Syfy 2015 | ‘LFO’, de menos a más, y ‘A Girl Walks Home Alone at Night’, un cóctel mal agitado

Este pasado fin de semana se celebró la edición número doce de la Muestra Syfy de Cine Fantástico de Madrid y a lo largo de los últimos días os he ido ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0,60

LFO y A Girl Walks Home Alone At Night

Este pasado fin de semana se celebró la edición número doce de la Muestra Syfy de Cine Fantástico de Madrid y a lo largo de los últimos días os he ido comentado títulos como la fallida pero reivindicable ‘Chappie‘, la divertidísima ‘Lo que hacemos en las sombras‘ (What We Do in the Shadows), la entretenida ‘Burying the Ex‘, las decepcionantes ‘Song of the Sea‘ y ‘Cub‘ o ese truño insoportable que es ‘Crazy Bitches‘.

Ahora ha llegado el momento de hacer la penúltima parada en la muestra hablándoos de ‘LFO‘, un curioso relato de ciencia ficción que va de menos a más hasta alcanzar su mejor nivel en su final, y ‘A Girl Walks Home Alone at Night‘, una singular historia de vampiros que no logra dar con la fórmula para unir con acierto todos los géneros que toca.

LFO‘, una sorpresa agradable

Lfo

Vista en el último Festival de Sitges, ‘LFO‘ es una película que estuvo a punto de perderme para siempre durante sus primeros minutos, ya que el sueco Antonio Tublen, guionista y director, falla de forma estrepitosa intentando atrapar la atención del espectador de entrada. Espero que corrija eso en sus próximos trabajos, porque en su ópera prima sí que se nota una clara mejoría en cuanto pone las cartas encima de la mesa y concede a su protagonista -más que correcto Patrik Karlson– algo que hacer.

LFO‘ juega a partir de entonces con ideas interesantes relacionadas con el hecho de que el protagonista pueda controlar a los demás gracias al uso de cierto sonidos y además lo hace con un efectivo toque cómico que ayuda a que sea demasiado molesto el hecho de que quizá da demasiadas vueltas sobre lo mismo -mientras la veía no podía dejar de pensar que podría haber sido un magnífico episodio de alguna antología televisiva-, llamando aquí especialmente la atención todo lo relacionado con su esposa.

Sin embargo, esos defectos no impiden que uno siga con interés lo que sucede en pantalla y además Tublen reserva lo mejor para el final, donde no hace nada realmente revolucionaria, pero sí es valiente en la forma de cerrar la historia y hasta consiguió que no me quedara otra que aplaudir cuando empezaron a salir los títulos de crédito finales.

‘A Girl Walks Home Alone at Night‘, otro tipo de vampirismo

A Girl

Mucho ha dado que hablar esta obra Ana Lily Amirpour, realizadora de origen iraní -algo que se deja notar en el plácido ritmo de la película- que ha optado por debutar en la dirección de largometrajes ampliando un cortometraje de mismo título estrenado hace ya unos cuatro años. Por mi parte, no puedo hacer una comparación real entre ambas obras, pero la sensación que me queda es que ha cogido una idea muy curiosa y llamativa y no ha sabido expandirla de forma satisfactoria.

A nivel técnico hay que conceder que Amirpour cuida bastante la composición de los planos y también que su fotografía en blanco y negro es prácticamente intachable, pero en lo referente al contenido es un grave fracaso, ya que su extraña y poco afortunada unión de vampirismo, western, drama e ida de olla impidió que pudiera disfrutarla más allá de la potencia de ciertas imágenes y de la efectividad de escenas muy puntuales, ya que los problemas de comunicación entre los personajes se contagian a la comunicación de la película con los espectadores.

De hecho, el cansancio fue tal que al final lo único que deseaba es que se acabara de una vez y me agarraba a detalles estúpidos como la aparición de un gato para hacer más llevadero lo que pasó de ser inicialmente estimulante a algo plomizo con una estética cuidada.

En Blogdecine:

Syfy 2015 | ‘Chappie’, diversión y espectáculo con conciencia

Syfy 2015 | ‘Lo que hacemos en las sombras’ es divertidísima y ‘Burying the Ex’ entretiene

Syfy 2015 | ‘Song of the Sea’ y ‘Cub’ no cumplen las expectativas y ‘Crazy Bitches’ es un bodrio