámbito cinematográfico, en manos de los nuevos gurús del cine estadounidense. Y si de buques insignia del arte de hacer reir hay que hablar, está claro que nombrar a los Monty Python es inexcusable.

Magos en eso de arrancar carcajadas al respetable y auténticos genios cuando de lo que se trataba era de practicar el bello arte del cinismo, tanto los incontables sketches de su Flying Circus —si hay uno de entre todos con el que siempre me troncho ese es este— como las ocasiones en que traspasaron su idiosincrasia al cine, justifican más que de sobra que esperara con cierta ilusión la llegada de Absolutamente todo (‘Absolutely Anything’, Terry Jones, 2015).

Simon Pegg, un grande

Absolutamente Todo 1

Absolutamente Todo 1

Ahora bien, que la cinta venga firmada por uno de sus ex-miembros, que el guión sea también en parte suyo o que sus cinco antiguos compañeros pongan voz a los alienígenas que sirven de apoyo a la premisa sobre la que se construye el argumento, queda lejos, muy lejos, de ser garante de poder encontrar aquí algo del particular y muy diferente humor que los Python desarrollaron en su momento.

Así las cosas, lo que ofrece ‘Absolutamente todo‘ no es más que una comedia simpática y agradable con la que pasar un rato entretenidos y a cuyo guión es mejor no darle muchas vueltas so pena de acabar descubriendo que no tiene ni pies ni cabeza, y que las acciones del protagonista encarnado por Simon Pegg son de un insostenible que asusta desde el momento en que los citados extraterrestres le conceden el poder absoluto como experimento para determinar si la raza humana merece ser salvada de la aniquilación total.

Es en lo que concierne al intérprete británico donde el filme acierta de pleno al depositar buena parte de su limitada efectividad, y su más que probada vis cómica, la naturalidad con la que aquí la trabaja y el que ésta le sirva para perdonarle a la cinta parte —que no todos— de sus más abultados problemas son valores suficientes para, una vez más, agradecerle a Edgar Wright haber dado el espaldarazo definitivo a la trayectoria del actor con la brillante ‘ Zombies Party (Una noche… de muerte)’ (‘Shaun of the Dead’, 2004).

Absolutamente todo‘, sin riesgo no hubo gloria

Absolutamente Todo 2

Absolutamente Todo 2

Más allá de la afortunada inclusión de Pegg, de disfrutar con las voces originales de los Python y de algunos apuntes sueltos que podrían haber dado más de sí en otras manos, si hay una sensación que se mantiene a perpetuidad durante ‘Absolutamente todo‘ es la de estar ante una producción que nada arriesga y que, al no hacerlo, falla en conseguir alcanzar metas que trasciendan las del mero y escueto entretenimiento.

Dichos riesgos en los que no se incursiona atañen tanto a una dirección con más brío que hubiera huído del convencionalismo en el que raya como, bien a un reparto que, fuera de Pegg nada tiene que aportar al conjunto —Beckinsale nunca ha estado tan bella ni tan florero—, bien a, y lo decía antes, un libreto con agujeros tamaño cráter lunar en el que todo pasa por que sí, sin que parezca tener mucha relevancia y en el que, craso error, nunca llegan a explotarse las infinitas posibilidades de ese “poder absoluto” que se le confiere al protagonista.

Porque, seamos francos, toda vez Pegg descubre el pastel, la cinta debería haber optado por ir escalando posiciones de una magnitud cada vez más absurda en lugar de haberse decantado por las chorradas por las que discurre —por mucho que después le sea útil…hacer hablar al perro, ¿en serio?— y de haber incluido a personajes como el que da vida Rob Riggle. Pero, como decía algo más arriba, la cinta entretiene y lo hace consiguiendo arrancar alguna risotada, logros ambos que ya son más de lo que se puede decir de mucho del cine que nos “tragamos” al cabo del mes, ¿no?.

Otra crítica en Blogdecine | Syfy 2016 | ‘Absolutamente todo‘, una versión mejorada de ‘Como Dios’