‘Out of the Furnace’, una simple venganza

Scott Cooper es un actor que metido a director goza de haber contado con repartos espectaculares en las tres películas que ha dirigido hasta ahora. Hace ya ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0

Outofthefurnacef1

Scott Cooper es un actor que metido a director goza de haber contado con repartos espectaculares en las tres películas que ha dirigido hasta ahora. Hace ya unos años nos llegó ‘Corazón rebelde’ (‘Crazy Heart’, 2009), con la que la Academia de Hollywood reconoció por fin la valía de Jeff Bridges; le acompañaban Maggie Gyllenhaal, Colin Farrell y Robert Duvall. Dentro de poco nos llega ‘Black Mass’ (id, 2015) con Johnny Depp, Benedict Cumberbatch, Joel Edgerton, Dakota Jonhson, Kevin Bacon y Peter Sarsgaard.

En medio filmó Out of the Furnace (2013), que sigue inédita entre nosotros. Su elenco lo forman Christian Bale, Woody Harrelson, Casey Affleck, Zoe Saldana, Sam Shepard y Forest Whitaker. De aúpa. Y sin embargo la película no se ha asomado por estos lares ni en el mercado doméstico. El film adolece de lo mismo que el anterior, mucha corrección, entretenimiento asegurado, todo en su sitio, pero falta absoluta de personalidad. Cooper escapa de momento a las dichosas etiquetas, y todo está como muy visto.

Outofthefurnacef2

En su segunda película Cooper intenta tocar demasiados palos. Con Bale y Affleck como ejes del film dando vida a dos hermanos, el director al lado del guionista Brad Inglesby, construye una historia que versa sobre el poder de la sangre, la de los dos hermanos, las consecuencias de la guerra, la pobreza, el amor perdido y el pasar tiempo en la cárcel por una terrible equivocación. Dos horas para todo eso, y más, no profundizando, ni de forma sutil en mucho de lo propuesto. Incluso, en su tramo final, la película parece anticiparse a lo narrado en la posterior ‘Una noche para sobrevivir’ (‘Run All Night’, Jaume-Collet Serra, 2015).

Que la película empiece mostrando el carácter, peligroso y alejado de razonamientos, del personaje de un muy entregado Woody Harrelson, apareciendo en muy calculados momentos, indica no sólo torpeza por parte de sus artífices, sino también una privación de cierta sorpresa. El espectador experimentado sabe, a los pocos minutos del inicio, por dónde irán los tiros en cada una de sus propuestas. Nada pilla por sorpresa o conmueve lo más mínimo a pesar del buen trabajo de todos sus intérpretes, entre los que resalta, cómo no, Christian Bale.

Outofthefurnacef3

Las cosas como son

El actor de fuerte carácter le está cogiendo el gustillo a interpretar personajes atormentados o abocados a ciertas desgracias de relevancia. Aquí las tiene todas; un accidente de tráfico que provoca muertos, la cárcel como experiencia, un hermano trastornado por la guerra, un trabajo que es poca cosa, un padre enfermo que muere, una novia que le deja, y finalmente, el hermano asesinado por mezclarse con gente que no debía. Suficiente para quedar desquiciado el resto de su vida. Y como muchas veces, con esa capacidad del actor para controlar cada parte de su cuerpo, el film adquiere sumo interés cuando se trata de él.

Un punto a su favor gracias a la labor de un actor que aún será mejor de lo que ya es. El resto camina por terrenos demasiado conocidos, y salvo un par de apuntes visuales, cae en lo evidente, incluida esa poderosa imagen final de Bale, de posibilidades extremas, pero demasiado evidente en manos de Cooper. O el director no quiere poner más empeño, o simplemente no llega. Como la decisión de filmar en formato scope sin aprovecharlo, salvo en los intensos momentos finales entre Harrelson y Bale, sin duda la parte más tractiva de la película que, hasta entonces, ha dado bandazos de un lado a otro, intentando construir un mundo lleno de violencia del que no se puede escapar.

Otro de los interesantes apuntes de Out of the Furnace es la ausencia total de mensaje, de querer aleccionar de algún modo con su historia de perdedores. Muestra a sus personajes sin aristas, un acierto y un error al mismo tiempo; y a la vida como una perra con hambre que muestra las cosas como son, sin sutilezas ni disfraces, sin remilgos ni poesía, a pesar de la poderosa canción ‘Release’ de Pearl Jam, que suena con contundencia en un par de instantes. Eddie Veder compuso varias canciones para la historia, pero Cooper las consideró demasiado potentes.