‘Los Boxtrolls’, las apariencias engañan

El enorme y continuado éxito de las películas de Pixar hizo que muchos estudios de Hollywood prestasen especial atención al cine de animación, lo cual ha ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,40

Cartel de 'Los Boxtrolls'

El enorme y continuado éxito de las películas de Pixar hizo que muchos estudios de Hollywood prestasen especial atención al cine de animación, lo cual ha acabado dándonos varias alegrías y también, por decirlo suavemente, unas cuantas decepciones. Ese renovado interés por el cine de dibujos animados también permitió una resurrección de la animación por stop-motion durante lo que llevamos de siglo XXI, pero también es verdad que en su abrumadora mayoría son títulos que pasaron desapercibidos para el gran público, y eso si tan siquiera llegaron a conocer su existencia.

El estudio Laika es una de las compañías que más ha hecho por llevar al gran público cintas animadas con esa técnica, pues seguro que todos vosotros habéis visto o al menos conoceréis ‘Los mundos de Coraline‘ (‘Coraline’, Henry Selick, 2009) y ‘El alucinante mundo de Norman’ (‘Paranorman’, Chris Butler y Sam Fell, 2012). ‘Los Boxtrolls‘ (‘The Boxtrolls’, Graham Annable y Anthony Stacchi, 2014) es su tercer largometraje y el que más encanto tiene hasta la fecha -el mejor sigue siendo, aunque no por mucho, ‘Los mundos de Coraline’-.

El oscuro encanto de ‘Los Boxtrolls

Una escena de 'Los Boxtrolls'

Los que estéis familiarizados con el cine del estudio Laika ya sabréis que sus películas tienen un toque oscuro bastante enriquecedor, pero que también puede hacer que los más pequeños de la casa reaccionen de forma poca deseada. Eso es algo que se potencia aún más en ‘Los Boxtrolls’, ya que incluso su acabado visual se aleja de la alegría propia del cine de animación para todos los públicos y no escasean los detalles -diálogos, ciertas soluciones de guión, los propios diseños- que van aún más en esa dirección.

La cuestión es que, aunque cueste creerlo, también es su película con un mensaje más familiar y entrañable, pues todo se reduce a que las apariencias engañan y que los boxtrolls no dejan de ser unas criaturas adorables consideradas monstruos devoradores de humanos por culpa de una confusión alimentada precisamente por la persona que más puede conseguir si persiste esa equivocada idea. El peculiar aspecto de los boxtrolls -agradezco que los diseños no se hagan estando demasiado atentos a las posibles ventas de merchandising- también ayuda a ello.

Este curioso cóctel presenta cambios de tono de forma constante, oscilando constantemente entre un acercamiento más sencillo e infantil -pero infantil de calidad, ojo, que suele asociarse con la falta de ella- con detalles más oscuros -la aparente querencia por el sadismo de la niña-, y eso es lo que le da un encanto especial al combinarlo todo ello con una efectiva capa de humor, tanto a partir de lo entrañables que resultan sus personajes -sobre todo los boxtrolls– como del absurdo de algunas de las situaciones que aparecen en pantalla.

Impecable visualmente con algún pero de contenido

Escena de 'Los Boxtrolls'

Lo que incluso aquellos disfruten con ella tendrán que conceder es que el acabado visual de ‘Los Boxtrolls‘ es impecable -funciona mucho mejor en movimiento que en imágenes estáticas, eso sí-, ya que lleva un paso más allá la animación stop-motion, pero lo hace sin caer en preciosismos innecesarios. Todo aquí está al servicio de la historia, donde es innegable que todo resulta un poco previsible y que se echa mano de alguna decisión cuestionable durante su último acto, pero no son concesiones insultantes o que caigan en el ridículo, y además hay detalles que sí se habían sabido ir perfilando de antemano -las reacciones de los estupendos sicarios del villano-.

Eso sí, el hecho de que resulte previsible no quita atractivo a su apuesta por convertirse en un cuento gótico audiovisual en el que sus personajes interesan más por lo que hacen que por lo que realmente son. Justo es reconocer que esa sencillez que tan bien le sienta puede volverse en su contra según las exigencias del espectador, ya que los detalles escabrosos no deben impedirnos ver que ‘Los Boxtrolls’ no deja de ser una película para toda la familia en la que la limitada aventura se sobrepone a cualquier intento de profundizar en detalle alguno, ya sean los propios personajes o alguno de los elementos críticos que contiene.

[embedded content]

En definitiva, Los Boxtrolls‘ es una gran entretenimiento familiar de cara a Halloween, ya que no faltan ciertos detalles más oscuros que quizá asusten a los más pequeños de la casa. Además, es una maravilla en el apartado de animación y tiene un encanto especial que hace que su sencillez juegue a su favor, en especial en aquellos momentos de corte más cómico. No es perfecta y tampoco pretende serlo, pero sí que os hará pasar un muy buen rato en el cine.