Cannes 2015 | La juventud para Sorrentino, perros y asesinos chinos

Nos acercamos a pasos agigantados al final de la 68º edición del Festival de Cine de Cannes y, cada día nos levantamos con la misma pregunta: ¿habrá alguna ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,60

Youth

Nos acercamos a pasos agigantados al final de la 68º edición del Festival de Cine de Cannes y, cada día nos levantamos con la misma pregunta: ¿habrá alguna película que supere a las que ya están consideradas como favoritas? En la octava jornada del festival, llegaba la tercera y última película italiana en competición este año: ‘Youth’ de Paolo Sorrentino, que se ha llevado varios palos de la crítica por los empeños de compararla con su anterior trabajo, ‘La gran belleza’ (‘La Grande Bellezza’, 2013).

Tras ‘Je suis un soldat’, la ópera prima de Laurent Larivière en Una Cierta Mirada, llega la última película de Sección Oficial del día, la china ‘The Assassin’ de Hou Hsiao-Hsien, lentísima e indescifrable pero de bellísima factura a la que la gran mayoría coloca como la obra maestra de esta edición -y es la cuarta a la que gran parte de la prensa encumbra como obra maestra en lo que llevamos de certamen-. Pasen y lean sobre nuestra octava jornada en Cannes.

‘Youth’ de Paolo Sorrentino

Youth2

Paolo Sorrentino vuelve a la Sección Oficial de Cannes, 2 años después del estreno de la alabadísima ‘La gran belleza’ (‘La Grande Bellezza’), con ‘Youth’ (‘La giovinezza’), un interesante retrato sobre la juventud perdida y la vejez que ha vuelto a dividir opiniones entre la crítica: desde los que la han tachado de pretenciosa y compuesta de los deshechos de su anterior trabajo, hasta los que la consideran un interesante -y algo más ligero que su predecesora- retrato sobre una etapa de la vida.

Protagonizada por Michael Caine, Harvey Keitel, Rachel Weisz, Paul Dano y Jane Fonda, ‘Youth’ nos cuenta la historia de una pareja de amigos de 80 años que pasan sus vacaciones en los Alpes, donde rememoran su vida y el tiempo que les queda. Uno de ellos es director de cine y prepara su última película, que será su testamento y el otro es compositor y director de orquesta retirado que piensa en coger el testigo de nuevo. Sus relaciones con sus respectivos hijos, los huéspedes del hotel y ellos mismos, será lo que les haga darse cuenta de la juventud perdida.

Con esa composición de planos única, irónica y crítica que ya nos enseñó en ‘La gran belleza’, el italiano vuelve a demostrar que lo suyo es sacar belleza de donde parece que no la hay y encontramos una serie de planos bellísimos que nos van mostrando el hotel balneario, a la vez que nos habla del paso del tiempo. Virguería estética para acompañar a una emotiva y tierna historia que, aunque está protagonizada por hombres, vuelve a ensalzar la figura femenina en varios aspectos, siguiendo la corriente feminista del certamen este año.

‘Je suis un soldat’ de Laurent Larivière

Je Suis Un Soldat

Mi elección diaria de la sección Una Cierta Mirada recae en la interesante ‘Je suis un soldat’ de Laurent Larivière sobre el tráfico de perros entre Francia y Bélgica, y todo contado a través de los ojos de una introvertida chica que vuelve a su casa tiempo después de haberse marchado, sin trabajo y con el único objetivo de sacar a su familia de la pobreza tras haberse quedado todos sus miembros en el paro.

De forma simple, sin florituras y con reminiscencias al cine social, en ‘Je suis un soldat’ seguimos a Sandrine, de 30 años, cuando comienza a trabajar en el criadero de perros de su tio, donde se da cuenta de que existe una red de tráfico cánino y entrará en el juego para conseguir el dinero suficiente para conseguir su libertad. De la cinta, destacamos el trabajo de su protagonista, la rising-star francesa Louise Bourgoin, contenida y refrescante.

‘The Assassin’ de Hou Hsiao-Hsien

Hsien Copia

Cuando uno lee la sinopsis de ‘The Assassin’, la nueva película de Hou Hsiao Hsien piensa que va a ver un drama épico taiwanés lleno de tradición y artes marciales. Y en líneas generales lo estamos, aunque el ritmo, extremadamente lento y pesado, hace que la cinta de Hsiao Hsien sea soporífera hasta el extremo, de trama díficil de seguir y que uno sólo piense en que le corten la cabeza con una katana. Aunque hubo bastantes críticas similares a estas, otras tantas la colocan -y esta vez la definitiva, esperamos- como la gran obra maestra de esta edición de Cannes.

Rodada en formato 4:3, aunque en alguna ocasión se permitía el lujo de cambiar a 16:9 aún sin entender muy bien por qué-, la cinta del taiwanés nos traslada a la China del siglo IX, cuando Nie Yinniang regresa a su familia tras varios años de exilio, tras haber sido criada por una monja que le enseña el gran secreto de las artes marciales. Con la idea de eliminar a los tiranos de los Gobernadores que evitan la autoridad del Emperador. Tendrá que elegir entre el hombre que ama o romper definitivamente con el orden de los Asesinos.

De fotografía impecable y puesta de escena delicada y cuidadísima, la trama de ‘The Assassin’ se pierde en su esteticismo extremo y su lento ritmo, que hace imposible distinguir el parentesco entre los personajes y sus oeleas de honor. Pero, ¿es suficiente una puesta en escena impecable si su trama resulta díficil de seguir para convertirla en una obra maestra? A mí no me lo parece.