‘Capitán Kóblic’, o cómo redimirse sin morir en el intento

Como no acordarme de Sebastián Borensztein. Ya con su filme de 2005 ‘La suerte está echada’ consiguió llamar mi atención y aunque decayera un poco ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0

Como no acordarme de Sebastián Borensztein. Ya con su filme de 2005 ‘La suerte está echada’ consiguió llamar mi atención y aunque decayera un poco cambiando de género con ‘Sin memoria’ (2010), logró conmoverme muchísimo con su entrañable y genial película ‘Un cuento Chino’ (2011). Ahora, Borensztein vuelve a cambiar de registro para presentarnos ‘Capitán Kóblic’ un drama que además de dirigir, también escribe junto al guionista Alejandro Ocón.

En ‘Capitán Kóblic‘ (‘Koblic’), Borensztein vuelve a hacer equipo con el gran Ricardo Darín (ya trabajaron juntos en ‘Un cuento chino‘), lo que sin duda ha supuesto un gran acierto, porque es difícil encontrar a alguien que resulte tan creíble, ya sea haciendo drama o haciendo comedia. La española Inma Cuesta se cuela también en el reparto de este proyecto interpretando a la sufridora Nancy (y consigue estar a la altura, aunque solo sea por el acento argentino que logra).

Desertando de los “Vuelos de la Muerte”

Darin En Koblic

Darin En Koblic

Corre el año 1977, Argentina se encuentra en plena Dictadura Militar. El Capitán Tomás Kóblic de la Armada Argentina decide desertar tras participar en uno de los infames “Vuelos de la Muerte” (un método empleado por la dictadura a para deshacerse de indeseables dejándolos caer, aún con vida, desde aviones en el océano), y se esconde en un colonia Santa Elena, un pueblo de la Provincia de Buenos Aires.

Allí ayudará a un viejo amigo en las tareas de fumigación aérea de los cultivos mientras duerme en su hangar. Por desgracia, aún así no conseguirá pasar desapercibido, ya que el Comisario local comienza a sospechar de sus movimientos. Las cosas se complicarán más para Kóblic cuando aparece en escena Nancy (Cuesta), la dependienta de la gasolinera del pueblo.

Aunque el contexto de la historia es la dictadura de Argentina, no es una película sobre esas atrocidades históricas. Sí que es cierto que contiene algunos tintes políticos pero aún así, es más un drama o un thriller, en el que tiene cabida también el western o el noir. Se trata de un estudio muy persuasivo de un clima de paranoia asfixiante y claustrofóbico en un pueblo rural fundamentalmente infeliz, en el que todos sus habitantes parecen sentirse desubicados, confusos, sin rumbo.

“Malo” pero arrepentido contra malo sin escrúpulos

Koblic

Koblic

Recordemos que Kóblic decidió huir de las atrocidades que cometían en aquellos aviones en lugar de denunciar los hechos, por lo que, el guión tiene que hacer lo imposible por demostrar que éste es un hombre fundamentalmente decente… y así es, sobre todo en comparación con el personaje de Velarde (muy bien interpretado por Oscar Martínez).

Mientras que el primero cuida y adopta a un perro herido, el segundo decide disparar a otro por ladrar demasiado alto. Se nota el arrepentimiento de Kóblic gracias a las expresiones de horror contenido en su rostro durante esos flashback que nos llevan de nuevo a aquellos vuelos del terror. El peor castigo para Kóblic no es otro que su propia conciencia…

‘Capitán Kóblic’ es una película en la que los personajes están diciendo continuamente a los demás que tengan cuidado con lo que dicen o que “esta conversación no tuvo lugar, esto no sucedió“. De hecho, el pueblo donde se desarrollan los acontecimientos bajo la mirada cada vez más atenta y sospechosa del jefe corrupto de la policía no es más que una metáfora para resaltar la situación del país en aquel momento.

Un guión irregular

Koblic Darin Y

Koblic Darin Y

El guión de la película es claro en su estructura, pero tarda demasiado tiempo en dar a conocer su conflicto principal. Por otro lado, una vez desencadenado, suceden algunos acontecimientos (por ejemplo el romance de la historia) de una manera tan repentina que resultan hasta forzados, cosa que consigue acabar con cualquier resquicio de verosimilitud.

Por no hablar del inesperado giro final en el que Kóblic cambia radicalmente de actitud. Tal vez, la justicia poética de ese final es necesaria, pero la trama no puede apoyarlo. Sin embargo, todas estas carencias se ven suplidas por el trabajo del siempre espectacular Darín, así como el de Martínez, totalmente merecedor del premio a mejor actor de reparto que obtuvo en el Festival de Málaga por su personaje de comisario corrupto en ‘Capitán Kóblic’.

Los aspectos positivos de la cinta se extienden a la parte técnica con una fotografía espectacularmente cuidada que la hizo plenamente merecedora de una Biznaga en el citado festival. Muy inteligente el uso de los flashbacks en los que se juega con colores y las luces, especialmente en aquellos momentos en los que el protagonista recuerda con angustia unos hechos que le causaban auténtico terror.

Lo mejor: Ricardo Darín (¿se nota que le admiro?) y el apartado técnico de la película. Lo peor: Algunas tramas del guión resultan inverosímiles.