El bistec de Cifra

Quizás el principal problema de la primera Matrix (id, 1998) es la fama y posterior conversión de película para divulgar filosofía. Concretamente, el ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,30

Wall Street 1

Quizás el principal problema de la primera Matrix (id, 1998) es la fama y posterior conversión de película para divulgar filosofía. Concretamente, el dilema de la caverna de Platón, que aplica tan literal como superficialmente.

Sí, las aventuras de Neo sirvieron para que toda una generación – la mía – le viera un gusto indudable a lo de plantearse nociones elementales y adolescentes, pero sigo pensando que el momento más sexy del primer Matrix lo proporciona el traidor, Cifra (Joe Pantoliano) que cederá a Matrix, y a su implacable personificación, la integridad física de su equipo de rebeldes.

Cifra dice que sabe que es Matrix quien le proporciona el placer del bístec. Pero que “después de nueve años” (en el mundo real, a la intemperie) se da cuenta de que “la ignorancia es la felicidad”. ¡Es un momento espléndido” Y Pantoliano está estupendo, con toda esa mezcla de cansancio y reposo, frente al Agente Smith inexpresivo.

El caso es que no creo que Cifra esté diciendo realmente que la ignorancia es la felicidad. Por eso es una escena tan buena. Creemos que si lo hace, y por una parte, confirma esa extendida y vieja sospecha de que los ignorantes son más felices.

Y por lo tanto, el mundo consumista es idiota pero finalmente feliz, a la manera huxleyana. Todos esos lugares comunes son placenteros en si mismos probablemente porque nos colocan en una situación cómoda y facilona. Se trata de elegir entre felicidad e idiotez o inteligencia e infelicidad. Wall Street 1 Y sin embargo, la mayoría de personas están dejando de lado lo más sugerente de Cifra. No ha dejado de saber cómo es el mundo real y su frase es un vano consuelo. Es decir, Cifra no se ha olvidado de cual es la realidad y precisamente por eso, ha pactado con el enemigo la entrega de sus compañeros a cambios de ese momento de lujo impostado. En realidad, su diversión no es otra cosa que la constatación de que necesitamos descanso, caricias, películas tontas, vidas menos agitadas. ¿Y qué están diciendo lxs Wachowski?

Resignación y cinismo

Bien, no hay que olvidar que el único personaje que defiende la resignación es el traidor y termina hiriendo a los héroes. Pero precisamente por ello le dan uno de los pocos momentos humanos y simpáticos.

Una crítica frecuente a las secuelas de Matrix es que Neo (y Trinity y Morfeo) son personajes robóticos, poco humanos. La rave no basta, pero a mi, con el tiempo, no me parece una decisión inverosímil. Son guerreros solitarios en un mundo donde la experiencia capitalista es esencialmente virtual.

Es normal que su mundo analógico nos resulte ajeno. Y es, además, un estupendo acierto de lxs Wachowski. Wall Street 1 Y entretanto, vuelvo a Cifra: ¿qué nos está proporcionando, además de una resignación bien adornada? Yo creo que una defensa poco indecorosa del lujo. Sabemos que muchos de los placeres son momentáneos o superfluos, pero nos gustan.

Y además, Cifra está enseñando algo más importante (e infrecuente en el cine): su estupidez. Porque además de traicionar a sus amigos, Cifra es quien ha dado a la verdad el supuesto de que la verdad o la realidad ha de contener, por fuerza, los bístecs. De lo que concluyo que los cínicos son ingenuos abandonados a sus propias excusas para no llevar una buena conducta.

Por eso, esta escena de The Matrix me parece tan brillante.

Y sí, juiciosa.