‘Hitman: Agente 47’, una basura ridícula

Detrás de todo tópico suele haber cierta dosis de verdad, aunque con el caso del tiempo eso puede cambiar y convertirlo en un recurso fácil para criticar ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,80

Cartel de 'Hitman: Agente 47'

Detrás de todo tópico suele haber cierta dosis de verdad, aunque con el caso del tiempo eso puede cambiar y convertirlo en un recurso fácil para criticar algo sin fundamento. Espero que eso acabe provocando en el futuro que ya no tenga demasiado sentido decir que el cine y los videojuegos no se llevan demasiado bien en lo referente a las adaptaciones que el primero hace del segundo. De hecho, aún está por llegar el primer título que consiga un auténtico consenso señalando que realmente merece la pena.

En un futuro cercano hay cintas como ‘Warcraft’ o ‘Assassin’s Creed’ que me hacen tener esperanzas en que no tardaremos en ver la primera buena película basada en un videojuego, pero tendría que ir olvidándome de ese optimismo si me fijara más en ‘Hitman: Agente 47’ (Hitman: Agent 47), salto a la gran pantalla de la saga creada por IO Interactive que ya contó con una adaptación en 2007 que no era gran cosa, pero que parece una obra maestra en comparación a este estúpido despropósito que llega este viernes a los cines españoles.

Hitman: Agente 47’, infame sinsentido

Imagen de 'Hitman: Agente 47'

He de confesar que mi conocimiento de la saga de videojuegos se limita a hacer jugado un día unos minutos a uno de ellos y que ya prácticamente no recuerdo nada, por lo que, sintiéndolo mucho, no voy a poder dar una valoración de ‘Hitman: Agente 47’ como adaptación, pero sí como película y ahí poca cosa hay que salvar de esta cinta hueca, ridícula y aburrida.

Eso sí, tengo grandes problemas para delimitar quién es el responsable de este desastre, ya que lo fácil sería destacar los defectos del libreto de Skip Woods y Michael Finch, ya que consigue eliminar todo elemento excitante a la historia para ofrecernos un relato ya manoseado que parece propio de la peor película lanzada directamente en vhs en la década de los 90. Diálogos monótonos, una evolución de la historia incapaz de encontrar diversión alguna en lo que cuenta –de preocuparse en tener sentido mejor ni hablamos- y un anodino recorrido por los tópicos más cansinos del género de acción que hace que apenas hayan pasado 10 minutos y te parezca todo ya demasiado visto.

Escena de 'Hitman: Agente 47'

La cuestión es que es cierto que no hay nada que se pueda salvar del guión –si acaso igual hay una frase o dos que consiguen salirse de la rutina-, pero es que el trabajo en la dirección del debutante Aleksander Bach, un premiado realizador publicitario –aquí podéis ver uno de sus vídeos para Orange y aquí otro para Cruz Roja-, es también increíblemente flojo. Por un lado parece más preocupado en mostrar los lugares donde se ha rodado que en hacer algo parecido a dirigir a sus actores o en insuflar vida al libreto y por otro no hace nada para conseguir un ritmo que haga todo más llevadero o por delimitar el tono de lo que está contando, que va dando bandazos siguiendo lo establecido por sus guionistas.

Con todo, mi mayor decepción fue leer que Chad Stahelski y David Leitch, directores de la notable ‘John Wick’, habían supervisado las escenas de acción, ya que no tardan en convertirse en un amasijo redundante en la que su intento de ser espectacular cae en saco roto. Aquí es cierto que el pobre trabajo de montaje por parte de Nicolas de Toth, que resta claridad y evita que uno realmente pueda disfrutar de ellas visualmente, pero las coreografías son muy decepcionantes por mucho que quieran usar la excusa de intentar mantener los pies en la realidad. Quizá por eso uno de sus productores dijera que sus referentes son ‘Batman Begins’ y ‘Casino Royale’, pero si las comparaciones ya de por sí son odiosas, aquí ya llegan al nivel de dolorosas.

El reparto también carece de personalidad

Rupert Friend es 'Hitman: Agente 47'

Todos los errores comentados dejan claro que ‘Hitman: Agente 47’ es una película sin personalidad y que cualquier idea que tuvieran sobre asemejarse a alguno de los videojuegos –por lo visto, en las escenas de acción se fijaron sobre todo en el criticado ‘Hitman: Absolution’- o para destacar por sí misma no se percibe en pantalla. Por desgracia, eso también se nota en un reparto sin química alguna entre ellos y que ofrecen unas actuaciones a un nivel similar a los lamentables personajes a los que les toca dar vida.

Hasta ahora la indiferencia era lo que mejor definía mi opinión hacia Rupert Friend, pero aquí me demuestra que no da la talla para liderar una gran producción, ya que carece del más mínimo carisma y aquí tiene que lidiar con un personaje cuyo principal atractivo reside en ello. Eso sí, al menos no da la sensación de ser un poco pollo sin cabeza interpretado con una alarmante falta de energía, que es lo que sucede en el caso de Hannah Ware y Zachary Quinto, los otros grandes protagonistas. El resto a hacer bulto, en la mayoría de los casos para recibir golpes o morir y poco más.

En definitiva, ‘Hitman: Agente 47’ es una basura ridícula en la que no funciona absolutamente nada, empezando por los sinsentidos del guión, siguiendo por una puesta en escena sin identidad y acabando por unos actores que no parecen tener el más mínimo interés en salvar este desaguisado. Una de las peores películas del año.