Cómic en cine: ‘Vengadores: La era de Ultrón’, de Joss Whedon

Para que no quepa duda. Para que los que así lo queráis no tengáis que leer todo lo que vendrá después del salto. Para hacer merecida justicia a una cinta ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
2,60

Vengadores La Era De Ultron Poster

Para que no quepa duda. Para que los que así lo queráis no tengáis que leer todo lo que vendrá después del salto. Para hacer merecida justicia a una cinta de la que a mi parecer no se está hablando como se debería. En definitiva, para dejar claro antes de desmenuzarla, cuál es MI opinión acerca de ‘Vengadores: La era de Ultrón’ (‘Avengers: Age of Ultron’, Joss Whedon, 2015), sirvan las siguientes cinco líneas.

SÍ. Está a la altura. SÍ. Son dos horas y veinte que vuelan sin que uno se de cuenta. SÍ. Son 140 minutos que vais a desear que nunca terminen. SÍ. Si su predecesora era un sueño hecho realidad para los amantes del cómic esta es, a todas luces, una grandiosa continuación de dicho sueño. SÍ. Marvel vuelve a dejar claro que no tiene rival en este tipo de cine. SÍ. Es una secuela que es todo lo que los aficionados al cómic y al cine podríamos haber esperado…y mucho más.

Imperfecta perfección. Pequeña digresión

Vengadores La Era De Ultron 2

Aún con la vehemente contundencia que he querido instilar en el párrafo anterior, no es ‘Vengadores: La era de Ultrón’ un filme perfecto —como, si me lo permitís, tampoco era el anterior—. Hay momentos —pocos— en los que los diálogos de Whedon parecen algo impostados; la combinación de las partituras de Brian Tyler y Danny Elfman funciona de forma desigual, quedando fijados los mejores momentos de la cinta en lo que el segundo rescata del trabajo de Silvestri para la primera parte; la inclusión de algún que otro personaje aporta poco o nada a la trama y la fotografía podría haberse cuidado con más mimo.

Pero, como podréis suponer, si tales nimiedades sirven para alejar al filme del título de magistral, no hacen no obstante mella suficiente como para bajar la calificación que servidor le otorgaría a la producción de un categórico sobresaliente. Y aquí me vais a permitir una somera digresión que viene a colación de algunos de los comentarios que en los últimos días habéis ido dejando en las diversas entradas que esta semana han servido para cubrir lo que aún no se había comentado en este especial sobre el Universo Marvel Cinematográfico.

Vengadores La Era De Ultron 1

Adoro el cine. Y lo adoro en todas sus expresiones. Tanto las de gran pompa y circunstancia y aún más revuelo como las que representa esta cinta que —si no me equivoco— está llamada a aventajar en taquilla a su predecesora, como aquellas de pequeño calado que pasan casi sin ser vistas por los cines de nuestro país o, cuando el cuerpo así lo pide, esas mal llamadas “de arte y ensayo” que sirven para seguir explorando las muchas fronteras que atesora el séptimo arte.

Ahora bien, cada cosa en su lugar. Jamás se me ocurriría comparar —como alguno con ánimos de animar el cotarro lo hacía el otro día— lo que como espectador pretendo sacar en claro de una superproducción de 250 millones con lo que busco cuando me acerco a una de diez. O quizás sí. Quizás las sesudas reflexiones de un guión rodado con cuatro perras y las que cabe encontrar aquí difieran como una hamburguesa de comida rápida de una de la del Bulli, pero en última instancia ambas deben cumplir un cometido incuestionable: ENTRETENER.

Vengadores La Era De Ultron 4

Podrán buscarse —deben de hecho buscarse— ulteriores valores que sean los que separen el oro de la paja, pero si una película no entretiene, por muy perfecta que sea en su concreción visual, “apaga y vámonos”. Y si es de entretenimiento de lo que estamos hablando. Si lo que hemos de valorar es la capacidad de un filme para evitar que mires el reloj en clara señal de hastío. Entonces, sin duda, ‘Vengadores: La era de Ultrón’ se sitúa en una posición de ostentosa ventaja.

Y lo hace porque si hay algo que Joss Whedon ha tenido claro hasta el momento en (casi) toda empresa que ha acometido para la pequeña, la gran pantalla o las páginas de un cómic —algún desliz como el guión de cierta cuarta parte con xenoformo de por medio se le perdona— es saber como entretener y como convertir dicho entretenimiento en algo a lo que valga la pena, y mucho, acercarse. Una cualidad ésta que en el filme que nos ocupa se puede encontrar de principio a fin…literalmente.

Vengadores: La era de Ultrón’, en lo más alto

Vengadores La Era De Ultron 5

Si os preguntara cuál es vuestra escena favorita de ‘Los Vengadores‘ (‘Avengers’, Joss Whedon, 2012) es más que probable que muchos citaríais aquella en la que la cámara de Whedon sigue a los héroes en un falso aunque genial plano secuencia mientras se enfrentan a las fuerzas Chitauri por las calles de Nueva York. Sabéis a cuál me refiero, ¿verdad? Pues quedáos con esa idea en la cabeza, sumadle unos minutos más, y tendréis la primera secuencia de esta magnífica segunda parte.

Un prólogo que presenta a Iron Man, Thor, el Capi, Viuda Negra, Hulk y Ojo de Halcón tratando de desmantelar la última de las bases de Hydra —se presupone que es a lo que se han estado dedicando desde la caída de S.H.I.E.L.D— y que deja claro que la apuesta de la cinta no va a ser precisamente la de permitir que los niveles de adrenalina decaigan en el respetable por debajo de aquellos en los que se sitúan tras esos primeros diez minutos.

Vengadores La Era De Ultron 6

Antes bien, si algo resulta tremendamente llamativo del metraje es que, aún contando con la presencia de no pocas secuencias de exposición de trama y más desarrollo de personajes, éstas están tan bien imbricadas en el tejido de la acción que, junto a las cuatro set-pieces que jalonan sus dos horas y veinte, conforman un todo que nunca parece tener bajones de ritmo narrativo o, si los tiene —que me costaría asumir que alguien así lo creyera— son tan sutiles que resulta harto complicado aprehenderse de ellos.

No daré aquí cuenta del hilo conductor a través del que Whedon nos lleva de aquí para allá, pero si me gustaría destacar que, con la dificultad que parecía comportar el poder estar a la altura de las circunstancias y llegar a equipararse tanto a la batalla de Nueva York como a la que tenía lugar en lo alto del Potomac el año pasado, tanto la campal batalla en las calles de Johannesburgo, como aquella que tiene lugar en Seúl o la que sirve como alucinante clímax cumplen dicho objetivo con holgura.

Vengadores La Era De Ultron 3

Cubierto el cupo de tortas, explosiones, piruetas imposibles y hazañas aún más increíbles, lo que sigue residiendo en el corazón de ‘Vengadores: La era de Ultrón’ era lo mismo que hacía palpitar a su antecesora: un profundo respeto por los personajes y una fuerte voluntad por hacer de ellos figuras creíbles por las que sentir empatía. Una voluntad que aquí es digna de encomio en lo que respecta al terceto de personajes que aún no han contado con filme propio que explore sus personalidades. Me refiero, cómo no, al Bruce Banner de éstos dos filmes, a Natasha Romanoff y a Clint Burton.

Me parece un singular golpe de genialidad el tratamiento que reciben los dos primeros y la sorprendente sinergia que entre ellos se produce e, igualmente, lo mucho que la cinta explora la vida del tercero en discordia. Es más, de cara a esa entrega de testigo que se produce a la finalización de la proyección, a esa necesaria renovación de savia que veremos a partir de ahora , pocas dudas pueden albergarse acerca de la precisión con la que el guión justifica de forma plena las decisiones que toman cada uno de dichos personajes.

Vengadores La Era De Ultron 7

Aplaudo también, porque es digno de ser aplaudido, la aparición de Wanda Maximoff —quizás no tanto la de Pietro, aunque tenga un par de momentos magníficos— y, sobre todo, de la Visión, dos Vengadores acerca de los que se espera mucho en el futuro de la franquicia y que aquí tienen momentos para el lucimiento de esos que sólo Whedon parece saber poner en pie con una dirección esmerada y unos recursos narrativos que, de nuevo, lo convierten en todo un maestro en esto del arte de entretener.

Completada la experiencia —que, no dudéis ni un instante, será repetida en los próximos días— con esos pequeños atisbos a lo que está por venir en el futuro aún lejano del discurrir del universo marvelita, sólo me resta insistir en que ‘Vengadores: La era de Ultrón’ es, al cine de superhéroes, lo que alguno de los mejores eventos que han jalonado la historia de los cómics de los que dimana. NO hay aquí, o al menos yo no la encuentro, agotamiento de las fórmulas Marvel. Acaso, una refutación incuestionable de que éstas están, cuando así se quiere, a un nivel insuperable.

Otra crítica en Blogdecine |Vengadores: La era de Ultrón’, un paso atrás