Entrevista a Enrique Rivero, director de ‘Pozoamargo’: “No queda otra que ser arriesgado”

En 2008, Enrique Rivero, español de nacimiento pero mexicano de adopción, presentaba en sociedad su ópera prima, ‘Parque Vía’, un retrato sobre ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0

En 2008, Enrique Rivero, español de nacimiento pero mexicano de adopción, presentaba en sociedad su ópera prima, ‘Parque Vía’, un retrato sobre la soledad y el reto de salir de ella, producida y rodada en México. Un debut que no pudo irle mejor: se alzó con el Leopardo de Oro del Festival de Cine de Locarno de ese año, y se recorrió algunos de los festivales internacionales más prestigiosas. Ocho años y otra película después (la también mexicana ‘Mai Morire’, 2012), Rivero estrena Pozoamargo, su primera co-producción con España.

Producida por la española Zeitun Films -responsable de ‘Mimosas’- y las mexicanas Una Comunión y Zamora Films, Pozoamargo está protagonizada por el debutante en el cine Jesús Gallego, Natalia de Molina y un grupo de actores no profesionales, en la película Enrique Rivero reflexiona sobre la culpabilidad y la absolución de pecados, en un lugar desierto y olvidado que funciona a modo de purgatorio y todo ello, con un toque que se acerca, mucho, al realismo mágico.

‘Pozoamergo’ arranca cuando Jesús se entera de que sufre una enfermedad venérea y al verse incapaz de enfrentarse a esta nueva realidad, decide marcharse y refugiarse en el campo, trabajando como campesino. Conoce a Gloria, una joven que, tras un accidente, se ha visto obligada a retirarse a una vida nómada. El acercamiento a la naturaleza, los consejos de un anciano y un accidente que casi le cuesta la vida, le hacen ver a Jesús lo inútil que es sentirse culpable por algo.

Tuvimos la suerte de charlar con Enrique Rivero y hablar sobre su tercer largometraj, la situación del cine español y lo que supone y le influye filmar entre dos países muy diferentes.

Pozoamargo Rodaje

Pozoamargo Rodaje

Con ‘Pozoamargo‘ vuelve a contar con México en la producción, como ya hizo en ‘Parque Vía’ y ‘Mai Morire’, aunque en esta ocasión también cuenta con la co-producción de Zeitun Films. ¿Algo está cambiando en España? ¿Empezamos a atrevernos más abiertamente a un cine más arriesgado?

No. Pero no queda otra que ser arriesgado. A lo mejor lo único que ha cambiado es que al ser imposible financiar proyectos, los directores optan por economizar en lenguaje narrativo.

¿Por qué cree que en España hay cierto miedo y prejuicios a un cine de autor más alejado de los convencionalismos?

El prejuicio es algo natural en el cine. La gente va a ver películas porque sale determinado actor y esto es como si en la pintura la gente después de ver una exposición de Miró fuera a otra muestra porque se usa también mucho el rojo. Yo también tengo prejuicios y cuando voy a ver una pelicula de Haneke ya sé que me va a gustar. Es cuestión de educación: en Polonia enseñan cine 6 años obligatorios en el colegio. El cine fuera de los convencionalismos ahí también es un cine muy popular.

Pozoamargo Foto

Pozoamargo Foto

El color es muy importante en su cine y ‘Pozoamargo‘ está claramente inundada de los tonos amarillos y dorados de La Mancha, aunque parte de la película transcurre en blanco y negro. ¿Por qué este color y después, esa ausencia de color?

Siempre que empiezo una pelicula pienso en un color. ‘Parque Via’ era verde, ‘Mai Morire’ era morado y en esta ocasión es amarillo. Lo hago por intuición. También es cierto que busqué el color que mas me diera la sensación de enfermedad.

El blanco y negro era para diferenciar la primera parte y la segunda. Asi no hay referencias cromáticas que nos permitan asociar la primera parte con la segunda.

Pozoamargo‘ es un retrato sobre la culpabilidad, donde se habla de los pecados y las confesiones en más de una ocasión. ¿Qué le interesaba del sentimiento de culpa?

Su utilidad. O la falta de ella.

Y ¿por qué una enfermedad venérea?

Porque el sexo es una de las razones que más culpa genera.

Pozoamergo Foto2

Pozoamergo Foto2

El pueblo, Pozoamargo es una especie de purgatorio del protagonista. ¿Qué le llamó la atención del lugar?

Me llamó la atención su falta de protagonismo. Su quietud. Su espera de acontecimientos.

Los actores son no profesionales o desconocidos, como el protagonista, Jesús Gallego. Y luego está Natalia de Molina, dando vida a una desinibida joven con la que el protagonista reincide en su pecado. ¿Cómo llegó a dar con su casting?

La abordé en una fiesta y le dije que con quien hablaba para incluirla en una película y al principio no me creyó. Ya luego le llegó el guión, los links de mis trabajos anteriores y me llamó su representante a los pocos dias. Una decisión valiente de una maravillosa actriz.

No hay nada de música en la película hasta su cierre con un chotis…

Me cae en gracia que ese final cause algo de inquietud o intriga. El chotis va de una mujer desinhibida como las que salen en la película. Que sea en títulos de crédito fue para quitarle dramatismo y recordar a todo el mundo que acaba de ver una película de ficción.

Han pasado ocho años de su premiado debut, ‘Parque Vía’. ¿Cómo cree que ha cambiado su cine en estos años?

Poco la verdad. Todos los trabajos son un salto al vacío haciendo malabares mientras caes.

Pozoamergo Foto3

Pozoamergo Foto3

Usted nació en España, pero sus padres son mexicanos y ha vivido a caballo entre ambos países. ¿Cómo le influencia la cinematografía de ambos lugares a la hora de filmar?

Siento que los autores tenemos herramientas muy dispares debido a la vida que nos ha tocado llevar y las situaciones que hemos vivido, por eso salen cosas diferentes. Las referencias o educación cinéfila es muy parecida y todos sabemos quienes son los grandes directores.

Rodó ‘Pozoamergo’ entre México y España. ¿Podemos esperar que su próximo proyecto vaya en la misma línea de co-producción?

Si, aunque esta vez el rodaje creo que será en México