‘Ant-Man’, entretenimiento ligero de calidad

Muchos se pusieron en contra de Marvel cuando Edgar Wright decidió abandonar una compañía con la que llevaba ocho años trabajando para sacar adelante ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
1,30

Cartel de 'Ant-Man'

Muchos se pusieron en contra de Marvel cuando Edgar Wright decidió abandonar una compañía con la que llevaba ocho años trabajando para sacar adelante ‘Ant-Man’. Además, el hecho de aludir a diferencias creativas con Marvel y la locura que se montó tanto para buscar otro director como para retocar el guión a gusto de la compañía con el fin de no aplazar la fecha de estreno prevista no auguraba nada bueno. ¿Podíamos estar ante el primer gran descalabro de Marvel?

He de reconocer que eso me hizo perder bastantes esperanzas en el proyecto, pero la cosa mejoró en cuanto apareció el primer tráiler y desde entonces he tenido claro que cuando la viera tenía que valorarla por lo que era y no por lo que podría haber sido. Teniendo eso en cuenta, ‘Ant-Man‘ ha acabado siendo un gran y consistente entretenimiento ligero que es cierto que no está al mismo nivel que las mejores películas de Marvel, pero sí que me parece superior a ‘Vengadores: La era de Ultrón’ (Avengers: Age of Ultron), su gran estreno de este 2015.

‘Ant-Man’, diversión consistente

Paul Rudd y Michael Douglas en 'Ant-Man'

Lo primero que hay que tener claro respecto a ‘Ant-Man’ es que estamos ante la película más minimalista de Marvel, aunque eso no quiere decir que se dejen de lado la acción y los momentos espectaculares -todos ellos, como no podía ser de otra manera, impecables en términos visuales-. La cuestión es que aquí se muestra una mayor preocupación por una historia muy bien delimitada y también se apuesta por dar más aire a los personajes para que respiren y tengan una mayor entidad propia.

La fuerte presencia del humor es la principal consecuencia de ello y lo suyo sería que fuera ahí donde se notase que han metido mano en el guión tantas personas que es imposible mencionarlas a todos, aunque a la hora de la verdad solamente aparecen acreditados Wright, Joe Cornish, Adam McKay y Paul Rudd. Por suerte para todos, el humor mantiene la misma línea en todo momento y además funciona casi siempre, en especial en lo referente al personaje de un inspiradísimo Michael Peña que se adueña de casi todas las escenas en las que aparece.

Como es lógico, eso permite a Peyton Reed apostar por un tono ligero alejado de toda grandilocuencia, algo que hasta logra mantener durante su tramo final, ya que allí el humor sigue teniendo una notable importancia y en ningún momento se cae en el error de varias cintas de Marvel de saturar más de la cuenta con las escenas de acción. Aquí también hay peleas, pero respetando el enfoque de ‘Ant-Man’ hasta entonces, consiguiendo así dejar un mejor sabor de boca al espectador que otros títulos de Marvel con momentos más brillantes pero con un conjunto más desequilibrado.

Un techo más limitado

Escena de 'Ant-Man'

Lo que a algunos espectadores puede no gustarles tanto es que ‘Ant-Man’ es también la película con un techo más limitado de todas las realizadas por Marvel hasta la fecha. No obstante, eso no es necesariamente malo, ya que en el universo cinematográfico de la compañía existe una cierta tendencia a la dispersión y eso impide que desarrolle plenamente todas sus posibilidades. En cambio, la cinta de Reed está muy cerca de alcanzar su techo y sólo ciertos detalles, ninguno de ellos de gran importancia, lo impiden.

Su propia condición como historia de robos y atracos ya reduce bastante el espectro de la historia, y además hay varios momentos en los que todo resulta un poco más acelerado de lo deseable. Esto impide que ciertas escenas o incluso las relaciones entre los personajes vayan un poco más allá, aunque a cambio se consigue un ritmo muy ágil que no da la más mínima posibilidad a aburrirse. Todo un acierto por parte de Reed, ya que su funcional puesta en escena funciona correctamente dentro del tono ligero reinante, algo que quizá no haría tan bien de no ser así.

Lo que sí hace casi a la perfección ‘Ant-Man’ es funcionar como aventura de presentación de un nuevo superhéroe sin querer dar una importancia excesiva al hecho de formar parte del universo Marvel. Obviamente, sí que hay elementos que lo sitúan dentro del mismo -e incluso introduce ciertas cosas de cara a superhéroes que aún están por llegar-, pero todos, con la salvedad de la excelente segunda escena post-créditos, forman parte de la historia de la película y están perfectamente integradas para mantener su naturaleza única, ya que eso mismo estoy convencido de que no hubiese funcionado con otros superhéroes.

El gran acierto de fichar a Paul Rudd

Paul Rudd es 'Ant-Man'

Paul Rudd siempre me ha caído simpático y en varias ocasiones me ha demostrado que puede darnos actuaciones muy estimables -si no habéis visto ‘Por amor al arte‘ (The Shape of Things), os recomendaría hacerlo lo antes posible-. En ‘Ant-Man’ su actuación se basa en demostrar un gran carisma y elevar aún más su encanto para que nos resulte imposible no simpatizar con Scott Lang. De hecho, hasta consigue que su vida familiar, a priori saturada de tópicos, nos importe, aunque en ello también hay que conceder su mérito a la joven Abby Ryder Fortson.

Además, Marvel ha elegido bastante bien a los complementos, desde el mentor con un pasado duro interpretado por Michael Douglas hasta una Evangeline Lilly que consigue que un personaje de interés a priori limitado no se pierda. También cumple mucho mejor de lo esperado Corey Stoll, y no es que dudase de su talento, pero sí de que Marvel le diese un villano interesante, ya que este es uno de los grandes males de sus películas. Cierto es que no va a convertirse en uno de los mejores villanos del cine de superhéroes, pero sus motivaciones están bien definidas y esa mezcla entre hombre de negocios implacable y loco peligroso es algo que Stoll consigue equilibrar bastante bien.

En definitiva, ‘Ant-Man’ es un pequeño gran entretenimiento que funciona estupendamente como la película que quiere ser, aunque, obviamente, es muy distinta a lo que podría habernos ofrecido Edgar Wright. Es una pena que nunca vayamos a ver esa versión, pero lo que llega mañana a los cines españoles merece mucho la pena y ha conseguido auparse a mi segundo grupo de películas favoritas de Marvel, ese que está justo debajo de ‘Capitán América: El Soldado de Invierno‘ (Captain America: The Winter Soldier), ‘Guardianes de la Galaxia‘ (Guardians of the Galaxy) y ‘Los Vengadores‘ (The Avengers).