‘Sweet Home’, desahucio sangriento

El cine español de terror conoció su época de mayor apogeo durante la primera mitad de los años 70, pero estoy convencido de que la mayor parte del público ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,40

Cartel de 'Sweet Home'

El cine español de terror conoció su época de mayor apogeo durante la primera mitad de los años 70, pero estoy convencido de que la mayor parte del público actual a duras penas podría enumerar uno o dos títulos de los realizados entonces. Actualmente vuelve a disfrutar de una popularidad que no había conocido desde hace muchos años e incluso son bien recibidas más allá de nuestras fronteras, lo cual permite que se hagan películas como ‘Sweet Home‘, debut en la dirección de Rafa Martínez que llega este viernes 8 de mayo a los cines.

Un elemento bastante importante para que una película de terror consiga su objetivo de hacérselo pasar mal al espectador es que pueda sentirlo como algo real y en el caso que nos ocupa se ha optado por utilizar el drama de los desahucios para construir un relato en el que los dueños de un edificio están dispuestos a hacer lo que sea por deshacerse de la última persona que aún vive allí. El resultado no es para nada excelente, pero sí suficientemente interesante como para poder pasar un buen mal rato con ‘Sweet Home.

Sweet Home‘, la muerte llama a tu puerta

Los protagonistas de 'Sweet Home'

Sweet Home‘ es una película que comienza basando su propuesta en los cánones propios del home invasion para luego dar un giro y zambullirse de lleno en el slasher, no teniendo miedo en dejar claro que lo segundo es mucho más letal que lo primero. Sin embargo, el guión de Ángel Agudo, Teresa de Rosendo y el propio Martínez no se acelera, ya que sus responsables prefieren conseguir antes que los espectadores se involucren emocionalmente con sus dos protagonistas.

Durante esos compases he de confesar que la actuación de Ingrid García Jonsson, el gran descubrimiento de Jaime Rosales en ‘Hermosa juventud’, no me transmitía lo mismo según estuviera hablando en inglés o en español -mucho ojo, que la película juega en varias ocasiones con el cambio de lenguaje y no sé si eso habrá quedado bien resuelto en la versión doblada-, mientras que con Bruno Sevilla, que tiene un personaje algo más limitado, sí hay una mayor consistencia.

Con todo, la frescura y la energía de García Jonsson hacen que ese detalle quede compensado, sobre todo cuando tiene que mostrar una interpretación más física y visceral para reaccionar a los peligros que se van sucediendo, convirtiéndose en una final girl más que aceptable. A eso ayuda que ‘Sweet Home‘ vaya de menos a más, siendo una pena que Martínez no consiga que la última secuencia sea un colofón a la altura. Por lo visto tenían planeado algo que han definido como más espectacular y las limitaciones presupuestarias impidieron que saliera adelante. Lástima.

De la home invasion al slasher

El asesino de 'Sweet Home'

Títulos como ‘Los extraños‘ (The Strangers), ‘The Collector’, ‘The Purge: La noche de las bestias’ ‘Tú eres el siguiente‘ (You’re Next) o la española ‘Secuestrados‘ -mi favorita de todas las mencionadas- han mostrado el gran interés del cine de género para las historias en las que uno o varios extraños intentan invadir una casa ajena con aviesas intenciones. Como comentaba más atrás, ‘Sweet Home‘ asume esa línea durante, más o menos, los dos primeros tercios de metraje, tomando la gran decisión de cambiar al slasher cuando ‘Sweet Home’ empezaba a dar posibles síntomas de agotamiento.

Mi principal pega durante esa fase de la película es que es cierto que el acabado técnico de ‘Sweet Home‘ es muy solvente y también que Rafa Martínez sabe dónde y cómo ubicar la cámara -y también cómo dotar a la película de un acabado visual más internacional-, pero quizá por ser su primera película no tiene el arrojo suficiente para ir un poco más allá de lo que uno podría esperar. El resultado de ello es que la sensación de peligro nunca llega a ser asfixiante y tampoco termina de conseguir crear una atmósfera claustrofóbica para que nos sea casi imposible no ponernos en la piel de los dos protagonistas.

Eso mejora cuando llega un nuevo personaje claramente inspirado en los psicópatas del slasher, ya que asume varios rasgos propios de los mismos para convertirse en una amenaza aparentemente indestructible que ni siquiera tiene que correr para lograr alcanzar a sus víctimas. Además, Martínez opta entonces por una mayor contundencia en las muertes que le viene de fábula a ‘Sweet Home‘ para tomarnos realmente en serio una amenaza más despegada de la realidad y hasta con atributos casi sobrenaturales.

Escena de 'Sweet Home'

En definitiva, ‘Sweet Home‘ es una estimable película de terror que invita a ser optimistas sobre la carrera como director de Rafa Martínez. Eso sí, es una pena que nunca llegue a desarrollar de forma plenamente satisfactoria todo lo que propone, pero no por ello deja de ser un buen entretenimiento que sabe cómo jugar dentro de los márgenes del home invasion y el slasher sin llegar a resultar repetitiva. Recomendable.