‘Capitán América: Civil War’, la aventura más intensa de Marvel (crítica sin spoilers)

Marvel lleva años siendo la envidia de Hollywood y cada vez está más claro que Hollywood va a abusar de lo lindo de ese modelo de universos compartidos que ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,90

Marvel lleva años siendo la envidia de Hollywood y cada vez está más claro que Hollywood va a abusar de lo lindo de ese modelo de universos compartidos que tan bien está sabiendo explotar Disney con superhéroes como Iron Man, Capitán América o Thor. En esta ocasión es la rivalidad entre los dos primeros la que da forma a ‘Capitán América: Civil War’ (‘Captain America: Civil War’), cinta que llega este próximo viernes 29 de abril a los cines españoles.

Como es comprensible, ‘Capitán América: Civil War llega precedida de unas expectativas desmesuradas que poco menos que la obligan a ser un hito en el cine de entretenimiento para que muchos no acaben decepcionados. Por mi parte, hice todo lo posible por saber lo menos posible de ella y me alegro de ello, pues es la aventura más intensa de Marvel hasta la fecha y también una estupenda película que presagia un futuro de lo más interesante.

Diversión de primera categoría

Capitan America Civil War Iron Man

Capitan America Civil War Iron Man

Ya en ‘Vengadores: La era de Ultrón’ (‘Avengers: Age of Ultron’) pudimos ver las primeras grietas en la relación entre Iron Man y Capitán América, pero ahí no era más que una fricción necesaria por la propia historia de la película, pero en el caso que nos ocupa pasa a ser el centro de la función, liderando cada uno de ellos facciones distintas de Los Vengadores ante una disyuntiva que no puede solucionarse a golpes. Precisamente eso es lo que les lleva a esa especie de callejón sin salida.

Ahí es donde gana importancia el enfoque que los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, el mismo dúo detrás de ‘Capitán América: El soldado de invierno’ (‘Captain America: the Winter Soldier’), ya que la primera hora optan por un tono más serio para sentar las bases de la historia, luego se decantan por un muy efectivo tono cómico en la segunda y en el tramo final elevan la intensidad hasta límites nunca vistos en el universo cinematográfico de Marvel hasta ahora.

Capitan America Civil War Spider Man

Capitan America Civil War Spider Man

Esos marcados cambios podrían haber hundido la película, pero lo cierto es que ese mayor apuesta por su característica ligereza durante la segunda hora resulta esencial para terminar de implicar al espectador en la historia. Hasta entonces estaba bastante bien, pero no pertenecía a la élite, ya que espectáculo no terminaba de lucir tanto como quisiera -hay alguna pelea cuerpo a cuerpo en la que se notan demasiado los “trucos” empleados por Anthony y Joe Russo para acelerar el rodaje-.

A partir de ahí, ‘Capitán América: Civil War’ es la película con la que más he disfrutado de Marvel, primero por ofrecerme diversión de primera categoría -el Spider-Man de Tom Holland roba la función y te deja con ganas de muchísimo más, pero Paul Rudd también está tronchante- sin que eso afecte a la integridad de la historia, luego por lo espectacular que resulta todo -ya no hay rastro de esa queja del párrafo anterior- y finalmente por la enorme fuerza de la batalla que todos estábamos deseando ver.

’Capitán América: Civil War’, tan emocionante como espectacular

Capitan America Civil War Bando Iron Man

Capitan America Civil War Bando Iron Man

La cuestión es que el universo de Marvel hasta ahora nos había dado muchas alegrías, pero su propia naturaleza imponía una serie de limitaciones que algunos les molestaban más que a otros. En mi caso siempre he creído que sus villanos nunca tenían la entidad necesaria y temo que eso no vaya a cambiar con el muy esperado ataque de Thanos. Aquí eso es algo que se corrige en parte por mucho que las motivaciones de un muy acertado Daniel Brühl sean hasta cierto punto intercambiables.

Una de las cosas más interesantes del mismo es que evita los lugares más comunes de los enemigos Marvel, quizá de ahí que su escasa presencia en la campaña promocional, aunque a la hora de la verdad los efectos de sus planes vayan a dejar mucha más huella. Sí que es cierto que podía haber dado más de sí -algo también aplicable a otros personajes como el de Martin Freeman o el de Emily VanCamp-, pero la cinta consigue de él lo que necesita sin causar desequilibrios.

Eso es algo que también se traslada a todos los superhéroes que reaparecen aquí, ya que el libreto se preocupa de que todos ellos aporten algo y que incluso, por pequeña que pueda ser, cuenten con una trama propia -Ojo de Halcón quizá sea el que peor parado sale, mientras que el Pantera Negra de Chadwick Boseman cumple, pero esperaba algo más de él-. Además, se crean dúos muy efectivos -impagable la química entre Sebastian Stan y Anthony Mackie– y se justifican a la perfección todas las tensiones que surgen.

Capitan America Civil War Bando Capi

Capitan America Civil War Bando Capi

De hecho, sorprende sobremanera que consigan que entendamos a los dos bandos hasta tal punto que su punto culminante tiene una energía emocional inesperada que hace que no tengamos claro lo que queremos que suceda. Una gran demostración de que Marvel puede ir mucho más allá -y hacerlo extraordinariamente bien- si se lo propone, aunque antes los Russo ya habían demostrado de lo que este universo es capaz en la magnífica escena del aeropuerto -ahí todo encaja tan bien que uno se queda embobado ante lo que sucede-.

La clave hasta cierto punto está en que Marvel tiene muy claro que no ha de cometer el error de querer abarcar más de la cuenta -bien reciente tenemos cierta comedia con la vuelta de un célebre dictador que falló por esa vía-, pero en su caso hay ocasiones en los que da la sensación de que no quieren poner toda la carne en el asador, seguramente para no quemar todas sus balas demasiado deprisa. Aquí además de genial entretenimiento se dan varios pasos en la buena dirección, pero ojalá hubiera sido alguno más.

En definitiva, ‘Capitán América: Civil War’ es Marvel volviendo a elevar el nivel, tanto en lo referente a impactarnos con gran espectáculo como en la necesidad de que pasemos un gran rato, pero sin olvidar que tienen tan ganado al público que se pueden permitir tocar aspectos emocionales que hasta ahora apenas había abordado tangencialmente. ¿La mejor película de superhéroes? Pues no, a tanto no llega, pero de las de esta compañía no sabría deciros…