‘Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts’, deliciosa nostalgia

2015 ha sido un año plagado tanto de grandísimas películas como de bodrios insoportables, pero siempre será mejor despedir el año con el estreno de algún ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,60

2015 ha sido un año plagado tanto de grandísimas películas como de bodrios insoportables, pero siempre será mejor despedir el año con el estreno de algún título que realmente merezca la pena. En mi caso voy a tener la suerte de hacerlo con dos, ya que este pasado jueves os comenté lo mucho que me había gustado ‘El desafío (The Walk)’ y hoy me toca hacerlo con otro que me dejó un gran sabor de boca. Me refiero a ‘Carlitos y Snoopy: La Película de Peanuts’ (The Peanuts Movie).

Mi compañero Sergio ya dejó bien claro en su crítica que uno de los mayores logros de la cinta es que ha sabido trasladar a la perfección la esencia que convirtió a la tira cómica original de Charles Schulz en una obra memorable con millones de fans a lo largo de todo el planeta. SI algo funciona, ¿para qué vas a cambiarlo? Eso no es siempre un acierto –aunque lo contrario a veces sirva como base para engendros como ‘Garfield’-, pero en el caso que nos ocupa es la clave para convertirla en una delicia nostálgica.

Carlitos y Snoopy: La Película de Peanuts’, sinónimo de diversión

Escena Carlitos Y Snoopy

Escena Carlitos Y Snoopy

Carlitos y Snoopy: La Película de Peanuts’ es toda una rareza en los tiempos que corren, ya que renuncia a cualquier tipo de humor post-moderno para apostar por un relato inocente y honesto que nunca engaña al espectador. Además, tampoco recurre a grandes temas, sino que confía en el día a día de los personajes para construir un relato que llega directo al corazón del espectador, y lo hace acordándose de crear una historia convincente para sus protagonistas –es cierto que algún secundario está ahí porque tiene que estar y no mucho más, pero nunca llega a ser una molestia- y muy divertida para el público.

Es verdad que para ello usa esa cada vez más desgastada nostalgia que va camino de no ser más que una forma de conseguir el dinero de los espectadores, pero aquí sucede algo muy particular, y es que realmente te da la sensación de que lo primero que han querido conseguir sus responsables es replicar todo lo que hizo grande a la tira cómica original e intentar trasladarlo a los niños de hoy en día.

Snoopy

Snoopy

No tengo del todo claro hasta qué punto es un completo éxito en ese último punto, ya que en el único punto que sí noté lo que podría ser una ligera concesión fue en el hecho de que quizá falta un pequeña dosis extra de crueldad para con Charlie Brown –es cierto que su mala suerte sigue ahí, pero yo la recordaba aún mayor-. Además, se ha optado por un ritmo un poco menos reposado, pero en ambos casos se trata de pequeños detalles que no llegan a alterar en prácticamente nada el universo creado por Schulz y que sirven para que los más pequeños de la casa entren mejor en un relato inusual en los tiempos que corren.

Donde sí triunfa a lo grande la película es en ofrecer una notable película para el público adulto, en especial para aquellos más predispuestos a sacar pegas a cualquier cosa que no les devuelva ese sentimiento que tenían asociada tanto a la obra original como a las películas y sus especiales televisivos. De hecho, ‘Carlitos y Snoopy: La Película de Peanuts’ es un reencuentro con estas últimas, habiéndose realizado un meticuloso casting para que los niños que prestan su voz a los personajes transmitan lo mismo que antaño.

Guión y animación con las ideas muy claras

Imagen Carlitos Y Snoopy La Pelicula De Peanuts

Imagen Carlitos Y Snoopy La Pelicula De Peanuts

Sin embargo, eso sería algo anecdótico de no ser porque también se refleja en un modélico guión en el que no se ha dejado absolutamente nada al azar y que evita caer en baches de ritmo para que todo fluya con una sencillez intachable en cuanto caes rendido al encanto de lo que propone. Eso sí, he de ser sincero y reconocer que disfruté más con la parte centrada en Charlie Brown que la dedicada a Snoopy, pero eso es algo que siempre me ha pasado con esta obra y sus adaptaciones. Aclarado eso, el salto a nuestro tiempo de ambas resulta difícilmente mejorable sin traicionar sus peculiares características, así que poco que reprochar por aquí.

Para el final he querido dejar una animación que no me transmitían demasiado confianza cuando empezaron a verse las primeras imágenes de ‘Carlitos y Snoopy: La Película de Peanuts’, pero que a la hora de la verdad resulta quizá el mayor acierto de la función. Su utilización de la animación en 3D para buscar un look lo más cercano posible a las 2D funciona de forma impecable y ayuda a que ese delicado equilibrio entre tradición y modernidad funcione mucho mejor. Además, hay escenas puntuales con soluciones de animación de lo más interesantes, y todo ello siendo en todo momento de lo más vistoso.

En definitiva, Carlitos y Snoopy: La Película de Peanuts’ es una pequeña gran película que respeta de forma escrupulosa el material que adapta, y además hace regalándonos diversión y nostalgia de calidad. Una gran opción para ir al cine estos días, tanto si tienes que acompañar a algún niño como si simplemente quieres ir tú solo a pasártelo en grande. Muy recomendable.

En Blogdecine: Encuentro con el director Steve Martino: “Seguimos el tono y el espíritu que Carlitos y Snoopy siempre ha tenido”