‘Julieta’, el regreso del mejor Almodóvar

Confieso que hacía mucho tiempo que Pedro Almodóvar no me convencía, remontándonos a los tiempos de ‘Hable con ella’ (2002). Y es que a pesar ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,70

Confieso que hacía mucho tiempo que Pedro Almodóvar no me convencía, remontándonos a los tiempos de ‘Hable con ella’ (2002). Y es que a pesar de que el manchego conseguía crear muchas expectativas, luego estaba muy lejos de cumplirlas. Pero con ‘Julieta‘, su película número 20, parece que alzcanza la madurez definitiva y nos ofrece un drama absoluto sobre la vida de una mujer y sus visicitudes, con el que, por fin, deja de decepcionarnos y consigue que su historia se quede rondando en alguna parte de nuestro subconsciente.

Con sus más y sus menos, el último trabajo de Almodóvar consigue reconciliarle con sus acérrimos seguidores con una historia sobre la maternidad, el amor y los errores, y dónde lo que no se dice o se cuenta es lo más importante -de ahí que originalmente, la cinta se llamara ‘Silencio’-. Emotiva en su contención y con dos actrices, dando vida al mismo personaje, en estado de gracia, está claro que Julieta‘ supone el regreso del mejor Almodóvar.

Puro Almodóvar

Julieta Joven

Julieta Joven

Una sedosa tela roja brillante ocupa toda la pantalla mientras vemos los primeros títulos de crédito. Parece un telón de teatro. La cámara sube y se detiene para decirnos que estamos viendo una película de Almodóvar. De repente, la tela roja empieza a moverse y nos damos cuenta que es una bata y se mueve suavemente y arriba y abajo por la respiración de la mujer que la lleva. Unos primeros fotogramas que son puro Almodóvar y que nos advierten que estaremos muy pendientes de esa mujer que respira y vive.

Ella es Julieta, una profesora de 55 años que comparte su vida con un escritor. Parece estable y tranquila en su madurez. Un día, un fortuito encuentro con alguien del pasado hará que todo estalle y será aquí, cuando comenzaremos a conocer a la verdadera Julieta y todo lo que oculta, y lo hace a través de una carta para su hija Antía, donde le confiesa lo que nunca se atrevió a decirler. Pero Antía abandonó a su madre cuando tenía 18 años y Julieta lleva doce años sin saber nada de ella…

Julieta4

Julieta4

Con Julieta, Almodóvar regresa a su esencia: al melodrama puro y duro que tan bien sabe llenar de música el siempre magnífico Alberto Iglesias. Pero en esta ocasión, el director no nos enseña casi lágrimas -aunque sí ojos húmedos-, porque no le interesa mostrar el drama lacrimógeno. La Julieta de Almodóvar es una mujer fuerte a la que la vida ha tratado mal, que nunca pierde la esperanza y lucha por el amor -el romántico, el familiar, el maternal…-.

Además de sus perfilados personajes protagonistas, lo que más interesa de Julieta es cómo se nos va dando la información, o mejor dicho: cómo no se nos da. A Almodóvar le interesa más el enfrentamiento / supervivencia al problema, más que el problema en sí y todo esto, dota a la película cierto aire enigmático y misterioso, y hasta cierto toque de intriga. Algo que viene reforzado con grandes elipsis y cortes entre secuencias y secuencias que, en ocasiones, fallan por ser demasiado bruscas y secas.

Grandinetti Julieta

Grandinetti Julieta

Sin embargo, esa baza de jugar a la contención y a no contarlo todo tambalea un poco en algunas ocasiones, en las que los diálogos son demasiado explicativos, y a veces, anticlimáticos cuando nos explican algo que hemos visto anteriormente en imágenes, en lugar de dejar al espectador disfrutar y descifrar los enigmas por sí mismo. Un fallo que, sin duda, hace que ‘Julietano termine de ser una película redonda.

Aún así, uno se olvida de todo cuando ve todos los elementos estéticos y narrativos típicos de la puesta en escena almodovariana, exceptuando sus castizos toques de humor que, aquí echamos en falta -¡ay, cómo nos hubiera gustado volver a ver a Chus Lampreave de portera!-. Pero en ‘Julieta‘ no faltan los colores fuertes -el rojo siempre predominante- los encuadres casi enfermizamente calculados, las obras de arte, los papeles pintados con motivos sesenteros…en definitiva, todo lo que hace que, de un sólo vistazo, sepamos que estamos ante una película de Almodóvar.

Emma Suárez y Adriana Ugarte

Julieta Emma

Julieta Emma

Pero si había algo de lo que no dudábamos era de la siempre impecable dirección de actores del manchego y su -casi- sobrenatural manera de conseguir que una actriz de la talla de Emma Suárez esté aún mejor de lo que se esperaba de ella -si eso es posible-. Su Julieta es descorazonadora y su lucha y búsqueda por recuperar a su hija es firme y decisiva. Y, aunque salvando las distancias, su versión joven en la piel de Adriana Ugarte es casi igual de impecable, aunque en esta ocasión más luminosa y sobre la que se aprecia el desastre.

Pero para que Julieta exista, necesita a otro grupo de mujeres que la cuiden, quieran o destrozan. Y para ello, Almodóvar se rodea de una excelente grupo de actrices que, a pesar de lo pequeño del papel, consiguen fascinarnos con su magnetismo: Rossy de Palma, Inma Cuesta, Nathalie Poza, Susi Sánchez, Michelle Jenner, Pilar Castro…Así como los dos hombres en la vida de Julieta, a los que dan vida Daniel Grao y Darío Grandinetti, que, a pesar de no tener tanta fuerza como los personajes femeninos, cumplen con las expectativas.

Julieta Tatuaje

Julieta Tatuaje

Puede que muchos, tras los desastrosos últimos títulos de Pedro Almodóvar, no las tengan todas consigo a la hora de ver Julieta. Otros, renegarán por cierta polémica reciente, y otros, simplemente, desconocen de lo que es capaz el manchego. Pero aquellos que se atrevan, encontrarán en ‘Julieta‘ al mejor Almodóvar, su universo único y de mujeres fuertes, su reflexión definitiva sobre el amor, la muerte, los fantasmas del pasado, la maternidad y en fin, sobre la vida.