‘Sinister Squad’, escuadrón suicida de saldo

El universo cinemático de superhéroes de DC ha tenido hasta un recibimiento bastante duro por parte de la crítica especializada. La última víctima hasta la ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,50

El universo cinemático de superhéroes de DC ha tenido hasta un recibimiento bastante duro por parte de la crítica especializada. La última víctima hasta la fecha es ‘Escuadrón Suicida’ (‘Suicide Squad’), una película con la que yo sí que disfruté pese a sus numerosos defectos. Eso sí, creo que sus problemas se han exagerado en exceso, en algunos casos quizá llevados por la gran decepción que se encontraron frente a lo que esperaban de ella.

Lo que sí tengo clarísimo es que no un absoluto desastre, y para demostrarlo se me ocurrió que podría ser una buena idea echar un vistazo a Sinister Squad, la copia barata realizada por Asylum de la cinta protagonizada por Will Smith y Margot Robbie. No puedo decir que me llevase una sorpresa positiva, pues más allá de cierto ingenio en su punto de partida sólo encontré algo que por comparación que convierte a ‘Escuadrón Suicida’ en poco menos que una maravilla.

Los supervillanos de cuentos

Lobo Feroz Sinister Squad

Lobo Feroz Sinister Squad

Como es habitual en este tipo de producciones -yo hasta la fecha apenas había visto dos enteras, una “sólo” soporífera y la otra que ni siquiera merece ser llamada anticine-, el gran reclamo es la copia de un título muy esperado por el gran público, tomando varias ideas y luego haciendo algo bastante distinto y con un presupuesto ínfimo. Esto último es especialmente problemático cuando se busca mantener ese toque espectacular del original, pero la verdadera catástrofe está en la falta de talento de los implicados.

Supongo que los productores quedaron satisfechos con el recurso de los cuentos para ‘Las Vengadoras de Grimm’ (‘Avengers Grimm’) -el clon de saldo de ‘Vengadores: La era de Ultrón’ (‘Avengers: Age of Ultron’) y por ello se optó por seguir esa misma línea en ‘Sinister Squad’, donde el escuadrón tiene entre sus miembros a personajes como El lobo feroz o Rumpelstitskin para hacer frente a un malvado plan de la mismísima muerte. Suena y es curioso, pero ahí se acaba lo positivo -si es que merece ser llamado así-.

La verdad es que hasta eso conviene relativizarlo, pues se ve que en Asylum esperaban que la horrible ‘Alicia a través del espejo’ (‘Alice Through the Looking Glass’) fuera un gran éxito y es del universo creado por Lewis Carroll de donde se obtiene un mayor número de personajes. Tampoco esperéis que ese sea un punto al que se saque algo de jugo, porque al final simplemente se une a todos ellos un poco porque sí para hacer frente a una amenaza incluso peor definida que la de ‘Escuadrón Suicida’.

El horrible reparto de ‘Sinister Squad

Christina Licciardi Sinister Squad

Christina Licciardi Sinister Squad

Los actores son una de las cosas donde más se notan las rebajas de Asylum -aquí ni se intenta reciclar algún nombre conocido en horas muy bajas como han hecho a veces-. Eso sí, hay niveles diferenciados, ya que el habitual es que simplemente hagan bulto y suelten sus frases sin convicción, aunque en el caso de ese toque británico que Christina Licciardi da a su Alicia hasta dan la sensación de creerse por encima de un material indigno. Serlo lo es, pero su actuación raya a un nivel similar…

Lo que no tengo del todo claro es que la decisión de Licciardi sea peor o mejor que los otros tres miembros que destacan dentro de su calamitoso reparto. Por un lado tenemos a Johnny Rey Diaz pasadísimo de vueltas como Rumpelstitskin. Ahí sí veo algo meditado, pues incluso crean expectación impidiendo que hable durante su primera media hora, pero es que luego es el exceso llevado hasta una caricatura tan desmedida que simplemente satura.

Tampoco me olvido de Fiona Rene, pero en su caso ha de jugar con un personaje tan desagradecido, desde su propia evolución hasta ese horrible maquillaje que ha de lucir, que ahí dudo que haya absolutamente nadie en el mundo que pudiera enderezar ese desaguisado. Por último. Nos queda Nick Principe como la muerte, donde he confesar que esa pereza que transmite por tener que esforzarse funciona en una escena concreta que comparte con Diaz, pero en el resto sólo refuerza más la sensación de estar perdiendo el tiempo viendo ‘Sinister Squad’.

Se puede caer aún más bajo

Escena Sinister Squad

Escena Sinister Squad

No obstante, el reparto sólo es el elemento más visible dentro de este engendro que ha escrito y dirigido Jeremy M. Inman, también responsable de la ya mencionada ‘Las Vengadoras de Grimm’. No puedo culparle por apostar por los espacios cerrados con planos que tampoco muestren mucho el inexistente diseño de producción -visualmente todo luce bastante cutre-, pero es que tampoco se esfuerza lo más mínimo en nada y opta por algunos recursos por los que jamás debería volver a rodar película alguna.

Lo más irritante de todo ‘Sinister Squad’ son los insertos cómicos más forzados que recuerdo, pues no se opta por one-liners, sino por gestos sin venir a cuento por parte de los personajes o, y esto fue lo que ya me puso definitivamente en contra de la película, retoques de post-producción para añadir sonidos cómicos totalmente fuera de lugar. El porque sí en su mayor esplendor y traspasando cualquier frontera posible de lo razonable.

Más allá de eso, una típica de lucha del bien contra el mal con la que creo que ni el propio Inman sabía exactamente lo que quería contarnos. Algunas cosas se alargan más de la cuenta, otras carecen de cualquier tipo de desarrollo y es muy fácil perderse en el sindios que plantea. Todo esto lo he leído en varias ocasiones para hablar de ‘Escuadrón Suicida’, pero creedme cuando os digo que ya me gustaría que ‘Sinister Squad’ se pareciera en algo a la cinta de David Ayer en esos apartados.

En definitiva, ‘Sinister Squad’ es una completa y absoluta pérdida de tiempo. El descontrol absoluto en el que nunca nada sobresale para bien y en la que el único pasatiempo que nos queda es saber si va a llegar algo más horrible de lo que ya hemos sufrido en anteriores minutos. Aquí ya no es que desaproveche un magnífico material como en otros casos -aunque su premisa sí es bastante curiossa- o que parezca que hayan metido mano demasiadas personas como que simplemente han hecho una mierda sin esforzarse lo más mínimo.