Ciencia-ficción: ‘La galaxia del terror’, de Bruce D. Clark

Llegaba el viernes. Terminaba la semana escolar. Comenzaban dos días y medio en los que a la ineludible visita al cine para dar cuenta del estreno que ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
1,80

La Galaxia Del Terror Poster

Llegaba el viernes. Terminaba la semana escolar. Comenzaban dos días y medio en los que a la ineludible visita al cine para dar cuenta del estreno que correspondiera se unía la aún más necesaria al videoclub de al lado de casa para, bien alquilar la última novedad que les hubiera llegado —y que uno, por aquello de tener algo de enchufe, siempre tenía reservada— bien, caso de no haberla, rebuscar una vez más en unas estanterías que me sabía de memoria para rescatar alguna de esas películas con títulos evocadores y caratulas mega-chachi que tanto abundaban en los ochenta.

Tal práctica —la de alquilar un VHS por lo molona de su portada— se saldó casi siempre con el enésimo descubrimiento de uno de tantos títulos de esos que, ya debido al frenesí productor italiano, ya a alegre y descarada copia de ideas llevada a cabo al otro lado del charco, terminaron formando parte del acervo cinematográfico más casposo del que esto suscribe. Un acervo no cabe duda compartido por muchos de los que leéis estás líneas que, un buen día, fue a dar con este “curioso” título que es ‘La galaxia del terror (‘Galaxy of Terror‘, Bruce D. Clark, 1981).

Coqueteando con el octavo pasajero

La Galaxia Del Terror 1

Consideremos por un momento que aquél fin de semana en el que servidor alquiló la cinta producida por Roger Corman, todavía no había tenido acceso —y no me pregunten por qué, es algo que se escapa a la memoria— a ver ‘Alien, el octavo pasajero’ (‘Alien’, Ridley Scott, 1979) y que, debido a ello, el recuerdo que guardaba antes del segundo visionado que realicé de la cinta hace unos días era el de un filme de marcado acento cutre pero con algunas ideas bastante originales que, por la razón que fuera, no atribuía a ninguna “herencia” en especial.

Ese vago recuerdo queda parcialmente demolido cuando, después de treinta años —y muchísimas películas a mis espaldas— vuelvo a acercarme a este producto de serie B del género con objeto de sacarlo a colación en este ciclo para comprobar cómo, sin ningún tipo de vergüenza, el guión firmado a cuatro manos por Marc Siegler y Bruce D.Clark con la ayuda puntual del ubicuo Corman, bebe de forma directa de aquél con el que Dan O’Bannon y Ronald Shusset revolucionaron la historia de la ciencia-ficción sólo dos años atrás.

De hecho, el libreto de ‘La galaxia del terror‘ se ciñe a la perfección a esa regla no escrita de “tomemos una idea ya usada, sazonémosla hasta que no parezca la misma y, toda vez la llevemos a cabo, que no quede duda de la fuente de la que partió”. Un esquema de funcionamiento que sigue dando juego en el Hollywood actual y al que la cinta que hoy nos ocupa se acopla de forma tan íntima que, eliminando la mucha paja inservible que se puede encontrar aquí, lo que en esencia queda inicialmente —énfasis en inicialmente— es una iteración más sobre el esquema de la imitada producción dirigida por Scott.

‘La galaxia del terror‘, ¿un filme precursor?

La Galaxia Del Terror 2

Ahora bien, al César lo que es del César, si dejamos de lado las disquisiciones sobre su claro punto de partida, obviamos lo paupérrimo y/o risible de sus sobreactuadas interpretaciones, no nos fijamos en las muchas carencias narrativas en las que incurre y nos olvidamos por un momento de los cuatro dólares mal contados con los que se puso en pie —la cinta se rodó con un presupuesto de 1,8 millones—, hay dos puntos a valorar en ‘La galaxia del terror‘ que validan hasta cierto extremo el incluirla en este ciclo…aunque sea a costa de lo puntualmente doloroso de tener que verla.

El primero de ellos es, como ya ocurriera con ‘Los 7 magníficos del espacio’ (‘Battle Beyond the Stars’, Jimmy T. Murakami, 1980) , la presencia de James Cameron al frente del departamento de diseño de producción. Superando lo conseguido en el citado filme, el futuro cineasta saca aquí espectacular partido de lo limitado del presupuesto para concretar unos ambientes pesallidescos entre los que destaca por derecho propio la ominosa presencia de esa pirámide que es protagonista de fondo de la segunda mitad del filme.

La Galaxia Del Terror 3

Junto a lo conseguido con ella, y con otros aciertos puntuales que sumar al trabajo de Cameron, el segundo punto a considerar a la hora de justificar la posible validez de ‘La galaxia del terror‘ es que, en todo lo que se aleja de los patrones de ‘Alien’ —que, ojo, no es poco— la cinta sirve como precursora, por ejemplo, de esa magnífica pesadilla que fue ‘Horizonte final’ (‘Event Horizon’, Paul W.S. Anderson, 1997), siendo aquí la citada pirámide el equivalente de la nave espacial que hacía realidad los más horribles temores de sus pasajeros.

A lo inesperado de tal descubrimiento se une la famosa escena de la violación del personaje interpretado por la voluptuosa Taaffe O’Connell —una secuencia que haría ruborizar a los responsables de ‘Urotsukidôji – La leyenda del señor del mal’ (‘Chôjin densetsu Urotsukidôji’, Hideki Takayama, 1989)— y algún que otro momento suelto que hace que, al contrario que otros sub-productos de la época, esta cinta no sea un completo desastre y hasta mantenga cierto inexplicable encanto. Quizás no el suficiente para rescatarla en un futuro, pero cierto encanto a fin de cuentas.

Palabras relacionadas: