‘Magic Mike XXL’, el último striptease

Ya han pasado tres años estreno de ‘Magic Mike‘, la interesante cinta dirigida por Steven Sodebergh y protagonizada por Channing Tatum que ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
1

Cartel de 'Magic Mike XXL'

Ya han pasado tres años estreno de ‘Magic Mike‘, la interesante cinta dirigida por Steven Sodebergh y protagonizada por Channing Tatum que tomaba como base la experiencia real de este último ejerciendo como stripper. Su enorme éxito terminó de catapultar la carrera de Tatum, pero él mismo había hablado casi de inmediato una secuela que no cogió forma de manera definitiva hasta el fichaje de Gregory Jacobs para dirigirla en 2014.

Como bien sabréis, Soderbergh decidió poco después alejarse de la gran pantalla poco después del estreno de ‘Magic Mike‘, pero en ‘Magic Mike XXL‘ sí ha participado ocupándose de la fotografía y el montaje, algo que sobre todo se nota en este segundo apartado. Sin embargo, eso no impide que acabe siendo una secuela inferior a su predecesora, sobre todo porque el guión de Reid Carolin, también responsable del libreto de la primera entrega, hace gala de una alarmante falta de ideas incluso asumiendo la condición de la película de mero pasatiempo veraniego.

Magic Mike XXL‘, más grande no equivale a mejor

Matt Bomer y Channing Tatum en 'Magic Mike XXL'

Uno de los grandes problemas de ‘Magic Mike XXL‘ es que quiere tomar los atractivos más genéricos de la primera entrega y construirlo todo a su alrededor. Aquí toda la reflexión sobre el sueño americano o las complicaciones en la vida de los protagonistas quedan reducidas a frases ocasionales un poco fuera de lugar -la más contundente sale de la boca de Kevin Nash-, con la salvedad de la necesidad de justificar un poco el regreso de Tatum, bastante menos inspirado aquí que en la primera entrega, de la forma más facilona posible.

De hecho, apostaría lo que fuera a que el pretexto utilizado por Carolin es el primero que se le pasaría por la cabeza a cualquiera y por ahí empiezan a ser evidentes las limitaciones de una secuela que estoy convencido que en ningún momento se pasó por la cabeza de sus responsables mientras se rodaba ‘Magic Mike‘. De ahí que todo sea más simple y que su recorrido jamás pueda ir más allá de ser un pasatiempo veraniego más o menos efectivo en el que además llama la atención que la exhibición anatómica hasta acaba estando por debajo de la habida en la primera parte.

Joe Manganiello en Magic Mike

Ojo, no es que la primera entrega acertase de pleno en todo lo que se proponía y también es cierto que asumía más lugares comunes de lo deseado, pero en su secuela todo queda reducido a un grupo de viejas glorias del striptease intentando despedirse por la puerta grande con un último espectáculo con apuntes sueltos aquí y allá que no aportan nada de especial relieve a la película por mucho que en sí mismos quieran añadir un toque de profundidad a la historia. La poco imaginativa puesta en escena de Jacobs tampoco ayuda a disimular este hecho.

Lo curioso del tema es que esa ligereza de la historia nunca queda del todo bien reflejada en pantalla con la excepción de la divertida escena en la que el personaje de Joe Manganiello pone a prueba sus dotes de seducción en la tienda de una gasolinera. A decir verdad, los personajes están algo desdibujados y quedan reducidos a una mera repetición de lo más básico de ellos que ya habíamos visto en ‘Magic Mike‘, mientras que las nuevas adiciones caen con rapidez en el mismo error, siendo especialmente decepcionante en el caso de Donald Glover, ya que su personaje podía y debía haber dado mucho más de sí.

El lado positivo de la película

Imagen de 'Magic Mike XXL'

La parte positiva de todo ello es que Magic Mike XXL‘ avanza con fluidez sin llegar a aburrir al espectador y cumpliendo unos mínimos de calidad en todos los frentes -no hay nada que te haga llevarte las manos a la cabeza por su mera existencia- destacando por encima de todo un reparto que no oculta su entusiasmo por dejarse llevar y pasárselo bien -algo que se transmite y hace todo más llevadero, aunque mentiría si dijese que no eché mucho de menos a Matthew McConaughey– hasta un interesante intento ruptura de la narrativa convencional durante un número final que es lo único realmente diferente de la película.

Es cierto que ese tramo final se alarga un poco más de la cuenta y que uno puede llegar a cansarse, pero es ahí donde la película deja de ser un simple entretenimiento e intenta convertirse en una experiencia, haciendo lo posible por mostrar el desenfreno de un número de striptease en lugar de reflejar un simple desnudo más o menos bien coreografiado, pero que siempre tienen un toque a caballo entre lo decadente y lo patético. Eso es algo que se intenta obviar en esa secuencia final y hasta cierto punto se consigue.

Baile en 'Magic Mike XXL'

En definitiva Magic Mike XXL‘ es una de esas secuelas que comete el error de querer ser más grande que la primera entrega solamente en los aspectos más superficiales detrás de su éxito y por ello acaba limitada a ser un simple pasatiempo que nunca fascina y tiene defectos bastante evidentes, pero que al menos te permite pasar un rato más o menos agradable siempre que sepas ver que muchos de los rasgos definitorios de ‘Magic Mike‘ quedaron en el olvido y que esto es poco más que una especie de última juerga antes de que cada uno se vaya por su lado.