Cannes 2015 | La decepción de ‘Carol’ y el rey de Maïwenn

Lo peor que te puede pasar en un Festival de Cine, a parte, de quedarte sin ver la película ganadora es ver LA PELÍCULA mucho más tarde que la mayoría de ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
1,20

Mon Roi

Lo peor que te puede pasar en un Festival de Cine, a parte, de quedarte sin ver la película ganadora es ver LA PELÍCULA mucho más tarde que la mayoría de la prensa. Y lo es porque si las críticas llegan a ser muy efusivas, entusiastas describiendo a una cinta como ‘obra maestra’, el batacazo puede llegar a ser muy fuerte si al final, no lo es. Esto es lo que me ha pasado -a mí y a varios- con Carol, la última película del norteamericano Todd Haynes compitiendo en Sección Oficial, que ayer fue la película exageradamente alabada y el resultado no ha sido el esperado.

Sin embargo, nos sorprende más ‘Mon Roi’ de la franesa Maïwenn, de la que en principio no esperábamos grande a pesar de su predecesora, ‘Polisse’ (2011) y ha terminado siendo un potente relato sobre la pareja y la visión que se tiene de la mujer dentro de ella. A última hora del día nos topamos con la fallidísima ‘Louder Than Bombs’ de Joachim Trier, un intento de aproximación a la pérdida de un ser querido. ¡Pasen y vean nuestra quinta jornada por la Croissette!

Carol‘ de Todd Haynes

Carol Copia

Basada en la novela de Patricia Highsmith, ‘El precio de la sal’, Carol nos traslada al Nueva York de 1950, donde Therese Belivet trabaja en una tienda de juguetes mientras sueña con una vida más llena. Un día conoce a Carol Aird, una mujer de clase alta atrapada en un matrimonio que no funciona, con quien tiene una conexión inmediata. Cuando la relación entre ambas llega a oídos del marido de Carol, este llegará a reprochar sus cualidades como madre. Tanto su relación como su posición como mujeres en la sociedad de su época se pondrá a prueba.

Cate Blanchett y Rooney Mara dan vida a Carol y Therese en este elegante retrato que más sobre una relación amorosa entre dos mujeres va sobre la búsqueda de cada una de ellas de su sitio en una sociedad mucho más atrasada que ellas y que no las comprende y por la que tienen que renunciar a muchas cosas. Con factura impecable, interpretaciones sobrias -de Blanchett no nos sorprende ya y necesitamos más a Mara en protagonistas-, ‘Carol‘ puede llegar a resultar demasiado clásica, poco arriesgada y con poca emoción.

A Carol‘ le faltan vísceras y a sus personajes rabia y ganas de defender su libertad. A pesar de no conocer la novela, se ha hablado mucho como esa falta ímpetu también está en la obra de Highsmith y que es una forma de mostrar la represión de la época, pero en ningún momento esa represión hace que el espectador se emocione con los personajes. Las ideas que nos quiere transmitir Haynes son claras, ya sea con respecto a la historia de amor y con la búsqueda universal del género femenino. Dos temas enormes que requerían un poco más de sangre.

‘Mon Roi’ de Maïwenn

Mon Roi Z

Críticas menos entusiastas ha recibido ‘Mon Roi’, el nuevo trabajo de la francesa Maïwenn que, en 2011 conseguía el Premio del Jurado en Cannes. Algo curioso, teniendo en cuenta que toda la rabia que le falta a ‘Carol‘, le sobra a ‘Mon Roi’, aunque consigue ser mucho más directa y efectista. No tienen nada que ver, ojo, y es que la propuesta de Maïwenn es una muestra generalizada sobre el mundo de la pareja, las relaciones tóxicas y los roles del hombre y la mujer dentro de ellas.

Así, conocemos a Tony, interna en un centro de reahbilitación tras un accidente de ski. Dependiente del personal médico y de los analgésicos, tiene tiempo para pensar en su historia de amor con Georgio, tumultuosa y tóxico. ¿Por qué llegaron a quererse? ¿De verdad estaba enamorada de él? ¿Cómo pude llegar a someterse tan profundamente a una relación tan asfixiante y destructiva? Durante su estancia en el centro de rehabilitación, Tony aprenderá a apreciarse a sí misma y a crecer y aprender de los errores..’Mon Roi’ es el viaje de curación, física y emocionalmente, de una mujer en su búsqueda de la estabilidad.

Emmanuelle Bercot y Vincent Cassel están en estado de gracia en una película que, es cierto, no deja en muy buen lugar al género masculino, aunque hablar de misandria resultaría demasiado extremo ya que, por desgracia, existen relaciones así de tóxicas donde la mujer es sometida hasta la locura por el hombre. Cassel realiza un trabajo animal que pasa por todos los estados mientras que Bercot se nos muestra como mujer sumisa, desesperada y con miedo a la soledad y a no ser amada y capaz de soportar las mayores humillaciones para mantener a su familia unida. Por cierto, Louis Garrel da vida al hermano del personaje de Bercot, dando el punto ligero y divertido a la cinta. ¿Para cuándo un protagónico en comedia?