Alégrame el día

En 1996, una muy perspicaz crítica estadounidense, al respecto de 'Poder absoluto' ('Absolute Power', Clint Eastwood, 1996) decía que el mundo era un ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,80

Eastwood85f1

En 1996, una muy perspicaz crítica estadounidense, al respecto de ‘Poder absoluto’ (‘Absolute Power’, Clint Eastwood, 1996) decía que el mundo era un lugar mejor gracias a las películas de Clint Eastwood. Aquello fue cuando el director y protagonista del citado magistral thriller ya había sido reconocido por la Academia de Hollywood gracias a ‘Sin perdón’ (‘Unforgiven’, 1992), y había dejado obras maestras para la posteridad, tales como ‘El aventurero de medianoche’ (‘Honkytonk Man’, 1982) o ‘Los puentes de Madison’ (‘The Bridges of Madison County, 1995).

Hoy, casi veinte años después de esas palabras, con las que personalmente estoy de acuerdo, celebramos el cumpleaños de un artista que aún sigue al pie del cañón, demostrando incluso mayor vitalidad y ganas que muchos directores más jóvenes. En su momento os ofrecimos un especial dedicado a su entera filmografía, tanto de actor como director, pero hoy es momento de felicitar. En realidad de agradecer.

Por haber unido tu nombre al de uno de los mejores directores europeos en su reescritura del western estadounidense, convirtiéndote en el hombre sin nombre.

Por ir en plan Henry Fonda en uno de los musicales más arriesgados y difíciles que se han hecho en Hollywood, prestándote a cantar, una de tus facetas menos conocidas hoy día.

Por hacer con Don Siegel un gran binomio, cuyos logros más perfectos son el cuento onírico en el que, en una de tus mejores interpretaciones, perturbas la estabilidad de varias mujeres en tiempos de la Guerra de Secesión, el retrato de un individualista confundido por cegatos con el prototipo del fascismo, y cómo no, la fuga más apasionante que se ha filmado de la que fue la cárcel más segura del mundo.

Por debutar en la dirección con una carta de amor al jazz, otra de tus grandes pasiones, haciendo así un guiño a la época del cine estadounidense en la que la música más libre que existe era la banda sonora de muchos Film Noirs o dramas, y de paso logrando que alguien como Alfred Hitchcock te felicite.

Por arriesgarte a no aparecer en una de tus películas como director, narrando una de las historias de amor menos conocidas del cine, entre un hombre maduro y una jovencita.

Por corregir todos los errores de tu primer western en el segundo, un auténtico regalo para cualquier amante del género, con un personaje por encima del bien y del mal, evocando los viejos tiempos, sabiendo que el horizonte trae cosas nuevas. Y porque te atreviste a escupir a un perro en su mismísima cara.

Por hablar de forma tan amarga sobre el sueño americano.

Por ser Red Stovall en tu mejor película como director.

Por jugar continuamente con el fantastique, siendo el ejemplo más claro el western que une a los clásicos con Leone.

Eastwood85f2

Por amar a Francesca.

Por preocuparte por las víctimas más inocentes cuando la maldad reina en un mundo que camina hacia la autodestrucción, los niños, ya sea en road movies que evocan a John Huston o Preston Sturges, arrancando la mejor interpretación a Kevin Costner, o en thriller oscuros donde la amistad de tres amigos de la infancia sigue caminos inesperados en los que el asesinato se justifica.

Por perderte en un lugar lejano y solitario tras cumplir el deseo de aquella mujer que fue la hija a la que nunca pudiste decirle que lo sentías.

Por ser el padre de Kyle Eastwood, extraordinario contrabajista de jazz.

Por recordarnos que en los pequeños detalles se encuentran algunas de las cosas más importantes de la vida.

Por no dejar que ocho millones de consumidores de palomitas de maíz te digan lo que debes hacer.

Feliz cumpleaños. Y gracias.