‘Escobar: Paraíso perdido’, ¿narco o rock star?

Fue la encargada de clausurar la sección Perlas del pasado Festival de Cine de San Sebastián, pero también fue la encargada de llevar al festival ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,60

Escobar

Fue la encargada de clausurar la sección Perlas del pasado Festival de Cine de San Sebastián, pero también fue la encargada de llevar al festival donostiarra a Benicio del Toro, que recibiría el Premio Donostia, y a Josh Hutcherson, que recibiría una calurosa bienvenida de las adolescentes vascas gracias a su popularidad por la saga ‘Los Juegos del Hambre’ (‘The Hunger Games’. Pero también fue la encargada de…bueno, de nada más.

Dirigida por el actor italiano Andrea di Stefano, que debuta en la dirección de cine, Escobar: Paraíso Perdido (‘Escobar: Paradise Lost’) es un título ambicioso que podría haber sido un interesante retrato más cercano de la figura de Pablo Escobar en forma de thriller pero que acaba convirtiéndose en un drama romántico sin interés.

¿Narco o rock star?

Escobar2

En Escobar: Paraíso Perdido, Andrea di Stefano nos presenta a Nick, un joven surfista norteamericano que cree que todos sus sueños se han hecho realidad cuando va a visitar a su hermano en Colombia. Rodeado de ídilicas lagunas azules y playas blancas, Nick se enamora perdidamente de una bella joven llamada María. Todo parece de ensueño hasta que Nick conoce al tío de la chica, un tal Pablo Escobar

Hasta aquí todo podría resultar interesante. Grandiosa puesta en escena, premisa interesante la del conflicto del joven norteamericano visto en la situación de tener que simpatizar con el peligroso tio de la chica de la que está enamorado y hasta la curiosidad / morbo que podríamos sentir por ver a la figura del narcotraficante más poderoso de todos los tiempos en un ambiente familiar. Una pena que la historia termine centrándose más en la dificultosa historia de amor a lo Romeo y Julieta barato.

Y es que, seamos sinceros, es el retrato de de Pablo Escobar lo que más nos interesa de la cinta y su caracterización termina resultando muy débil y hasta demasiado caricaturizada, sobre todo, teniendo en cuenta que era conocido como ‘El Patrón’. Su pasión por la fotografía, su empeño de mantener la familia unida o sus juegos en la piscina con sus hijos, o la veneración a lo rock star que sienten sus ‘trabajadores’ por él, nos muestran una cara demasiado amable del narco y que enseña sus garras sólo para atormentar al pobre americano.

Poderoso Benicio del Toro

Escobar3

A pesar de que el Pablo Escobar que nos presenta di Stefano nos deja algo fríos, quien no lo hace es Benicio del Toro, que una vez más muestra todas sus armas de forma poderosa, dándole una mirada siniestra e inquietante. Junto a él un correcto Josh Hutcherson, aunque a veces parece que no se esfuerce mucho. Algo que también ocurre con la española Claudia Traisac, correcta en su gran debut en Hollywood, aunque nos hace preguntarnos si no habían actrices colombianas para interpretar el papel.

A pesar de su buena factura —la fotografía de Luis David Sansans es impecable—, su buen ritmo y el buen hacer de sus actores, que pueden hacer que resulte entretenida para algunos, Escobar: Paraíso Perdido no consigue hacernos entrar el oscuro mundo del narcotráfico en Colombia, ni lo que supone ser un extraño en el paraíso de Escobar.