Christopher Lee ha muerto

“Odio estar parado. Como el querido Boris Karloff solía decir, cuando muera quiero morir con las botas puestas.” Hoy es un día triste para el ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
2,50

Christopher Lee

“Odio estar parado. Como el querido Boris Karloff solía decir, cuando muera quiero morir con las botas puestas.”

Hoy es un día triste para el séptimo arte: ha muerto Christopher Lee. El famoso actor británico estuvo ingresado en un hospital de Londres por problemas respiratorios y del corazón durante las últimas tres semanas. Falleció a los 93 años el pasado domingo pero su mujer, Gitte Kroencke (con la que se casó en 1961), avisó primero a la familia antes de informar a los medios.

Cuenta con cerca de 300 títulos en su filmografía, lo que le convierten en uno de los intérpretes más prolíficos de la Historia. Comenzó su carrera en la década de los 40 y conoció la fama a finales de los 50 por sus trabajos con la Hammer; su primer éxito fue encarnar a Drácula en 1958 a las órdenes de Terence Fisher. Su físico y su voz le hicieron especializarse en papeles de villanos, por los que será recordado; le llamaban “leyenda del terror” pero él rechazaba la etiqueta.

Adiós a una leyenda que fue Drácula, Sherlock Holmes, Fu-Manchú, Saruman…

Christopher Frank Carandini Lee nació el 27 de mayo de 1922, casualmente el mismo día, 11 años después, que Vincent Price, otro mito cuyo legado está unido al género de terror y fantasía. Participó como espía en la II Guerra Mundial y cuando el conflicto terminó probó suerte en la industria del cine por recomendación de un familiar. De sus inicios cabe destacar ‘La maldición de Frankenstein’ (‘The Curse of Frankenstein’, 1957), donde daba vida a la monstruosa criatura; un papel que consiguió gracias a su altura.

“Había visto horribles, horribles cosas, sin decir una palabra. Así que ver el horror retratado en el cine no me afectaba mucho.”

Es el único actor que ha dado vida en el cine a Sherlock y Mycroft Holmes. Otros papeles destacados son Fu Manchú en ‘El regreso de Fu-Manchú’ (‘The Face of Fu Manchu’, 1965) y cuatro secuelas, Scaramanga en ‘007: El hombre de la pistola de oro’ (‘The Man With the Golden Gun’, 1974), Saruman en las trilogías de ‘El Señor de los Anillos’ (‘The Lord of the Rings’, 2001-2003) y ‘El Hobbit’ (‘The Hobbit’, 2012-2014) o el Conde Dooku en ‘Star Wars: Episodio II – El ataque de los clones’ (‘Star Wars: Episode II – The Attack of the Clones’, 2002).

“La gente “buena”… ser constantemente noble puede ser muy poco interesante. Hay un lado oscuro en todos nosotros, y para nosotros la gente “mala”, el lado malo domina. Creo que hay una gran tristeza en los villanos, y he intentado poner eso en todo. No podemos frenarnos a nosotros mismos de hacer lo que hacemos.”

Curiosamente, la película de la que se sentía más orgulloso no es ninguna de las más célebres. Se decantaba por ‘Jinnah’ (1998) donde daba vida al fundador de Pakistán; era su favorita por la “inmensa” responsabilidad de su papel. Fue nombrado caballero por la reina Isabel II en 2009 y recibió numerosos galardones por su trabajo en cine y televisión, reconocimientos a una carrera que se extendió a lo lago de siete décadas:

“Creo que actuar es una mezcla de instinto, imaginación e inventiva. Todo lo que puedes aprender como actor es técnica básica”.

Como sabréis, actuar no era su única vocación, también se dedicaba a la música. Colaboró con grupos de heavy metal como Manowar y Rhapsody of Fire, y sacó un par de discos en solitario (el último lanzado en 2010).

Descanse en paz.