Del cine a la televisión en 10+1 series

El anuncio hace tres días en la recién terminada Comic-Con de que Starz, la productora de series como ‘Spartacus’ (id, 2010-2013) o ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,60

Cine Y Tv Ppal

El anuncio hace tres días en la recién terminada Comic-Con de que Starz, la productora de series como ‘Spartacus’ (id, 2010-2013) o ‘Black Sails’ (2014- ), se disponía a emitir a partir de octubre ‘Ash vs. Evil Dead’ —de la que hablaremos un poco más abajo— es el punto de apoyo sobre el que se levanta un artículo en el que nos disponemos a repasar 10 series actuales que han terminado dando la vuelta a la tónica habitual del séptimo arte adaptando todo aquello que se le pone a tiro.

Pero que conste que, aunque vayamos a fijar nuestra atención en esta decena de cabeceras, la práctica de bien continuar el argumento de un filme, bien adaptarlo al formato televisivo, no es algo exclusivo del s.XXI. De hecho, podríamos remontarnos a mediados de los cincuenta para encontrar la que, probablemente, sea la primera vez que la “caja tonta” miraba a un vástago de su hermana mayor para intentar captar la atención de los espectadores. Y no a uno cualquiera, sino a la mismísima ‘Casablanca’ (id, Michael Curtiz, 1942) con una precuela emitida por la ABC entre 1955 y 1956.

Desde entonces, muchas y muy, pero que muy variadas han sido las ocasiones en los que el tubo catódico ha mirado con ojos tiernos a una producción cinematográfica en particular o al universo por ella generado para sacarse de la manga productos que, en un amplio porcentaje de las mismos, nunca supieron perpetuar la aceptación de aquello que les servía de origen. Y aquí, como es obvio, podríamos invertir párrafos y párrafos en ir desgranando las que servidor considera como las que mejor supieron capturar la idiosincrasia de la película, reinterpretándola de manera brillante para la emisión semanal.

Pantera Rosa

Pero no es ese el objetivo de esta entrada, así que en lugar de un repaso concienzudo, os váis a tener que conformar con un recorrido sucinto que comenzaría, sí o sí, con la traslación animada de las desventuras de ese felino que de forma puntual hacía la vida imposible a cierto inspector de policía en esa maravillosa cabecera que fue ‘La pantera rosa’ (‘The Pink Panther Show’, 1969-1980). De hecho, es quizás el mundo de la animación el que más hincapié ha hecho en traerse ideas de la gran pantalla, con series que han trasladado a los Cazafantasmas, Rambo, Bitelchús, Clerks, Karate Kid, la Máscara o a los Spaceballs.

Eso sí, el mundo de la imagen real no se queda tampoco atrás, y de todo lo que cabría recordar, el que esto suscribe se quedaría con la mítica ‘MASH’ (1972-1983) —y sí, faltan los asteriscos en el título, pero el editor no me deja meterlos—, con las diez temporadas de ‘Stargate SG-1’ (1997-2007), con esa digna continuación de la cinta de John Carpenter que fueron los únicos veintidós episodios de ‘Starman’ (1986-1987) y, por supuesto, con muchas —que no todas— de las veinticuatro entregas que tuvo ‘Las aventuras del joven Indiana Jones’ (‘The Young Indiana Jones Chronicles’, 1992-1993).

Dejando atrás miradas nostálgicas, centremos ya nuestra atención en las diez series que, en emisión actual, siguen perpetuando la sana costumbre de querer que la magia de una idea no se suscriba de forma exclusiva a dos horas de metraje y encuentren continuidad en un número indefinido de episodios que, entre veintidós y sesenta minutos permitan a sus creadores explorar de forma más intensa un cosmos que en el cine se habrá quedado muchas veces a medias. Aquí las tenéis, en estricto orden alfabético.

1. ’12 Monkeys’ (SYFY, 2015- )

Esta reimplementación de la magistral cinta de Terry Gilliam contaba desde su concepción con mi completa antipatía. Querer trasladar una idea que, mostrada con habilidad extrema por el ex-Monty Python, era perfecta en su concepción fílmica y hacerlo mediante el obvio y único recurso de abundar en los desplazamientos espacio-temporales hacia prever lo peor. Si a eso le añadimos que ningún actor, por carismático que fuera, iba a poder sustituir a los Bruce Willis y Brad Pitt originales, todo parecía alinearse para que la serie no fuera de mi agrado.

Desafortunadamente, no ha sido ésta una de esas numerosas ocasiones en las que he errado juicio: con la clara intención de aguantar la temporada entera para poder emitir una valoración en condiciones, sólo tres episodios sirvieron para que me decidiera a abandonar un espacio televisivo que en sus muchas diferencias para con la cinta de 1995, agota de forma fulgurante sus pocas armas. Además, como decía, Aaron Stanford, su protagonista principal, hace que añoremos constantemente al James Cole que conocíamos en los cines hace veinte años.

2. ‘Ash vs. Evil Dead’ (id, Starz, 2015)

Lo dije al comienzo y no me gusta incumplir mi palabra. Bien es cierto que todo lo que podamos afirmar sobre el regreso del Ash de Bruce Campbell es aventurar a la ligera, pero también lo es que las impresiones que deja el tráiler que provoca la escritura de esta entrada no podrían ser más positivas: por lo que se aprecia en él, tendremos de vuelta, aunque no en plena forma, al personaje pagado de sí mismo que conociéramos sobre todo en la segunda y tercera entregas de la trilogía filmada por Raimi entre los ochenta y principios de los noventa; volverá la motosierra, la casquería, el Necronomicon y, por supuesto, “deadites” a mansalva. Contando los días estoy ya…

3. ‘Bates Motel’ (A&E, 2013- )

Si ya me pareció una aberración que Gus Van Sant metiera sus zarpas en ese horrendo e innecesario remake “plano por plano + uno” que el cineasta hizo de ‘Psicosis’ (‘Psycho’, Alfred Hitchcock, 1960), querer contar el origen de Norman Bates empezando desde su torturada adolescencia bajo la opresión de una madre controladora era, cuanto menos, de todo punto innecesario.

Con todo, ‘Bates Motel’ no arrancaba mal, la elección de Freddie Highmore y Vera Farmiga en los roles de hijo y madre se descubría como uno de los mejores valores de una serie que discurría en sus primeros capítulos de forma más o menos correcta hasta que, llegado el momento, comenzaba a quedar deslucida por algo muy obvio: su poca capacidad para sorprender al espectador que sabe que Norman terminará siendo un psicópata asesino. Ante esa verdad, poco pueden hacer los muchos giros y falsas tensiones que intenta generar el discurrir de una trama que todos sabemos como acabará.

4. ‘Daredevil’ (Netflix, 2015)

De acuerdo. Meter ‘Daredevil’ en este repaso es una decisión algo cuestionable por cuanto la apuesta de Marvel y Netflix no proviene del cine sino del cómic. Pero hay dos razones de peso para que la hayamos incluido. La primera, su incuestionable futura conexión con el Universo Marvel Cinematográfico junto a lo que la cadena de pago seguirá produciendo con el resto de personajes que tiene previsto lanzar en los próximos dos-tres años. La segunda, y más importante, que los trece episodios de ‘Daredevil’ son, junto a los doce de ‘Sense 8’ LO MEJOR que servidor ha visto en la pequeña pantalla en lo que llevamos de año.

Y lo es por muchos motivos que resultaría imposible resumir en un único párrafo —si queréis saberlas todas, pasaos por aquí. De entre ellas, de esas muchas razones que colocan al origen del héroe ciego a una altura casi imposible de alcanzar por otras producciones televisivas, destacaría tanto la seriedad con la que Drew Goddard y Steven S.DeKnight tratan a su criatura apartándola del humor nada disimulado que aparece en todas o casi todas las cintas Marvel como, por supuesto, la elección de Vincent D’Onofrio y Ayelet Zurer como Wilson Fisk y Vanessa, dos personajes soberbios que sirven como mejor exponente del superlativo nivel de 13 magistrales horas de televisión.

5. ‘Dreamworks Dragons’ (Cartoon Network & Netflix, 2012- )

El mundo de la animación sigue estando muy presente, como ya lo hiciera en el pasado, en esas miradas que la pequeña pantalla realiza a su hermana mayor y, sin ser el ejemplo más brillante de ello —mirad un poquito más abajo para saber cuál es dicho ejemplo— ‘Dreamworks Dragons’ es una clara muestra de que las productoras no limitan la efectividad de un producto a las pocas o muchas semanas que un filme pueda mantenerse en cartelera, a las ventas de merchandising que de él se deriven o a lo que el mercado doméstico dé de sí.

Puente entre la primera y la segunda entregas de la saga de ‘Cómo entrenar a tu dragón’ (‘How to Train Your Dragon’, Dean DeBlois, Chris Sanders, 2010), y con una animación CGI que se queda varios enteros por debajo de lo que se puede ver en ambos filmes —aunque la entrada en liza de Netflix haya sentado bastante bien a la calidad global del producto en términos visuales—, la serie lidia con desigual fortuna con los esfuerzos de Hipo por que los habitantes de Berk acepten a los dragones como parte de su vida diaria. Algo infantil comparada con los filmes, la cabecera es un grato entretenimiento…y poco más.

6. ‘Fargo’ (FX, 2014- )

Fue la serie que estuvo en boca de todo el mundo el año pasado y a principios de éste cuando se hizo con tres merecidísimos premios Emmy —de los quince a los que estaba nominada— y dos Globos de Oro. Y no es para menos. Inspirada en la cinta homónima dirigida por los hermanos Coen a mediados de los noventa, la primera temporada de ‘Fargo’ narraba la historia —completamente inventada aunque se nos hiciera creer lo contrario— de Lester Nygard, empleado de una empresa de seguros que un buen día asesina a su mujer.

Encarnado por un Martin Freeman asombroso, y con unos Billy Bob Thornton, Colin Hanks y Allison Tolman completando el reparto, el nivel de mala baba, de humor negro como el carbón y de violencia explícita que gastan los diez episodios de ‘Fargo’ dejan el listón muy alto para lo que la segunda temporada, protagonizada por Patrick Wilson, será capaz de ofrecernos cuando FX la emita el próximo mes de septiembre. Ambientada en 1979, la premisa de partida de esta nueva decena de capítulos que nada tendrán que ver con sus antecesores promete sobre el papel. Esperemos que no defraude.

7. ‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D’ (2013- )

Nacida de la “necesidad” de Marvel de ampliar miras e intentar imponer su hegemonía sobre DC tanto en el cine como en la televisión, ‘S.H.I.E.L.D’ ha sido hasta el momento una serie de comportamiento discreto que sólo ha planteado momentos de moderado interés cuando se han acercado los estrenos de ‘Capitán América: El soldado de invierno’ (‘Captain America: The Winter Soldier’, Anthony y Joe Russo, 2014) y ‘Vengadores: La era de Ultrón’ (‘Avengers: Age of Ultron’, Joss Whedon, 2015).

Más allá de lo que el discurrir de la serie se ha dejado influenciar por ambos filmes, la verdadera relevancia de ‘Agents of S.H.I.E.L.D’ estriba, de una parte, en haber sido la responsable en traer de vuelta al Phil Coulson encarnado por Clark Gregg y, por lo que se ha podido ver durante la práctica totalidad de la segunda temporada que finalizaba el pasado mes de mayo, en el más que obvio impacto que los acontecimientos de la misma —y de lo que está por venir— tendrán en la puesta en escena de ‘Los Inhumanos’ cuando la cinta se estrene en 2019.

8. ‘Scream’ (MTV, 2015- )

Sin contar una tercera y cuarta entregas que me siempre he considerado bastante desangeladas, tengo que confesar que tanto ‘Scream: Vigila quién llama’ (‘Scream’, Wes Craven, 1996) como ‘Scream 2’ (id, Wes Craven, 1997) me parecieron dos elocuentes propuestas con las que Craven reinventaba en parte un género —el del slasher— en el que hacía años que, aparentemente, todo estaba dicho. Ahora bien, de ahí a querer trasladar la funcionalidad de las cintas a una serie de diez episodios había un trecho que servidor dudaba, y dudaba mucho, que la MTV supiera cubrir.

Quizás sea demasiado pronto para emitir un juicio de valor correcto cuando hasta el momento sólo hemos podido ver dos capítulos, pero lo cierto es que el alto nivel de escepticismo inicial ha dado paso a una grata sorpresa que ha ido en aumento del primero al segundo. ¿La historia decís? Pues más o menos la misma que en los filmes: un pequeño pueblo que tiene que hacer frente a una ola de crímenes cometidos por un encapuchado con máscara que parece salido del pasado de uno de los protagonistas. Lo dicho, una muy grata sorpresa…por ahora.

9. ‘Star Wars Rebels’ (Disney XD, 2014- )

Después de que ‘Clone Wars’ fuera clausurada “de aquella manera”, quedaba más o menos claro dentro de la mentalidad de mercadotecnia de la Disney que, bajo el auspicio de la nueva encarnación del universo de Star Wars, tendría que haber una nueva serie televisiva animada que supliera el hueco dejado por la cabecera que durante seis años se había dedicado a llenar el lapso de tiempo transcurrido entre los Episodios II y III. Nacía así ‘Star Wars Rebels’, una producción situada catorce años después de la caída de la República vista en el citado Episodio III y cinco antes de los acontecimientos cubiertos en ‘Una nueva esperanza’.

Con un arranque irregular, parecía que a ‘Rebels’ le iba a costar encontrar su identidad hasta que, a eso de mitad de la primera temporada, comenzó a encontrar una voz propia que hizo que el interés por los destinos de Kanan —un jedi oculto a los ojos del imperio—, el joven timador que acabará convirtiéndose en su padawan y los tripulantes de la Ghost fueran acaparando más y más nuestra atención gracias a un tono que bebe de forma directa de lo que uno cabría calificar como el espíritu de ‘La guerra de las galaxias’. Y atención, que la segunda temporada promete emociones aún más fuertes con la aparición recurrente de Darth Vader.

10. ‘Teen Wolf’ (MTV, 2011- )

La simpática cinta protagonizada por Michael J.Fox en el cénit de su carrera allá por 1985 —el mismo año que protagonizaba cierta primera entrega de una olvidada producción de viajes en el tiempo— ya conoció una versión televisiva animada en 1986. Pero la que hoy nos ocupa y da cierre a esta entrada es la que la MTV comenzaba a emitir hace cuatro años, un típico producto de la cadena inspirado en la premisa de partida de la cinta ochentera y dirigido a público adolescente que encierra poco o nulo interés y que servidor no aguantó más allá de su quinto o sexto episodio.

10+1. ‘Hannibal’ (NBC, 2013-105)

Y aquí terminaríamos si no fuera porque el título del artículo reza ’10+1 series‘ y sólo hemos dado salida a las diez primeras. La once, que incluímos de forma excepcional, no responde de forma directa al paso del cine a la televisión por cuanto bebe de las novelas originales de Thomas Harris más que de las diversas encarnaciones cinematográficas de las mismas.

No obstante, nos parecía que la relevancia del personaje de Hannibal Lecter en la historia del cine era más que justificación para incluir a una serie que ha sido objeto de controversia desde su inicio por lo muy explicito de las muertes que en ella se muestran y que el pasado mes de junio levantaba airadas respuestas de sus muchos seguidores cuando la NBC decidía cancelarla con la tercera temporada recién arrancada.

Dicho esto, y a riesgo de ser crucificado, más allá de lo fascinante de su puesta en escena y de un Mads Mikkelsen que sería razón suficiente por él mismo para acercarse a la cabecera, debo admitir que aguanté a duras penas la primera temporada y que, terminada ésta, abandoné una serie que me parecía bastante perdida. Hay voces que la tachan de sobrevalorada, yo prefiero optar por apoyar mi abandono debido a que, con las pocas horas que tiene el día y lo mucho que hay que ver a lo largo del mismo, algo habrá que dejarse por el camino, ¿no?