‘Caminando entre las tumbas’, la convincente redención del héroe

Hace una semana seguro que estabais ultimando vuestro plan para Halloween, ya fuese ver una de las diez películas de zombis que os recomendé, elegir algún ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,40

Cartel de 'Caminando Entre Las Tumbas'

Hace una semana seguro que estabais ultimando vuestro plan para Halloween, ya fuese ver una de las diez películas de zombis que os recomendé, elegir algún disfraz cinéfilo o simplemente buscando algo para no dejarse llevar y hacer algo diferente al resto. ‘Caminando entre las tumbas‘ (‘A Walk Among Tombstones’, Scott Frank, 2014) se perfilaba como una buena opción para estos últimos, en especial para aquellos que disfruten con la hasta poco inesperada faceta de Liam Neeson como héroe de acción.

Es innegable que Neeson llevaba ya un tiempo alternando producciones más comerciales con títulos con aspiraciones más artísticas, pero todo cambió gracias al éxito de ‘Venganza‘ (‘Taken’, Pierre Morel, 2008) y seguro que no era el único que esperaba algo en esa línea en el caso que nos ocupa. No ha sido finalmente el caso, ya que ‘Caminando entre las tumbas‘ es un estimable thriller en el que tiene mucha más importancia la sosegada pero efectiva investigación llevada a cabo por su protagonista que el ver peleas por doquier y a gente recibiendo estopa.

La acertada sobriedad de ‘Caminando entre las tumbas

Liam Neeson investigando en 'Caminando Entre Las Tumbas'

He de confesar que ya no recordaba que ‘Caminando entre las tumbas‘ es el segundo largometraje tras las cámaras de Scott Frank. El primero fue el revindicable ‘The Lookout’ (2007), un thriller con un apreciable trabajo de puesta en escena, pero en el que los granes ejes eran una historia bien desarrollada y el buen hacer de su protagonista –Joseph Gordon-Levitt en ese caso-. Nada tampoco especialmente memorable o novedoso, pero una buena opción para aquellos que quieran ver un buen relato criminal que no renuncie a un toque más comercial. Exactamente eso mismo es ‘Caminando entre las tumbas’.

Frank apuesta en este caso por un historia de corte detectivesco con un protagonista un poco pasado de vueltas que está intentando redimirse por un imperdonable error que cometió en el pasado. Neeson es una gran elección para dar vida a un héroe venido a menos, pero que no está dispuesto a tirar la toalla. Y es que dejando de lado la escena en la que se nos explica los motivos de que abandonase el cuerpo de policía, Matthew Scudder no se regodea en ningún momento en su lado más turbio, pero ‘Caminando entre las tumbas’ sabe reflejar que hay algo raro en él sin detenerse de forma innecesaria en ello.

Escena de 'Caminando Entre Las Tumbas'

Además, el guión de Frank, que toma como base la novela homónima de Lawrence Block, opta por tomarse las cosas con calma e intenta dar entidad a un misterio que tampoco es especialmente estimulante -unos secuestrados se dedican a cobrar el dinero del rescate pero matan a la persona en lugar de liberarla por el mero placer de hacerlo-. De hecho, es una lástima que no se ahonde un poco más en la desquiciada mente de los criminales, pero ‘Caminando entre las tumbas‘ juega limpio en todo momento y esa incógnita es algo que intenta utilizar a su favor para ir aumentando de forma progresivamente la tensión del relato hasta su violenta explosión final.

No obstante, sería injusto no destacar que el libreto de Frank presenta ciertas debilidades, pero estas son el resultado de una decisión inteligente: Son las interacciones con el resto de personajes los que ayudan a dar forma a un protagonista que capta nuestra atención sin mayores dificultades, pero no sucede lo mismo con los secundarios, donde hay claros altibajos de interés, quizá resultado de la parte de la trama con las que le toca lidiar. Para compensarlo, el Frank director dota a ‘Caminando entre las tumbas‘ de una eficaz elegancia de perfil bajo -no esperéis tampoco grandes despliegues o planos míticos- y de una creciente atmósfera turbia que le viene de lujo a la película.

Liam Neeson solamente hay uno

Liam Neeson protagoniza 'Caminando entre las tumbas'

Hay un grupo de actores en Hollywood que prácticamente siempre ayudan a que las cintas en las que participan transmitan cierta sensación de fiabilidad. Eso sí, los hay que han usado tanto ese recurso que uno ya no termina de fiarse en según qué casos -pienso por ejemplo en Morgan Freeman-, pero Neeson aún no ha quemado esa carta y siempre te garantiza unos mínimos. Eso sucede cuando le caen en suerte -o desgracia- secundarios de mayor o menor importancia, pero como protagonista nunca falla y ‘Caminando entre las tumbas’ es una nueva demostración de esto.

Como ya he comentado, Neeson aquí no se centra en repartir estopa y poner en evidencia a los héroes de acción actuales, pues se opta por incidir al mismo tiempo en su cansancio vital y en la determinación por resolver el caso. Además, el adolescente interpretado con más corrección de la esperada por Brian Bradley ayuda a darle una necesaria capa de humanidad que Neeson exprime con bastante acierto para que los inevitables lugares comunes que pueblan el guión nunca lleguen a resultar un obstáculo insalvable.

En definitiva, ‘Caminando entre las tumbas‘ no va a cambiarte la vida, pero es una opción bastante apetecible para aquellos que tengan ganas de ver un thriller orientado a ese público adulto que quiere relatos más reposados en los que no existe la necesidad de recurrir a la sobredosis de efectos visuales o de patadas voladoras. Y si encima cuenta con un reparto solvente muy bien liderado por Liam Neeson y una acertada puesta en escena por parte de Scott Frank para potenciar las virtudes de su más discutible guión, pues aún mejor.