El imprescindible Sydney Greenstreet

“Las películas son mucho más duras de hacer que el teatro… estás a merced de los ángulos de cámara y la técnica fragmentada.” Un 27 de ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0

“Las películas son mucho más duras de hacer que el teatro… estás a merced de los ángulos de cámara y la técnica fragmentada.”

Un 27 de diciembre nacía Sydney Greenstreet, uno de los secundarios más conocidos de los años cuarenta —sólo trabajó en esa década—, y cuya primera interprtación, en cierta obra mítica de John Huston, la hizo con 62 años. Su físico le hacía perfecto para personajes de ambigüa moral, y sobre todo villanos, participando en bastantes películas de cine negro. Trabajó con Peter Lorre en ocho ocasiones. Sus inicios fueron en el teatro inglés y americano, después de probar suerte con la plantación de té, e incluso abrir una cervecería, negocio en el que, para escapar del aburrimiento, empezó a tomar lecciones de interpretación.

Películas imprescindibles para un homenaje: ‘El halcón maltés’ (‘The Maltese Falcon’, John Huston, 1941), su única nominación al Oscar, como el malvado Kasper Gutman, uno de los que ansían poseer el halcón del título; ‘Casablanca’ (id, Michael Curtiz, 1942), por motivos muy obvios; ‘La máscara de Dimitros’ (‘The Mask of Dimitros’, Jean Negulesco, 1944), como antagonista de Peter Lorre recorriendo el camino de un muerto; ‘Tres extraños’ (‘Three Strangers’, Jean Negulesco, 1946), como uno de los extraños alrededor de una misteriosa figura; ‘The Verdict’ (id, Don Siegel, 1946), como el fiscal humillado al comprobar que el hombre que condenaron por sus pruebas era inocente.